Más experiencias, menos juguetes: la fórmula para niños felices

Más experiencias, menos juguetes: la fórmula para niños felices

Según investigaciones, compartir momentos genera más felicidad y mayor recordación.

Niños

Diversos estudios han demostrado que las experiencias hacen más felices a las personas que las cosas materiales. Así que un viaje al campo es un muy buen regalo para esta Navidad.

Foto:

123rf

19 de diciembre 2017 , 10:20 p.m.

¿Usted recuerda el juguete que le regalaron sus padres, el Niño Dios o Papá Noel en la Navidad de 1983, o del 70, o de cualquier otro año? Es probable que no. Sin embargo, es posible que sí recuerde esa Navidad en la que sus padres lo llevaron a visitar a un tío o a algún familiar que tiene una finca con vacas y gallinas y junto con sus primos ordeñaron y recogieron huevos, y todo lo usaron para hacer el desayuno.

Sin embargo, usted, que ahora es madre o padre, sale desaforado en esta época a los centros comerciales a comprar los últimos juguetes que han salido en comerciales, o el muñeco de la serie de moda. Y no está mal regalar juguetes, pero seguramente los niños se revelarían si leyeran esta nota. El consejo es: piense que esta Navidad le puede dar a su hijo una experiencia que podría recordar de por vida (y algún que otro juguete).

Hay investigaciones, como la del doctor Ryan T. Howeel de la Facultad de Psicología de la Universidad Estatal de San Francisco, que demuestran que comprar experiencias causa más felicidad que comprar cosas. La investigación de Howeel dice: “Una vivencia brinda recuerdos agradables para la memoria que se pueden utilizar en momentos con menor felicidad, mientras que al comprar un objeto no existen razones para conservar ese recuerdo”.

La investigación también expresa que el costo de la experiencia no tiene que ser elevado para que genere más felicidad. Cabe ahí el ejemplo de la visita a la finca del tío.

Pero hay algo aún más importante para tener en cuenta a la hora de darles estos regalos, y es que no deben ser la excusa para deshacerse de sus hijos: “Quiero estar en la casa tranquilo, sin que estén haciendo ruido. Así que mejor los mando a la finca mientras yo descanso”.

Según el psicólogo uruguayo Alejandro de Barbieri, autor del libro Educar sin culpa, es necesario y fundamental que los padres compartan tiempo con sus hijos. Y las vacaciones, y aún más las de Navidad, son ideales para hacerlo.Estos son cinco planes que puede hacer con su hijo para que tengan momentos inolvidables en esta temporada navideña del 2017:

Manualidades como regalos

Los hijos, muchas veces, creen que el dinero se produce en el cajero electrónico del banco y que para darles gusto todo es tan sencillo como ir a sacar plata y ya. Pero cuando los padres ceden y ceden, y el hijo no entiende el trabajo que ellos tuvieron que hacer para conseguir el dinero, se pierde el sentido de valorar las cosas.

Así que para estas vacaciones, la artista Cristina Matías recomienda a los padres enseñarles a los niños que las cosas se ganan, que detrás de todo hay un gran esfuerzo. Las manualidades son una buena opción, según la artista. “Que hagan pequeños trabajos; por ejemplo, las tarjetas de Navidad o los regalos para la familia”, aconseja. Mejor dicho, aproveche ese espacio en el que usted puede guiarlos en cómo se logra todo lo que se quiere.

¿Y de dónde viene la leche?

Muchos niños de la ciudad suelen creer, por ejemplo, que la leche sale del supermercado o de la nevera, y desconocen que proviene de una vaca, y que esa vaca tiene todo un entorno. Una buena opción es llevarlos a una granja, bien sea la de un familiar o alguna donde brinde servicios ecoturísticos. Como la Ecohuerta La Caleruna, en La Calera, muy cerca de Bogotá. Un emprendimiento cuyo propósito consiste en que las personas se conecten con la tierra a través de experiencias al aire libre. Hay planes específicos para niños en los cuales se les enseña sana alimentación, siembran plantas y aprenden a valorar la naturaleza. ecohuertalacaleruna.co/

Querer y cuidar el planeta

El planeta es de nuestros hijos. Son ellos quienes sufrirán o disfrutarán lo que los adultos hacen con él. Concientizarlos sobre la importancia de cuidar su planeta es un buen regalo para esta Navidad. Le sugerimos que se vaya con su hijo a acampar en un lugar tranquilo donde, por ejemplo, puedan sembrar árboles, o hacer algún tipo de actividad de reciclaje, o jugar a limpiar un parque...

Además, según un estudio de la organización Free the Kids (Liberen a los Niños), los menores de edad pasan cada vez menos tiempo al aire libre. Los niños de hoy están al aire libre la mitad del tiempo que sus padres cuando tenían la misma edad. Una buena opción es ponerse en contacto con la Fundación Cerros de Bogotá, entidad dedicada a cuidar y promover la protección de los cerros orientales. Algunas de las actividades que hace son caminatas ecológicas, siembra de árboles y talleres de educación ecológica. Informes: www.cerrosdebogota.org/

Una experiencia de amor

Aunque uno de los puntos aquí expuestos consiste en donar y regalar lo que no necesita y que otra persona sí podría usar, no solo se trata de donar cosas materiales. La psicóloga de la Universidad del Norte, Ana Rita Rosso, asegura que es importante retomar la preocupación por el otro, pero sin descuidar el quererse a sí mismos.

También explica que no se trata de pasar al extremo de no dar juguetes a los niños. “Ellos también están esperando lo suyo”, asegura. Sin embargo, dice que es importante que también sepan dar.

“Creo que algo que ha exacerbado muchísimo la violencia hoy en día es que muchos de nuestros niños y niñas y jóvenes desconocen ese lugar y esa preocupación por el otro, así que me parece muy lindo invitarlos a que lo hagan y que construyan esta capacidad humana tan necesaria”.

Una actividad que pueden hacer es visitar ancianos solitarios en un ancianato; acercarse a familiares o a otras personas que necesitan compañía o regalar una sonrisa sincera. Esta es una buena actividad para que nuestros hijos aprendan a ser solidarios y a valorar las cosas simples.

Aprender a desprenderse

En este mundo, en que constantemente nos vemos bombardeados de publicidad, es recomendable enseñar a los niños a ser desprendidos de lo material y a valorar otro tipo de cosas como la generosidad. Ayude a su hijo a elegir los juguetes que no usa para que los done a fundaciones o se los regale a niños que quizás los puedan valorar más. Vayan en familia y entréguenlos.

Ana Rita Russo, directora del programa de Desarrollo Psicoafectivo Pisotón y coordinadora de la especialización en Psicología Clínica de la Universidad del Norte, dice: “Me parece que en esta época de Navidad, que realmente hace mención del nacimiento del Niño Jesús, es importante que se genere en nuestros niños la capacidad de preocuparse por el otro desde el lugar de cada uno de ellos. Ese sentido de existir desde su realidad se puede hacer, en algunos, compartiendo sus juguetes, de tomar aquellos que no están usando y regalarlos a otros niños y niñas”.

SIMÓN GRANJA MATIAS 
EL TIEMPO
Twitter: @simongrma

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA