Usos acertados del lenguaje / En defensa del idioma
ANÁLISIS UNISABANA
Logo de la Universidad de La Sabana

Usos acertados del lenguaje / En defensa del idioma

Muchas de las expresiones que usamos en la cotidianidad tienen errores que deben ser corregidos.

En defensa del idioma

Es mucho más adecuado escribir y decir "de acuerdo con tu propuesta..." que "de acuerdo a tu propuesta...".

Foto:

123rf

21 de abril 2017 , 11:41 a.m.

Las exigencias rutinarias de este mundo obligan, a veces sin mayor intención, a cometer desaciertos en el uso del lenguaje. La espontaneidad, muy propia del habla, por supuesto que entraña una de las pruebas más fuertes para garantizar la autenticidad de las expresiones.

Sin embargo, nada hay de censurable en comunicar las ideas acudiendo a las palabras más próximas que guarda el archivo mental, sobre todo si el contexto ayuda a complementar los significados y las intenciones, aunque por momentos se cometan incorrecciones gramaticales. Por ahora, importa que “haiga” paz en Colombia.

El dinamismo de la lengua española permite enriquecerla, y eso sucede en la plaza de mercado, la oficina, los espacios para vacaciones, el autobús, los restaurantes, la tienda de la esquina, etc. Para esta oportunidad, sin embargo, van algunas recomendaciones cuando el lenguaje se usa en ambientes formales y académicos.

-Es preferible la expresión “de acuerdo con” que “de acuerdo a”.

-“El Atlético Renguera ganó tres goles por cero con el Club Deportivo Los Buitres”.

Para este ejemplo, es mejor usar la preposición “contra” o la expresión “frente a”, debido a que “con” significa conjuntamente, y se supone que el Club Deportivo Los Buitres perdió el partido al que se alude. Se recomienda: “El Atlético Renguera ganó tres goles por cero contra el Club Deportivo Los Buitres”; solo un equipo ganó. Por eso, no se gana “con”.

-Use la palabra “demasiado” solo si desea comunicar la idea de “excesivamente”: “A la reunión prevista para 20 invitados asistieron 380 más: son demasiados”, “padece una indigestión: comió demasiado”. La palabra “demasiado” no es equivalente a “mucho”: “Estaba triste porque la amaba demasiado; él debería de ir al siquiatra”.

-Uso del “como”. En términos generales significa “a manera de”:
“este árbol es como un gigante misterioso”. Por tanto, poco preciso es decir: “el señor Suárez fue nombrado como ministro”, debido a que no es “como ministro”, cuando en realidad “fue nombrado ministro”.

- “Se venden chaquetas en cuero”, un uso muy extendido y poco acertado.
Se recomienda “chaquetas de cuero”, debido a que se refiere al material de cual están fabricadas.

-“Vaso de agua”. Sigue proliferando el “vaso con agua”, que es incorrecto. El enclenque argumento es que los vasos no pueden ser de agua, sino de vidrio, plástico o cartón. Sin embargo, la preposición “de” se refiere en este caso a medida, como “botella de vino”, “cucharada de azúcar”, “plato de sopa”, pocillo de café”. Por eso, el uso correcto es “vaso de agua”.

-“Taller de servicio automotriz”. Este anuncio abunda en las vías arterias de la mayor parte de las ciudades colombianas. Sin embargo, la palabra “automotriz” es un sustantivo femenino y debe concordar con un sustantivo del mismo género.

Equivale a “actriz bonita” (no “bonito”), o “emperatriz mandona” (no “mandón”). Los masculinos respectivos son “actor” y “emperador”. Y de “automotriz” es “automotor”. La expresión correcta del anuncio es: “Taller de servicio automotor” (concordancia en género masculino).

-Los monosílabos por regla general no llevan tilde, excepto “sí” (afirmación y pronombre, “té” (bebida o planta), “mí” (pronombre: yo), tú (pronombre), él (pronombre), más (lo contrario de menos), “cuál”, “qué”, “quién” (los tres con acento enfático), “dé” (verbo dar), sé (verbos ser o saber). Por tanto, todos los demás monosílabos no llevan tilde: fue, ti, fui, di, dio, vi, vio, da, fe, fin, fio, fie, da, etc.

-“Ay” es un dolor; “hay”, del verbo haber; “ahí” se refiere a un lugar. Por eso, ahí es donde hay un lamento: ¡ay!

-Tenga en cuenta que al escribir o al hablar debe caer “en la cuenta”, y no “caer en cuenta”.
La corrección demanda usar los artículos antes de un sustantivo. Por eso es tan incorrecto “el equipo participa en copa”, en vez de “el equipo participa en la copa”; o “envíenlo a bodega” en vez de “envíenlo a la bodega”. Si ese uso fuera correcto, se aceptarían otros como “siéntate en silla”, “revisa cartera”, “abramos casa”, “repasa ortografía”, “lee libro en la noche”.

Jairo Valderrama V.
Universidad de La Sabana

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA