Una Navidad sin excesos para ayudar al planeta

Una Navidad sin excesos para ayudar al planeta

Desechos y contaminación tienen efectos negativos en el ambiente urbano y el clima.

fg

Preferir verduras para esta temporada en vez de enlatados o comidas preparadas, que emplean mucho plástico, ayuda a disminuir las basuras.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

09 de diciembre 2016 , 10:01 p.m.

Los papeles de regalo, los desperdicios de comida y las cientos de bolsas de las compras navideñas son algunos de los objetos que pueden terminar en la basura durante esta época de diciembre, cuando el gasto y consumo repuntan y, por ende, también aumenta la presión sobre los rellenos sanitarios y los ecosistemas de donde se extraen las materias primas para los objetos que compramos. Según Fenalco, las compras en esta época pueden aumentar hasta en un 30 por ciento.

Nada más el año pasado, los colombianos gastaron 56,2 billones de pesos en diciembre, y el 34 por ciento de este consumo se enfocó en alimentos.

Aunque para muchos vivir en pleno esta temporada no se relaciona con el medioambiente, lo cierto es que el consumo excesivo tiene amplias repercusiones en el manejo de los recursos naturales.

Por ejemplo, se calcula que de cada árbol talado se producen 717 pliegos de papel regalo. Y hasta 200 toneladas de agua se necesitan para fabricar una tonelada de tela para camisas y pantalones.

No solo es por el desperdicio de ciertos recursos. En el caso del algodón –material del que está hecha gran parte de la ropa– es uno de los cultivos que más necesita químicos. De hecho, aunque representa menos del 2 por ciento de los cultivos, gasta hasta el 24 por ciento de los pesticidas, según información del Fondo Mundial para la Naturaleza.

En la producción de los alimentos también se calcula una huella hídrica crítica: nada más la producción de un kilogramo de carne bovina requiere cerca de 15.000 litros de agua. Estas cifras no son menores si se tiene en cuenta que, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en menos de 30 años, la demanda mundial de alimentos aumentará como mínimo un 60 por ciento por encima de los niveles de hace diez años.

Ante estas problemáticas se hace mucho más pertinente vivir una Navidad sin excesos: elegir una dieta que privilegie alimentos como las verduras, ser creativos al momento de empacar los regalos, reciclar la ropa que esté en buen estado y disminuir el desperdicio son algunas de las tareas ambientales de esta época.

A ajustar el menú en las cenas

La lucha contra el cambio climático no solo se libra en la esfera internacional, sino que también depende de actos tan cotidianos y básicos como la dieta que cada persona elige.

En el más reciente encuentro de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que tuvo lugar a finales de octubre de este año, los líderes de la alimentación en el mundo explicaron simples consejos para enfrentar este tema desde el rol de los ciudadanos.

Marcela Villarreal, directora de la división de Asociaciones de la FAO, cree que la gente se preocupa por los problemas mundiales pero no sabe qué hacer, cuando en realidad “hay mucho en lo que se puede contribuir y todo empieza con un uso más sostenible de los recursos”.

“Cada uno puede disminuir su impacto y prevenir algunos de sus efectos con la dieta que elegimos consumir a diario”, señaló Villarreal.

Selina Juul, fundadora del movimiento danés Stop Spild AfMad (Pare de desperdiciar alimentos), también explicó que se trata de intentar hacer lo que cada uno pueda en su vida diaria, sin caer en la tentación de ser “un policía del cambio climático o del despilfarro de alimentos”.

Para José Graziano da Silva, presidente de la FAO, los ciudadanos no pueden estar ajenos a la problemática mundial de la alimentación, que se agrava especialmente para los pequeños productores (cerca de 475 millones en el mundo), a quienes “el cambio climático devuelve la incertidumbre al no poder asegurarse nunca más que se obtendrá la cosecha que se ha plantado”.

Muchos de ellos sufren obstáculos como el acceso limitado a los mercados, al crédito, a la información meteorológica y a la protección social.

Algunas pautas

Sustituir una comida compuesta por carne por otra vegetariana una vez a la semana ayuda a disminuir la huella individual en el clima del mundo. Esto se debe a que la ganadería emite dos tercios de los gases de efecto invernadero (GEI) procedentes del sector agropecuario.

El efecto de más emisiones hace que paulatinamente se incremente la temperatura promedio del planeta.

Aumentar el consumo de legumbres en lugar de otros productos que requieren más agua y así disminuir la huella hídrica. Por ejemplo, para producir un kilogramo de carne bovina se necesitan más de 15.000 litros de agua, frente a los 4.000 que gasta un kilo de verduras.

Consumir especies de pescado que sean abundantes y no sufran riesgo de sobrepesca, así como comprar productos orgánicos o con certificación ecológica para asegurar que se han obtenido de forma sostenible y no contaminan los suelos.

Comprar solo lo necesario, elegir frutas y hortalizas en buen estado aunque no tengan una forma perfecta, adquirir productos mínimamente envasados, reutilizar la bolsa de la compra y reciclar forman parte del decálogo del “buen consumidor” que se promueve.

No confundir la fecha de “consumo preferente” (a veces los alimentos siguen estando en buen estado después) con la de “caducidad” (que indica que ya no se puede tomar) antes de tirar la comida a la basura.
Situar los alimentos más antiguos en la parte delantera de la nevera para consumirlos antes, cerrar bien los paquetes para evitar que se echen a perder o aprovechar las sobras, ya sea en casa o en restaurantes.

No comprar solo por moda

La famosa cadena de ropa europea H&M suele afirmar una curiosa frase en sus campañas: “No hay reglas en la moda, excepto una: reciclar tu ropa”.

Con este eslogan, la compañía sueca lidera una campaña internacional para que las personas dejen en sus tiendas prendas que puedan ser recicladas.

Aunque el retorno de las camisas y pantalones todavía no es masivo, con esta idea buscan cambiar un comportamiento de los consumidores que sobresale en esta época navideña: botar lo viejo y comprar la ropa de última colección, sin considerar el impacto ambiental de generar más y más basura.

De acuerdo con datos de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) de Bogotá, cada día se botan en la capital entre 360 y 600 toneladas de ropa.

En países como Estados Unidos, se estima que cada persona desecha cerca de 31 kilos de ropa al año, los cuales equivalen al 15 por ciento de las basuras municipales, según investigaciones de la Agencias para la Protección Ambiental (EPA por su siglas en inglés).

El reciclaje en este país, según Naciones Unidas, es de apenas 230 millones de kilos. En cambio, un país que ha avanzado en este tema es Alemania, donde, según un informe de ProColombia, se reutiliza el 42 por ciento de la ropa usada.

Además de la basura, la industria de la ropa tiene otros impactos ambientales como el gasto de agua y el uso de químicos contaminantes para los textiles.

Por ejemplo, cultivar el algodón, con el que se procesan varias prendas, requiere cerca del 24 por ciento de los insecticidas del mercado. Además, las tintas para telas también producen degradación en las fuentes hídricas cercanas a las fábricas. No obstante, varias empresas han empezado a innovar en sus técnicas.

Por ejemplo, en marzo de este año, Levi Strauss & Co llevó al mercado el primer par de jeans hechos de residuos de ropa de algodón.

Para tener en cuenta

Estas son algunas de las pautas que recomienda el Programa para el Medio Ambiente de Naciones Unidas en esta Navidad, para evitar la contaminación por desechos de textiles:

– Abstenerse de comprar las versiones más novedosas o de última moda; eso si las prendas, que se tienen en el armario, aún están en buen estado.

– Aprender a leer las etiquetas de la ropa para conocer los materiales de los que está hecha. Seguir las recomendaciones de consumo es clave para ser un comprador más ético, pero también para que las prendas no se deterioren en poco tiempo.

– Escoger marcas que a través de sellos de calidad certifiquen ambientalmente sus procesos de fabricación garantiza que los productores de moda sean cada vez más exigentes en sus técnicas.

– Donar la ropa en buen estado o reutilizar viejas prendas para usos en el hogar, como el aseo.

Reutilizar el papel periódico

La próxima semana, el Fondo Mundial para la Naturaleza en Colombia (WWF por sus siglas en inglés) lanzará una campaña para utilizar el papel periódico como una alternativa para empacar los regalos de Navidad.

“Se calcula que de cada árbol cortado se producen 717 pliegos de papel regalo. ¿Cuántos árboles menos se usarían si reducimos el consumo?”, explica esta iniciativa ecológica, que hace un llamado a la sostenibilidad en esta época.

La campaña tendrá videos interactivos en los que enseñará diferentes técnicas para usar el papel periódico de forma creativa.

También ubicará dos puntos de empaque que estarán habilitados hasta el 24 de diciembre en los centros comerciales Santafé (en Bogotá) y Centro Chía.

Según WWF, el origen del papel de regalo es incierto, por lo que no se puede garantizar que venga de una cadena sostenible o con certificación como el FSC (Forest Stewardship Council, por sus siglas en inglés), un sello que garantiza la procedencia legal de la madera.
Más información sobre la campaña en www.wwf.org.co/ 

REDACCIÓN VIDA
Con información de Efe y AFP

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA