Palabras sobran y palabras faltan / En defensa del idioma

Palabras sobran y palabras faltan / En defensa del idioma

Para Jairo Valderrama, algunos adoptan cambios en el lenguaje sin verificar qué tan precisos son.

fg

Para resguardar las propias ideas, la selección y la oportunidad de las palabras son determinantes.

Foto:

123rf

02 de diciembre 2016 , 08:22 a.m.

Apenas aparece un cambio en el uso del lenguaje, algunos desprevenidos lo adoptan de inmediato, sin tomarse la molestia de verificar qué tan precisa resulta la idea que buscan comunicar. Solo porque es distinta y rompe con las reglas, se acomodan a la novedad para copiar cualquier expresión, como aquellos que decidieron atravesar la piel con metales o tatuarla, porque otros también procedían de esa manera. Nada hay contra esos estilos, pero sí contra la falta de originalidad. Curioso: ahora ser único y original es actuar como la masa.

Palabras que faltan

En primera instancia, tomemos solo algunas expresiones cojas, y lo son porque les falta completar una idea. Se escucha con frecuencia que la mercancía estaba “en bodega”. Entonces, nos preguntamos: si esta estaba “en bodega”, ¿habrá documentos “en escritorio” o “en archivo”? Y, quién lo duda, también habrá alimentos “en mesa”, señor “en silla”, teléfono “en bolsillo” y hasta estudiantes “en salón”. ¿Por qué no dirán “en la bodega”, “en el escritorio”, “en el archivo”, “en la mesa”, “en la silla”, “en el bolsillo” y “en el salón”?

Algunos comentaristas del fútbol, siguiendo este raro estilo, aseguran, por ejemplo, que “el equipo participó en Copa en 1998” o “el delantero estuvo en entrenamiento”, y así otros más podrán estar “en supermercado”, “en playa” o “en oficina”, en vez de “participar en la copa”, estar “en el entrenamiento”, “en el supermercado”, “en la playa” o “en la oficina”.

El campo financiero (sobre todo el de las inversiones) sigue acuñando frases como “va mucho más allá…”, sin saber “más allá” de dónde o hasta dónde. Ahora la economía también se convirtió en un casino (basta leer periódicos con esta clase de información), porque a todo le “apuestan”, como si a toda hora vieran girar muchas ruletas. ¿Servirán los verbos invertir, confiar, respaldar, creer, esperar, depositar o asentir, entre muchos otros?

Antes, los usuarios pagaban por la venta de los servicios públicos (¿será contradicción “venta” y “servicio”?), y ahora dizque deben “cancelarlos”, pero siguen pagando por estos. Basta con consultar en el diccionario los significados de estos verbos. ¡Si “cancelaran” los servicios, después no contarían con ellos!

De forma parecida, al preguntar en cualquier establecimiento comercial por unas galletas, se responde: “No manejamos galletas”, como si no fuera más fácil “no vendemos galletas”. La manejada dejémosla para los conductores, ojalá bien elegidos. Y el estilo afectado, para las comedias.

Palabras que sobran

Escribían en un periódico económico: “…avances importantes en estas tres variables…”. Si hay “avances importantes”, ¿es porque hay otros avances que no importan? Este “importante” aparece por lo general cuando el hablante o escribiente no halla el adjetivo preciso, y acude a este porque cree que se acomoda a cualquier idea. Un poco de búsqueda ayudaría a cambiar ese ya pedante “importante”: avances notorios, significativos, relevantes, destacados, favorables, notables, determinantes, sobresalientes, representativos, trascendentales, impactantes, etc.

Examinemos tres casos más donde las palabras sobran:

-“El sistema ha evolucionado a lo largo del tiempo”. ¿Qué cosas no han evolucionado a lo largo del tiempo? Toda acción se da en el tiempo; es imposible prescindir de este. Basta con decir: “El sistema ha evolucionado”.

-“De una u otra manera, te enviaré el mensaje”. Pues, obvio: ¡toda acción se lleva a cabo “de una u otra manera”! Si no es “de una u otra manera”, entonces no se lleva a cabo. Todo se lleva a cabo de alguna manera. ¿O no? Es más claro: “Con seguridad, te enviaré el mensaje”.

-“El estudio que realizó la entidad reveló cifras preocupantes”. ¿Acaso cuando se dice que hubo un estudio, este no se realizó? ¡Si hubo estudio, este se realizó! Todo proceso, si existe, si está, es porque fue realizado. Es más conciso “el estudio de la entidad reveló cifras preocupantes”. Preocupante, ¿cierto?

Con vuestro permiso.

Por JAIRO VALDERRAMA V.
UNIVERSIDAD DE LA SABANA

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA