Ese desorden de ideas / En defensa del idioma
ANÁLISIS UNISABANA
Logo de la Universidad de La Sabana

Ese desorden de ideas / En defensa del idioma

Basta escuchar las declaraciones de funcionarios de elevado rango o de “analistas” afectados.

En defensa del idioma

Es mucho más adecuado escribir y decir "de acuerdo con tu propuesta..." que "de acuerdo a tu propuesta...".

Foto:

123rf

17 de marzo 2017 , 01:59 a.m.

Cuando tantos tienen el mismo estilo, ninguno de estos tiene el suyo. Esa declaración rige también para las maneras de vestir, hablar, decorar la casa, escuchar música, escribir, sentarse, comer, seguir el fútbol, sonreír, saludar… Por supuesto, en todos esos recursos expresivos (que son comunicación) existen las particularidades de cada grupo humano, que han de notarse en cada persona que pertenece a este. Sin embargo, si aparecen muy repetidas, anulan la individualidad y van impidiendo a cada quien cultivar su propio estilo, sometiendo así el proceder a una constante imposición generalizada.

Las modas, en cualquiera de sus expresiones, cumplen el papel determinante en esta materia. En ese fenómeno callado y agazapado, es el lenguaje el instrumento indelegable para transmitir arquetipos moldeados que se reproducen luego y se asumen, después, sin plena conciencia. Inquieta, eso sí, que muchos de estos receptores crean que sus maneras son originales, únicas; y a tanto llegan que se ufanan de ello a pesar de que aparezcan muchos otros con características tan iguales.

Esa prefabricación impide el cultivo del idiolecto, que es el “conjunto de rasgos propios de la forma de expresarse de un individuo” (DLE). Como en este espacio la intención se centra en examinar el lenguaje, citaremos esos casos de imitación esnobista, que algunos suponen “exclusiva” y “distinguida”, cuando solo termina siendo ridícula.

“En ese orden de ideas”, por ejemplo, es uno los clichés más machacados. Es tan tonto, a veces, que algunos hablantes acuden a este sin antes haber citado ninguna idea. Por tanto, desparece el orden y hasta las ideas. Basta escuchar en la radio las declaraciones de funcionarios de elevado rango o de “analistas” afectados, sobre todo en los campos de la política y la economía. ¡Qué desorden de ideas!

Abundan también los rodeos retocados en la expresión: “Los estudiantes tuvieron la oportunidad de visitar muchos museos en Europa”, dice cualquier coordinador de paquetes turísticos. Y los escuchas nos quedamos con la duda de si estos estudiantes habrán visitado los bellísimos museos europeos, porque eso no se aclara. Solo se comenta que “tuvieron la oportunidad”. En resumen, contar con la oportunidad de llevar a cabo una acción no certifica que esa acción se haya cumplido; solo se manifiesta que se “tuvo la oportunidad”. Y en el caso de los estudiantes, los museos y Europa, tan fácil que es decir: “Los estudiantes visitaron muchos museos en Europa”. Y ya.

Acerca del uso manido de las expresiones “digamos”, “como tal” y la sola palabra “como”, ya hemos insistido en estos espacios; pero es necesario reiterar las explicaciones al respecto cuando las aclaraciones se pasan por alto.

En muchas circunstancias, se mencionan las “estrategias para aumentar las ventas” a como dé lugar, al pretender ejecutar cualquier artimaña para sacarle el dinero a algún ingenuo. Con esa fórmula, funciona el “lleve tres y pague dos”, y pocos notan que en el precio total de la “promoción” ya está incluido el costo real de los tres, porque todo sensato vendedor suma y resta con precisión antes de una oferta.

En muchas acciones militares, se causan daños mortales a la población indefensa, pero se informa solo acerca de “daños colaterales”, sin añadir más detalles. También en esos mismos círculos se cambió la palabra “espionaje” por “labores de inteligencia”, y el que antes era “Ministerio de Guerra” se conoce ahora como “Ministerio de Defensa”.

Esas distorsiones o simples cambios encauzan las interpretaciones de cada escucha y lector para formar ideas equivocadas, distintas, que logran atenuar o disolver la verdad. Y la verdad (¿quién lo duda?) es uno de los propósitos centrales en las tareas investigativas del periodismo y de las academias.

Todo ello, en ese orden de ideas, por supuesto.

Con vuestro permiso.

JAIRO VALDERRAMA V.
Universidad de la Sabana.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA