Los desarrollos tecnológicos que dejan las guerras

Los desarrollos tecnológicos que dejan las guerras

Avances en la Primera y Segunda Guerra Mundial sentaron bases de mejoras que hoy salvan vidas.

fg

Carro de la compañía Volvo lanzado oficialmente en 1944.

Foto:

Archivo particular

02 de agosto 2016 , 09:12 p.m.

Si se pudiera recabar alguna consecuencia positiva de las guerras, seguro estaría ligada a los desarrollos tecnológicos y científicos que han permitido a uno y otro bando tener mayor dominio sobre su enemigo.

Al tiempo que se hacían inventos para protegerse del enemigo, también se avanzaba en otros, precursores de los tanques, que con principios físicos derribaban todo a su paso.

Las conquistas de Alejandro Magno no habrían tenido tanto impulso sin el tejido científico de su época. El descubrimiento de Roger Bacon de las aplicaciones de la pólvora para fines militares, en el siglo XIII, revolucionó el campo de batalla, y son también famosos los inventos de Leonardo da Vinci para intimidar al enemigo.

Más recientemente, los desarrollos científicos que tuvieron su cuna en la Primera y Segunda Guerra Mundial sentaron las bases de mejoras que hoy incluso salvan vidas. De esos conflictos quedaron las primeras versiones de simuladores de vuelo, el submarino, la fotografía aérea, la tecnología aeronáutica, las bases tecnológicas para llevar el hombre a la Luna y aportes al entendimiento de la física de las estrellas a partir del proceso de fusión.

Los avances para crear y llevar información con la fabricación de transmisores y receptores de radio más potentes, catapultaron las comunicaciones y fueron cruciales para conectar a la humanidad. En el campo de la química y la medicina se generó una revolución: síntesis de nuevos compuestos y medicamentos, cirugía plástica, transfusiones y bancos de sangre, sistemas ortopédicos, vacunas, unidades móviles de radiografías lideradas por Marie Curie y hasta la ambulancia.

En Colombia, el enorme gasto en compra de armamento y tecnología poco ha dejado para el surgimiento científico local. Una pérdida más asociada al conflicto, que ha ayudado a hacernos tecnológicamente dependientes. El país debe buscar la mejor manera de aprovechar el tiempo perdido, procurando adoptar la innovación científica en el posconflicto. Un ejemplo son los avances tecnológicos para el desminado con técnicas nucleares de detección.

SANTIAGO VARGAS
Ph. D. en Astrofísica, profesor investigador del Observatorio Astronómico de la Universidad Nacional.
En Twitter: @astrosvd 

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA