Google rinde homenaje al hombre que ‘dio vida’ a los colores del mundo

Google rinde homenaje al hombre que ‘dio vida’ a los colores del mundo

Su ya recordado 'doodle' conmemora el aniversario 180 del nacimiento de Sir William Perkin.

Sir William Perkin

William Perkin descubrió los tintes sintéticos. Google le dedica su doodle en su aniversario de nacimiento.

Foto:

captura de google

12 de marzo 2018 , 04:09 p.m.

Sir William Henry Perkin, fue un científico que descubrió los colores artificiales y las fragancias sintéticas. Se podría decir que aquel inglés que patentó su idea a la prematura edad de 18 años, trajo los colores al mundo moderno.

Nacido el 12 de Marzo de 1838, Sir William Perkin demostró desde temprana edad una característica imprescindible a la hora de hacer ciencia: La indomable curiosidad.

Junto con uno de sus amigos de infancia, realizaba experimentos caseros y desafiaba su propio conocimiento tras el empirismo químico que se le presentaba como juego, como diversión. A los 15 años, movido por la fascinación que evidenció tras las mezclas químicas, ingresó al Real Colegio de Química de Londres. Gracias a su férreo aprendizaje, a los 17 años se convirtió en el asistente del científico August Wilhem Von Hofmann.

Aprendió mucho de la teoría de su maestro. En la práctica, algo siempre les explotaba. Sin embargo, Perkin continuaba hambriento de conocimiento, por lo cual continuó experimentando a partir de las órdenes de Von Hofmann.

Allí, aparece la quinina. Esto, es una sustancia química natural que se desprende de la corteza de los árboles y sirve para tratar la malaria, la enfermedad típica de hace 2 siglos en Europa.

Hofmann, en la búsqueda de sintetizar la quinina como una cura definitiva contra la malaria, decidió experimentar hasta el cansancio. Perkin aprendió de ello y, en la Semana Santa de 1856, se encerró en un laboratorio casero (que él diseñó) para sintetizar la quinina por su cuenta.

Como sintetizador de Quinina, Perkin notó con frecuencia su fracaso. Los diarios experimentos llevaban una y otra vez al error. Desechaba siempre unos residuos que sobraban tras los experimentos. Resultó que aquel polvillo que Perkin expulsaba con desgano por la ventana, cambiaba constantemente de color. Tonalidades oscuras, por supuesto, pero se modificaban.

No consiguió patentar la quinina para la malaria, pero sí consolidó el primer colorante sintético; el primer color que no provenía de los recursos naturales: Si el paisaje afuera tenía el amarillo del sol, el azul del agua y el verde de los pastos; Sir William Perkin, en su laboratorio, tenía el color morado.

El resto es historia. Basta con observar alrededor y notar la multiplicidad de colores que nos cobijan, y agradecerle a William Perkin, el científico patentado a los 18 años, por inventar los colores sintéticos.

Con información de El País. 

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.