Consejos para fomentar el hábito de la lectura desde la niñez

Consejos para fomentar el hábito de la lectura desde la niñez

El ambiente familiar es clave para formar buenos lectores desde el hogar.

fg

Es importante que desde la casa se fomente el amor por la lectura.

Foto:

Jaiver Nieto

13 de noviembre 2016 , 12:28 a.m.

De acuerdo con docentes universitarios, pedagogos y expertos, leer debe ser un ejercicio que se realice porque las personas se sienten interesadas y a gusto por hacerlo, no porque hace parte de sus obligaciones.

Este hábito requiere de tiempo, mucha serenidad, tranquilidad y disposición, lo que plantea muchas más dificultades, pues según Piedad Ortega, docente en la Universidad Pedagógica, “uno de los problemas que estamos enfrentando en estos tiempos es que los niños y jóvenes no tienen tiempo para la lectura, porque todo es muy acelerado, hay mucho ruido, y la lectura necesita silencio, atención y reflexión”, aseguró.

Por eso, y para que incentivar la lectura no sea un asunto solo de los colegios y las universidades, hay varias actividades que se pueden realizar en los hogares y desde que los niños están muy pequeños.

Desde antes de nacer hasta los 2 años, los bebés leen los gestos, las voces, las miradas, los ritmos y las palabras de quienes los rodean. Se recomienda cantarles, acercarles libros de materiales amigables para ellos (plástico, tela o cartón) y nombrar los objetos que rodean al niño.

Entre los 2 y los 5 años, es importante que en la casa se destinen espacios y momentos de lectura colectiva y conversación. Cuentos, historias, poemas y trabalenguas son muy acertados a esta edad. Puede hacerlo antes de que el niño se vaya a dormir.

Después de los 8 años, aunque los niños ya pueden leer solos, es importante que se sientan acompañados en el ejercicio, que vean a sus papás leer y que haya una biblioteca en la casa, pues eso generará un sentido de pertenencia hacia los libros y crecerán inmersos en el mundo de la lectura.

Una vez los niños estén más grandes, es importante que los padres dejen que ellos escojan los libros que más les llaman la atención y que se realice el ejercicio de leer en voz alta.

“Nosotros como educadores y pedagogos tenemos una gran tarea frente a sembrar el amor por la lectura en el país, pero es una labor que tiene que articularse con todos los procesos de educación, desde preescolar, pasando por básica hasta la universidad”, afirmó Ortega.

La lectura, además, tiene una relación directa con el desempeño académico de los estudiantes. Según investigaciones internacionales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), del National Center for Education Statistics y de la Annie E. Casey Foundation, los estudiantes que carecen de competencias adecuadas de lectura tienen 4 veces más probabilidades de desertar del colegio antes de graduarse que aquellos con fuertes hábitos de lectura.

En estos tiempos cuando la tecnología ha reemplazado muchas cosas, los niños crecen rodeados de aparatos tecnológicos e inmersos en internet, pero la clave es saber aprovechar dicho recurso para acercarlos también a los libros digitales.

Yolanda Reyes, autora de libros como ‘El terror de Sexto B’ y ‘Los años terribles’, y experta en investigación en pedagogía de la lectura desde la primera infancia, hace énfasis en que no solo se puede promover la lectura mediante campañas y concursos, sino que también es necesario construir toda una cultura de la lectura, brindar espacios en los medios de comunicación para comentar libros y que no solo sea un discurso generalizado.

Leer también ayuda a entrenar el cerebro, incrementa la fuerza de los tejidos del cerebro y disminuye el riesgo de padecer enfermedades como la de Alzheimer. Se estimula la actividad cerebral de manera que las neuronas se conectan y crecen. Las personas que leen tienen buena ortografía y habilidades para escribir, y se les facilita aprender otro idioma.

Finalmente, la docente de la Pedagógica hace una reflexión sobre las políticas literarias, pues afirma que el acceso a la literatura en nuestro país es costoso y en las bibliotecas de los colegios públicos no se encuentran muchos clásicos nacionales como las obras de Gabriel García Márquez o Tomás Carrasquilla, lo que tampoco permite que haya buena relación entre los lectores y las obras propias.

EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA