Los niños de Sumapaz por fin contarán con agua potable

Los niños de Sumapaz por fin contarán con agua potable

Además, gracias a la Secretaría de Educación, tienen un mejor programa de alimentación escolar.

fg

El proyecto de alimentación escolar en Sumapaz ha beneficiado a 613 alumnos. En el 2017 recibirán desayuno y almuerzo.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

26 de noviembre 2016 , 07:53 p.m.

Arreglos en los comedores y cocinas escolares, rigurosidad en la preparación de los alimentos, insumos de calidad, menús agradables para los estudiantes, pero, sobre todo, plantas para potabilizar el agua fueron los cambios que se hicieron en los colegios San Juan de la Cruz, en la vereda de La Unión, y Jaime Garzón, en San Juan.

Aunque parezca increíble, la gente de Sumapaz, uno de los referentes hídricos más importantes del país, no tiene acceso al agua potable y tiene que comprarla en botella o hervirla para poder cocinar y evitar todo tipo de enfermedades, debido a la alta contaminación.

Por esta razón, y con el objetivo de velar por el bienestar de niños y jóvenes, la Secretaría de Educación de Bogotá y Compensar intervinieron las cocinas escolares, instalaron las plantas de tratamiento en las diferentes sedes de las instituciones y, desde hace más de tres meses, se han encargado de brindarles a los estudiantes una alimentación que cumpla con los estándares de calidad.

(También: Dónde estarán y cómo serán los futuros colegios de Bogotá)

“La mayor problemática que teníamos era la potabilidad del agua, pero ahora ya estamos tranquilos porque los muchachos tienen acceso a una mejor alimentación y hay mucha más rigurosidad en la preparación de los alimentos”, comentó Wilson Cifuentes, presidente de la junta de acción comunal de la vereda La Unión.

El colegio San Juan de la Cruz, en su sede principal, atiende a 186 estudiantes desde los 3 hasta los 17 años, y cerca del 80 por ciento se demoran más de 2 horas para llegar a la institución, pues muchos tienen que salir a las 5 de la mañana de sus casas, caminar una hora hasta donde los recoge la ruta y esperar una hora y media más para llegar a clases, hasta las 3 de la tarde. Por eso es tan importante que los alumnos reciban un buen menú para poder cumplir con su jornada escolar.

Pero, además del agua, otra de las problemáticas era el alto desperdicio de comida, pues los estudiantes preferían comprar en la tienda y botar el almuerzo porque no les agradaba el menú. Sin embargo, desde que se realizó la intervención, la situación ha mejorado.

“El cambio ha sido muy bueno porque pasamos de recibir comida muy regular, fría, sin sal, sin dulce o con mal sabor a recibir un buen menú, y nosotros como estudiantes hemos cambiado también nuestra manera de pensar. Ya no botamos tanto la comida”, aseguró Gineth Daza, estudiante de décimo grado.

Marcela Macana, auxiliar de cocina del comedor escolar y con seis años de experiencia en el campo, afirma que aunque la comida que se prepara siempre ha sido de calidad, actualmente los procesos de preparación sí son más rigurosos y les exigen tener mayor cuidado; además de que los menús se conformaron teniendo en cuenta la opinión de los estudiantes y sus necesidades. “Antes, durante toda la semana les dábamos huevo al desayuno y pechuga de pollo al almuerzo, entonces los chicos se hastiaban. Ahora el menú es más variado”, concluyó.

Con el proyecto de alimentación escolar, en Sumapaz se han beneficiado 613 estudiantes y se han intervenido tres sedes del colegio Jaime Garzón y siete del colegio San Juan de la Cruz, y con la ayuda de donaciones de otras entidades privadas que han participado del proceso.

“La alimentación es fundamental para el desarrollo físico y académico de los chicos y para que los procesos de aprendizaje sean efectivos; por eso, para nosotros son de mucha ayuda estas intervenciones, porque el presupuesto que tiene la institución es muy bajo y no nos permitía hacer las adecuaciones en cocina y en el restaurante”, puntualizó Esperanza Pacheco, rectora del colegio San Juan de la Cruz.

Aunque los estudiantes ya terminaron su año escolar, el objetivo es que en el 2017, y durante todo el año, los comedores presten el servicio a la institución y los alumnos puedan recibir el desayuno y el almuerzo sin ningún contratiempo.

ANA MARÍA OCORÓ LOZADA
Especial para EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA