'Nadie está intentando convertir al heterosexual en homosexual'

'Nadie está intentando convertir al heterosexual en homosexual'

El director regional de la Organización de Estados Iberoamericanos habló sobre esta polémica.

fg

El debate de la diversidad y la inclusión se está dando en Iberoámerica, según Ángel Martín Peccis.

Foto:

Archivo particular

20 de agosto 2016 , 08:11 a.m.

Ángel Martín Peccis, director regional de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), rechaza los ataques personales que ha sufrido la ministra Gina Parody por su condición de género y los califica, sin dudar, como discriminación.

Peccis, de origen español y quien lleva nueve años en el país, decidió pronunciarse a propósito de la polémica generada en las últimas semanas en torno a la actualización de los manuales de convivencia, con miras a lograr que sean más inclusivos y que los ambientes escolares estén libres de discriminación. (Lea también: Las contrevertidas frases del debate sobre manuales de convivencia)

Al respecto señala que esta discusión, originada en una orden dada por la Corte Constitucional al Ministerio de Educación, también se está llevando a cabo en otros países de Iberoamérica.

En entrevista con EL TIEMPO, hizo un llamado al diálogo y a construir consensos en torno al respeto de los derechos humanos. (Además: El mensaje de la mamá de Sergio Urrego tras polémica de los manuales)

¿Cómo han percibido desde la OEI toda la polémica de las últimas semanas?

Analizamos este debate con precaución, porque se está dando en Colombia y en otros países; es iberoamericano. Nuestra preocupación es la reacción que ha tenido una parte de la sociedad colombiana. Vemos legítimo que todos puedan participar a la hora de decir si están de acuerdo o no. Lo que rechazamos es que se convierta en un ataque personal y descalificativo contra la Ministra de Educación, solamente porque ella se haya manifestado como una persona gay. El mensaje es que hay que respetar la diversidad que nos rodea y que el enfoque de la discusión tiene que ser de derechos.

¿Podría decirse, entonces, que el problema no es solo un asunto de manuales sino de vacíos en la educación?

Desde la OEI pensamos que esto no se puede cambiar de un día para otro, sino que se tiene que trabajar desde las familias, la sociedad y los medios de comunicación. Nos está pasando ahora con un tema de orientación sexual, pero cuántos indígenas, afrodescendientes, personas en discapacidad y las propias mujeres han sido vulnerados. La discriminación forma parte de nuestros valores sociales y de alguna manera la hemos aceptado. Generalmente, el cambio más duro en la sociedad es el de valores, y en Latinoamérica nos ha costado mucho. (Además: 'Por ser lesbiana, he sido acusada de lo divino y lo humano': Parody)

¿Cómo se ha dado este mismo debate de inclusión en otros países?

Se está construyendo en países como España, Perú, México y Panamá, y por supuesto tiene muchos opositores. Al final, la disputa siempre es tratar de entender que la orientación sexual de los otros no supone un problema. No tiene ningún riesgo un heterosexual con una política diversa y de inclusión en educación. Nadie está intentando convertir al heterosexual en homosexual, esa es una síntesis equivocada.

¿Qué opina de esa frase de la cartilla del Unfpa, desautorizada por el Gobierno, según la cual no se nace hombre o mujer, sino que el género se construye?

El modelo de familia en la sociedad actual ya no es determinado, y en lo que hemos trabajado con el Ministerio no he visto ningún énfasis en implantar una ideología de género. Lo que Naciones Unidas y el Gobierno están intentando es implementar en los manuales de convivencia el reconocimiento de la diversidad. ¿Cómo lo hacemos? Eso se podría consensuar y debatir sin problema.

Sectores críticos han dicho que organismos internacionales imponen una agenda de ideología de género en la región. ¿Comparte eso?

Los organismos internacionales respetamos las otras visiones de este debate. Pero a nivel internacional lo que sí se está haciendo es reconocer la diversidad y evitar la discriminación. No creo tampoco que un organismo internacional tenga tanta influencia para imponer algo, menos a la Corte Constitucional. Lo que queremos es una Iberoamérica plural, diversa, con enfoques diferenciales y métodos flexibles.

¿Conoce casos de éxito en los que haya sido posible abordar este debate y cristalizarlo en cambios reales sin tanto traumatismo?

En España, mi país, hay avances muy importantes en las últimas décadas en la mirada a la condición sexual de las personas. Aclaro que es un tema de construcción continua que, sin embargo, no ha sido fácil. Las claves son debatir, abrir el tema en los medios de comunicación y en las familias a partir de casos puntuales.

¿Cuál es el riesgo de no persistir en este trabajo de inclusión y erradicación de la discriminación por razones de orientación sexual?

Colombia podría pagar un precio muy alto si no garantiza los derechos de una parte de su población. Pero lo que se debe hacer es explicar bien lo que busca la Corte; así, una parte importante de los colombianos podría entender que garantizar los derechos LGTBI no ataca los derechos de nadie, porque cada uno puede formar su familia como le parezca oportuno.

RONY SUÁREZ
Redactor de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA