Juega fútbol / El lenguaje en el tiempo

Juega fútbol / El lenguaje en el tiempo

Despeje sus dudas con respecto al uso de los verbos 'jugar' y 'esperar'.

Foto:
13 de junio 2017 , 04:12 p.m.

Pregunta Jazmín Rodríguez si se “juega fútbol”, como se dice en Colombia, o se “juega al fútbol”, como se dice en la Argentina.

El Diccionario de la lengua española, DLE, 2014, presenta jugar como verbo intransitivo (con preposición), con el significado de ‘divertirse tomando parte en uno de los juegos sometidos a reglas’, y da como ejemplos, “jugar a la pelota” y “jugar al dominó”, de donde habría que deducir que se “juega al fútbol”, con la preposición a.

Sin embargo, más adelante, en la acepción 14, lo presenta como verbo transitivo (sin preposición), con el significado de ‘llevar a cabo un partido’, gracias a lo cual está claro que se “juega fútbol”, sin la incómoda preposición a.

El Diccionario panhispánico de dudas, DPD, 2005, lo aclara así: “En el habla coloquial de amplias zonas de América, se usa a menudo como transitivo, esto es, sin que el sustantivo que denota el juego vaya precedido de preposición, además de no llevar artículo”, y cita al peruano Alfredo Bryce Echenique, “Es empleado bancario y juega fútbol”, y a la mexicana Ángeles Mastretta, “Juntaba a sus paisanos para jugar cartas”. El DPD concluye: “Es uso que, por su arraigo en el español americano, ha de considerarse válido”.

Titulares colombianos: “Así se juega fútbol sin ver el balón” (Caracol), “Los niños del sector juegan fútbol en canchas improvisadas” (El Pilón), “Hay quienes juegan parqués o ajedrez” (El País), “El gobierno siempre juega piedra, papel o tijera y el pueblo sale perjudicado” (Las2orillas).

Espera y espera a

Pregunta Norma Pérez G. si el verbo esperar siempre se conjuga con a, “espera a que lo asciendan”, o si es lícito hacerlo sin la preposición a, “espera que lo asciendan”.

Las dos formas son correctas, pero en Colombia hay preferencia por el uso sin preposición, “Y sin esperar el almuerzo, salió para la calle apretando el paso” (Tomás Carrasquilla), “Los españoles solo esperan la señal del gobernador” (Germán Arciniegas), “No esperaba nada –mintió–. Yo no tengo quien me escriba” (Gabriel García Márquez), “EEB espera captar 1,18 billones de pesos” (EL TIEMPO), “Ramsés espera ganarse el amor de Nefertari con un regalo” (Canal Caracol).

Algunos periódicos españoles prefieren conjugar este verbo con preposición, “¿A qué espera el Gobierno Rajoy para meterle mano a Puigdemont y compinches?” (Periodista Digital), pero el uso colombiano tradicional coincide con el clásico, como se ve en esta frase del Quijote: “Y sin esperar respuesta, se salió del aposento”, y en estos versos de Juan Ruiz de Alarcón y Mendoza: “Señor don Juan, un hidalgo, / forastero por las señas, / por vos llegó preguntando, / y vuestra licencia espera”.

FERNANDO ÁVILA
Experto en redacción y creación literaria

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA