El ‘futuro garantizado’ no siempre redunda en mayor bienestar

El ‘futuro garantizado’ no siempre redunda en mayor bienestar

Muchos padres creen que la mejor herencia es la que les dan en vida a sus hijos, no la riqueza. 

¡Auxilio: mi hijo va a perder el año!

Muchos padres dedican gran parte de su vida a dejar a la siguiente generación el máximo bienestar económico, incluso a costa de trabajar de manera extenuante.

Foto:

123rf

10 de mayo 2018 , 12:02 a.m.

La decisión que tomaron algunas de las personas más ricas del mundo, entre ellas el músico Sting y los empresarios Bill Gates y Warren Buffett, de no heredar a sus hijos sino un pequeño porcentaje de sus fortunas, basados en que no desean que estos sean malcriados, se vuelvan ambiciosos, se acostumbren a la ley del menor esfuerzo, hagan elecciones equivocadas o lleven vidas improductivas y —en palabras de uno de ellos— “tengan más dinero que sentido común”, nos pone a pensar seriamente sobre el tema.

Muchos padres dedican gran parte de su vida a dejar a la siguiente generación el máximo bienestar económico, incluso a costa de trabajar de manera extenuante. Las intenciones que los inspiran son muy loables y la mayoría de las veces constituyen una muestra de amor y reflejan el compromiso y la responsabilidad para asegurar el porvenir de estos.

Aunque el efecto positivo o negativo de heredar a los hijos bienes materiales no se puede generalizar porque depende de muchas variables que son propias de cada familia, entre ellas la edad, la personalidad, las condiciones y el tipo de bien que se herede, lo cierto es que con frecuencia la intención inicial no siempre se cumple en la práctica.

Estas razones, que no solo valen para los millonarios, nos hacen preguntarnos si es bueno o no dejar riqueza a los hijos y si las herencias considerables puede entrañar riesgos como:

* No estar preparados para gestionar con éxito los negocios, el dinero o las propiedades.

* No siempre es posible transferir la experiencia de los padres a los hijos y que estos continúen sus empresas, proyectos o emprendimientos.

* Dejar de luchar por sus propios sueños para seguir los de sus padres.

*Adoptar la línea de ‘cero esfuerzo’.

* No tener la oportunidad de experimentar frustración, algo tan necesario en la vida para poder afrontar los posibles problemas en el futuro.

* No asumir la responsabilidad que implica esta nueva condición.

* No dimensionar el valor real de las cosas.

* Que se vuelvan materialistas, superficiales y ambiciosos.

* Agobiar a los hijos con responsabilidades para las cuales no están capacitados.

* No apreciar ni considerar el esfuerzo de sus padres.

Por estas razones, muchos padres realmente creen que la mejor herencia es la que les dan en vida, como una buena formación, el desarrollo de habilidades que les sean útiles para resolver problemas o alcanzar ciertas metas, la posibilidad de disfrutar tiempo compartido, sentir afecto, apoyo y confianza, pero también el sentido de responsabilidad, el valor del esfuerzo propio y el respeto por los demás.

*MARÍA ELENA LÓPEZ
Psicóloga de familia

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.