Volcán Kodovar: cuando la naturaleza despierta / Columnista invitado

Volcán Kodovar: cuando la naturaleza despierta / Columnista invitado

Esta estructura geológica no había presentado signos de actividad en más de 10.000 años.

Volcán Tungurahua, en Ecuador

El monitoreo volcánico es, además de necesario, una excelente forma de seguir aprendiendo sobre nuestro planeta. En al foto el volcán Tungurahua, en Ecuador.

Foto:

José Jácome / EFE

21 de enero 2018 , 10:50 p.m.

El pasado 6 de enero era un día normal para los habitantes de Papúa Nueva Guinea, un pequeño país del continente oceánico y cuyos paisajes exuberantes engalanan las aguas tropicales del océano Pacífico occidental. Sin embargo, una de sus tantas islas alteraría la calma y provocaría la primera erupción volcánica del año 2018, trayendo consigo la evacuación de más de 500 personas.

En 1930, un grupo de geólogos de todas partes del mundo hicieron una extensa expedición en Papúa Nueva Guinea en la cual revisaron 16 volcanes y estudiaron detalladamente sus respectivos productos volcánicos (flujos de lava, depósitos de caída, etc.) y lograron registrar un total de 50 erupciones. Luego, en la década del 70, otra expedición fue llevada a cabo para instalar sismógrafos y otros instrumentos geofísicos para monitorear la actividad volcánica de este país, incluida la isla Kodovar.

Kodovar no supera los 4 kilómetros cuadrados y se caracteriza por tener un volcán cónico (estratovolcán) de aproximadamente 500 metros de altura.
Es precisamente este volcán el que ha sido el foco de atención de geólogos de diferentes países del mundo, ya que, en más de 10.000 años, no había presentado signo alguno de actividad.

Antes de una erupción volcánica, existen ciertas señales que advierten a los científicos que el volcán en cuestión tiene una actividad anómala y, por consiguiente, se debe prestar mayor atención de la habitual. En este caso, Kodovar, que no registraba actividad eruptiva previa, entró en actividad en diciembre del año pasado y a comienzos de este mes inició su etapa eruptiva con emisión de columnas de ceniza y algunos flujos de lava de composición andesítica (lava más viscosa y con mayor contenido de sílice que la emitida, por ejemplo, por los volcanes de Hawái).

Los estratovolcanes son los edificios volcánicos más pintorescos y llamativos de los diferentes tipos de volcanes, ya que sus suaves laderas y formas cónicas simétricas los hacen idóneos para fotógrafos, escaladores, naturalistas y turistas; sin embargo, también son los volcanes más peligrosos del mundo, en gran parte por los tipos de erupción a los que están asociados, ya que son explosivas, debido al gran contenido de volátiles que contiene el magma.

La erupción de este pequeño volcán en el Pacífico occidental nos recuerda que el monitoreo volcánico es, además de necesario, una excelente forma de seguir aprendiendo sobre nuestro planeta.

DAVID TOVAR R.Codirector Grupo de Ciencias Planetarias y Astrobiología GCPA / Universidad Nacional de Colombia.

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.