Un viaje con retorno al 'asteroide de la muerte'

Un viaje con retorno al 'asteroide de la muerte'

La sonda espacial Osiris REx partirá a su encuentro con el asteroide Bennu, que se dará en el 2018.

fg

Esta sonda despegará este jueves a bordo de un cohete Atlas V. Su momento cumbre llegará en el 2018 cuando logre su contacto con Bennu, después iniciará su retorno a la Tierra en el 2023.

Foto:

EFE

08 de septiembre 2016 , 11:35 a.m.

La Nasa busca, a partir de esta semana, expandir un poco más la frontera de la exploración espacial con el lanzamiento de su misión Origins, Spectral Interpretation, Resource Identification, Security-Regolith Explorer (OSIRIS REx), cuyo objetivo es visitar al cometa Bennu, tomar muestras de su superficie y regresar al planeta.

Se trata de una empresa sin antecedentes, que hasta hace unos años solo era posible imaginar en películas como ‘Armaggedon’, que narra la misión de Harry Stamper (Bruce Willis) y su equipo, que consiste en viajar a un asteroide que se dirige a la Tierra para destruirlo, y volver al planeta.

El único antecedente de la vida real cercano es la misión Rosetta, de la Agencia Espacial Europea (ESA), que entró en la órbita del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko en el 2014, y envió a la roca al robot explorador Philae.

De esa manera, la tecnología humana dejaba su huella por primera vez en un objeto distinto a un planeta o un satélite natural, y se posaba sobre uno de los objetos del cielo más intrigantes para los astrónomos.

Así las cosas, el siguiente paso lógico era visitar un asteroide, pero ya no quedarse en su órbita para enviar registros fotográficos y mediciones telemétricas, sino regresar al planeta con muestras de material.

El encargado de cumplir este nuevo sueño es OSIRIS, que despegará de Cabo Cañaveral hoy a las 8 de la noche, a bordo de un cohete Atlas V. Su momento cumbre llegará en el 2018 cuando logre su contacto con Bennu, y después inicie su retorno al planeta para el análisis de las muestras que tome, en el 2023.

La maniobra será arriesgada. Maycol Escorcia, ingeniero aeronáutico y profesional en ciencias del espacio del Planetario de Bogotá, explica que luego de su viaje de dos años hacia el asteroide, tiempo durante el cual el cometa orbitará la Tierra para tomar impulso gracias a la gravedad del planeta, OSIRIS REx entrará en el campo gravitacional de Bennu y mapeará su superficie, enviando datos hacia el centro de control y rastreando el mejor lugar para su contacto con él.

“Durante esta fase de la misión la sonda actuará de forma tanto autónoma como controlada desde la Tierra”, señala Escorcia, quien añade que será desde la Tierra que se le dará la orden a OSIRIS de dónde bajar a tomar la muestra, en un movimiento que tardará unos pocos minutos. “La sonda tiene tres oportunidades de acercarse al asteroide y, con su brazo robótico, generar unas explosiones de nitrógeno gaseoso, que desprenderán el material que será recogido en unos receptáculos. OSIRIS solo tiene tres oportunidades para lograr la recolección”, apunta.

Visitando al asteroide de la muerte

El geólogo planetario David Tovar explica que Bennu, cuyo nombre proviene de un ave de la mitología egipcia, hace parte de los NEOs (objetos cercanos a la Tierra, por sus siglas en inglés) que se caracterizan por no estar a más de 1,3 Unidades Astronómicas de distancia (UA), donde una UA equivale a la distancie media que hay entre la Tierra y el Sol, es decir, aproximadamente 150 millones de kilómetros.

Bennu tiene aproximadamente 510 metros de diámetro (ligeramente menor que el edificio CTF Finance Centre en China) y debido a su órbita tan cercana a la de la Tierra, ha sido denominado por astrónomos como el asteroide de la muerte, por el riesgo que existe de que este colisione con la Tierra algún día.

Para Tovar, la escogencia de este cometa no fue tomada a la ligera por los científicos: “El equipo de misión, después de una cuidadosa revisión de más de 500 asteroides, decidió explorar Bennu, ya que hace parte de un grupo de asteroides con compuestos ricos en carbono denominados condritas carbonáceas, los cuales preservan la historia de la formación del Sistema Solar como ningún otro cuerpo celeste”.

Adriana Ocampo, quien pertenece al equipo que coordina la misión, considera que la utilidad de esta está en que, al ser Bennu un asteroide de clase b, es decir con una alta composición de carbón y aminoácidos esenciales, puede aportar pistas importantes sobre el origen de nuestro sistema solar y de la Tierra.

“Estos objetos son de los más primitivos de nuestro vecindario, y han estado ahí desde la formación del Sistema Solar, durante los primeros bombardeos de objetos cósmicos que este sufrió, hace 4.600 millones de años. Bennu es un vestigio de esa época”, explica Ocampo.

“Además –continúa la experta–, este asteroide tiene dos características únicas: en primer lugar, su tamaño, el cual es perfecto para que no gire muy rápido sobre su propio eje, lo que facilitará el contacto de OSIRIS”, dice Ocampo.

El segundo aspecto es su accesibilidad. Bennu tiene una órbita muy parecida a la de la Tierra, que se desvía de esta solo por 13 grados, que es la razón por la cual también es considerado peligroso para nuestro planeta, pues se estima que podría chocar con este en unos 200 años. “De ahí la necesidad de conocer los cambios en su órbita”.

Finalmente, la científica indica el efecto Yarkovsky como una razón fundamental para investigar a los asteroides como Bennu; este fenómeno hace que los objetos como Bennu, por su composición y color, absorban más calor, lo que puede llevar a que su órbita cambie y puedan dirigirse a la Tierra. “A esto hace referencia una de las ‘S’ de la palabra Osiris, a la seguridad”, dice Ocampo.

“Esto, junto con la posibilidad de que en un futuro podamos ir a los asteroides a extraer materiales que sean útiles en la Tierra, son suficientes razones para emprender estas travesías, que tienen como fin último que sean los humanos quienes vayan hasta allá”.

VIDA/ CIENCIA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA