Hawking llegó a los 75 años cuando se creyó que no pasaría de los 25

Hawking llegó a los 75 años cuando se creyó que no pasaría de los 25

El científico más famoso del mundo sufre desde los 21 años de esclerosis lateral amiotrófica.

fg

Stephen Hawking sufre de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) desde los 21 años, le daban máximo cinco años de vida.

Foto:

Facundo Arrizabalaga / EFE

09 de enero 2017 , 01:43 a.m.

Stephen Hawking, el científico más famoso del mundo, cumplió 75 años este domingo. Que llegue a esta edad es un gran acontecimiento, al igual que lo es cualquier cumpleaños de este físico británico desde que tiene 21 años, porque va en contra de todos los pronósticos. En 1963, le diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad degenerativa que a quien se la diagnostican, le dan entre dos y cinco años de esperanza de vida.

Sin embargo, Hawking, nacido el 8 de enero de 1942 en Oxford, Reino Unido, sigue con el cuerpo en la tierra, aunque como lo demuestran sus teorías, con la mente en las estrellas.

Esta dolencia postró a Hawking de por vida en una silla de ruedas y le obliga a comunicarse por medio de una computadora que maneja con los músculos faciales.

Pero, aun así y con 75 años, podría decirse que Hawking está en la cúspide de su fama y de su madurez intelectual. Tiene una larga trayectoria de influyentes teorías, decenas de premios, libros ‘best seller’ y hasta una película sobre su vida.

El astrofísico colombiano Santiago Vargas, profesor del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional y quien ha estado en conferencias de Hawking, asegura que es admirable cómo el físico británico logra ser el divulgador científico más importante del mundo.

“Pudiendo hablar solo a través de la tecnología de la silla en la que se desplaza explica de manera sencilla y clara para cualquier persona conceptos científicos muy complejos”, dice Vargas.

El físico británico es reconocido no solo por su condición médica, sino por sus teorías sobre los agujeros negros y especialmente sobre la llamada radiación de Hawking, en su honor.

“Esta es la radiación que se cree que irradian los agujeros negros cuando se evaporan. Hasta el momento no se ha comprobado esa teoría porque esa radiación es difícil de detectar. Cuando se demuestre, Hawking ganará el Nobel”, asegura Vargas.

El mundo de la ciencia está en su mayoría convencido de que los agujeros negros efectivamente emiten esa radiación, que lentamente causa su evaporación.

También es conocido por su teoría sobre la formación del universo y el consiguiente inicio del tiempo, con el Big Bang hace 15.000 millones de años a partir de un evento “singular” que rompió las leyes de la física.

“Él es un científico puramente teórico. No tiene que preocuparse por las cosas normales, tiene más tiempo para explorar más cosas desde su mente que prácticamente no tiene casi límite. Nosotros estamos atados a este cuerpo, en cambio él ha sabido aprovechar muy bien su condición”, señala el astrofísico colombiano Vargas.

Hawking nunca ha dejado la investigación y mantiene su labor de divulgación científica. Es doctor de la Universidad de Cambridge, donde entre 1979 y 2009 ocupó la misma cátedra de matemáticas que fue de Isaac Newton.

En todo caso, el científico inglés, que rompió récords de ventas con su libro de 1988 ‘A Brief History of Time’ (breve historia del tiempo), acumula multitud de condecoraciones y galardones, entre ellos el Premio Príncipe de Asturias (1998) y el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento (2015).

“Mucha gente de mi generación estuvo muy influenciada por este libro. Permite acercarse a teorías que nadie del común entendía”, asegura Vargas.

Además, Hawking es miembro fundador del Centro de Cosmología Teórica de la Universidad de Cambridge y opina frecuentemente sobre asuntos de actualidad –como el ‘brexit’ o salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), al que se opuso en el referéndum británico del pasado 23 de junio–.

Como miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias –aunque es ateo–, el pasado noviembre dijo en el Vaticano que preguntarse sobre “qué había antes del Big Bang” carece de sentido, pues “es como cuestionarse qué hay más al sur del Polo Sur”.

En el pasado ha afirmado también que la ciencia convierte a Dios en “innecesario”, pues “las leyes de la física pueden explicar el universo sin la necesidad de un creador”.

VIDA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA