¿Salvar una persona o a cinco? Póngase a prueba con este acertijo

¿Salvar una persona o a cinco? Póngase a prueba con este acertijo

Este dilema moral lo llevará a descubrir cómo funciona su cerebro ante la toma de decisiones.

Acertijos mentales: el reto del trenEl profesor Fabio Martínez lo reta a responder este dilema moral que lo llevará a descubrir cómo funciona su cerebro ante la toma de decisiones.
¿Salvar una persona o a cinco? Póngase a prueba con este acertijo

EL TIEMPO

11 de abril 2018 , 04:23 p.m.

El razonamiento moral y las decisiones están presentes en el día a día de cualquiera. Sin importar la complejidad de las dudas a las que nos enfrentamos, al final siempre tendremos que optar por alguna de las opciones que se nos presentan cotidianamente.

Este tema comenzó a interesar a los estudiosos del comportamiento desde que el psicólogo Jean Piaget propuso su teoría del desarrollo moral en los niños. En sus postulaciones, este suizo se interesó por comprender lo que pensaban los niños acerca de las reglas morales, que son aquellas que en una sociedad determinan lo que está bien y lo que está mal.

También buscó entender cómo entendían los pequeños el sentido de justicia y la forma en la que establecían la responsabilidad moral de alguien frente a una situación.

Para estudiar el razonamiento moral en las personas, sin importar la edad, los psicólogos plantean dilemas o conflictos morales, es decir, narraciones breves en las que se expone una situación problemática que presenta un conflicto de valores pues las posibles soluciones se enfrentan entre sí.

El profesor Fabio Enrique Martínez, coordinador del laboratorio de psicología del Politécnico Grancolombiano, desafía a nuestros lectores a responder el desafío moral que hemos titulado: ‘El reto del tren’.

El ejercicio es el siguiente:

Un tren a toda velocidad ha perdido el control de sus frenos y se dirige hacía donde se encuentran cinco personas que están trabajando en la vía y quienes no podrán reaccionar a tiempo para cuando llegué el tren.

Usted se da cuenta de que al activar una palanca que está cerca puede desviar el tren evitando que atropelle a los cinco trabajadores. Sin embargo, en la vía que tomaría el tren al ser desviado hay una persona trabajando que tampoco podría escapar si el tren sigue esa ruta.

Así, con su acción de activar el mecanismo de desvío usted puede decidir si salva a cinco personas sacrificando a una o si permite que las cinco mueran y la otra se salve. ¿Qué haría ?

¿Cuál es su respuesta?
Subamos el nivel de complejidad

La palanca ahora se encuentra debajo de un puente y la única manera de activarla consiste en dejarle caer algo pesado, pero lo único que tiene usted a su alcance para arrojar es a otra persona que se encuentra a su lado.

Al empujar a la persona que está junto usted puede salvar a los cinco, si no hace nada esas personas morirán. ¿Sacrificaría a ese conocido para salvar a los cinco trabajadores ? 

¿Qué haría usted?
La solución:

En las investigaciones en las que se ha usado este dilema moral la mayor parte de las personas decide sacrificar a una persona para salvar la vida de las otras cinco, teniendo en cuenta la condiciones planteadas en el primer escenario que fue desarrollado por la filósofa británica pionera en los estudios sobre ética de la virtud. Philippa Foot (1920-2010).

Sin embargo, los científicos han establecido que más que un razonamiento moral, que implicaría una elección entre calificar los actos como buenos o como malos, este caso requiere un juicio de valoración casi de carácter utilitario, cuantitativo o económico pues el valor de utilidad de la opción en la que se salva a cinco personas es claramente mayor que aquella en la que solo una sobrevive.

Por supuesto, hay variaciones de este mismo escenario en las que la persona que se habría de sacrificar por las otras cinco tiene para quien toma la decisión un valor afectivo o social importante (por ejemplo, se trata de la mamá o de un líder político o espiritual), lo cual, si bien hace más difícil decidir y aumenta el tiempo de respuesta, en general no cambia demasiado el resultado: las personas tienden a elegir la opción en la que menos vidas son sacrificadas.

Este caso requiere un juicio de valoración casi de carácter utilitario, cuantitativo o económico para la persona que toma la decisión

Por el contrario, en el segundo escenario, además de tardar más tiempo en llegar a una decisión, la mayoría de las personas decide no hacer nada y permite que el tren atropelle a las cinco personas porque el atentar contra la vida de un individuo, aunque sea para salvar la vida de otras, implica tomar una posición personal y emocional que muchos calificarían de incorrecta y por lo tanto no están dispuestos a aceptarla.

Es decir, una cosa es tener el poder para controlar las consecuencias de lo que podría hacer o no el tren, pero otra muy diferente el poder para decidir sobre la vida de otro.

En el segundo escenario, la mayoría de las personas decide no hacer nada y permite que el tren atropelle a las cinco personas

Incluso las regiones del cerebro que se activan frente a cada escenario son diferentes. Johathan Cohen y sus colegas de la Universidad de Princeton, en un estudio publicado en 2001, investigaron estas situaciones de dilema moral con una técnica de neuroimagen denominada resonancia magnética funcional, en la cual se puede observar qué áreas del cerebro están activas cuando se realiza una tarea particular.

Con este método han mostrado que la decisión relacionada con el primer escenario implica la actividad de áreas de la corteza prefrontal dorsolateral, cuyas funciones están relacionadas con el pensamiento racional y lógico, el razonamiento matemático y la planeación de las consecuencias de nuestros propios actos.

Mientras que la decisión asociada con el segundo se caracteriza por la actividad de la corteza prefrontal ventromedial, que es evolutivamente más antigua que la corteza dorsolateral y es un área que permite asignar un valor emocional a cosas como el alimento, las personas e incluso, el dinero.

Las decisiones morales se encuentran en cada recodo de nuestras vidas, desde la posición que adoptamos temas como la eutanasia, hasta la opinión que nos formamos sobre la corrupción en la política o en las decisiones que toman quienes administran una empresa prestadora de servicios de salud.

Por eso, saber qué harían las personas en situaciones modelo como la del tren nos permite entender mejor qué piensa y qué aspectos tiene en cuenta un individuo cuando toma decisiones morales.

Para cualquier comentario o sugerencia puede escribir al correo diarav@eltiempo.com

DIANA MILENA RAVELO MÉNDEZ
Twitter: @DianaRavelo
ELTIEMPO.COM

*Este reto fue hecho con el apoyo de los docentes del Politécnico Grancolombiano.

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.