¿Por qué somos diestros o zurdos?

¿Por qué somos diestros o zurdos?

Escribir con una u otra mano es una cuestión genética. La clave de todo está en el cerebro.

Diestros o zurdos

“La parte izquierda del cerebro controla la derecha”, José Ramón Alonso.

Foto:

EL TIEMPO

18 de octubre 2017 , 12:38 a.m.

Si hacer las cosas “al derecho” significa hacerlas bien y “ser diestro” es sinónimo de ser hábil, entonces el lenguaje no es tan amable cuando se refiere a la izquierda. Así, el término “sinister”, que en latín significa izquierdo, ha derivado en la palabra “siniestro”, que se asocia con algo malo.

De hecho, hasta los años 60 del siglo XX, a los niños zurdos se les trataba de “corregir” y se les obligaba a escribir y a hacer el resto de las tareas con la mano derecha.

Pronto los científicos detectaron que eso era un error. “Eliminar la zurdera no supone ningún beneficio, por eso dejó de hacerse”, manifiesta José Ramón Alonso, catedrático de Biología en la Universidad de Salamanca y director del Laboratorio de Plasticidad Neuronal y Neurorreparación del Instituto de Neurociencias de Castilla y León.

Falsos mitos

Pero, ¿qué determina que seamos diestros o zurdos? El profesor Alonso subraya: “Curiosamente somos diestros porque nuestro cerebro es zurdo”.

El neurocientífico explica que hay un hemisferio cerebral dominante y, en la mayoría de las personas, es el izquierdo. “Por decirlo de una manera sencilla, la parte izquierda del cerebro controla la parte derecha del cuerpo”, apunta.

“La idea más aceptada sobre el origen de la zurdera es que se basa en un vínculo con el procesamiento del lenguaje. El uso de la mano y la producción del habla son dos actividades que requieren un control muscular fino y preciso y una alta actividad cerebral con un fuerte consumo energético. Una posibilidad es que fuese más eficaz, evolutivamente, concentrar ambas funciones en el mismo hemisferio que tenerlas dispersas por toda la corteza cerebral”, relata.

“Dado que la mayoría tiene las funciones del lenguaje localizadas en el hemisferio izquierdo, la mayoría de los centros que gobiernan la motricidad fina de la mano se localizarían en el mismo hemisferio, lo que implica que la mayoría de la gente sea diestra”, expone.

Sin embargo, Alonso precisa que lo contrario no se cumple. “Los zurdos tienen una organización cortical mucho más heterogénea, donde el área de procesamiento de las palabras puede estar en el lado izquierdo, en el derecho o en ambos”, apunta.

El científico explica que “tanto la asimetría cerebral como la preferencia de mano, son tendencias heredables y se supone que hay al menos cuarenta genes que influyen en que seamos diestros o zurdos”.

“El grupo de William Brandler de la Universidad de Oxford ha estudiado estos genes implicados en la preferencia de mano y uno de ellos, el llamado PCSK6, es el que mostraba una correlación más clara. Este gen tiene un papel crucial en la aparición de la asimetría corporal durante el desarrollo fetal. Si se muta experimentalmente en ratones, el resultado es que el roedor tiene los órganos en el lado contrario del cuerpo, de modo que el corazón está en el lado derecho y el hígado en el izquierdo”, describe.

Alonso añade que todas las mutaciones comunes que se relacionan con la preferencia en el uso de una mano tienen que ver con genes implicados en la asimetría corporal.

Investigaciones

Hay un gran número de estudios sobre la zurdera, algunos con resultados sorprendentes, como el que señala que los zurdos morían más jóvenes. No obstante, existe una explicación lógica. “Hace 100 años se corregía la zurdera por lo que la proporción de zurdos era del 2 por ciento. Sin embargo, desde los años 60 esto ya no se hace y la proporción de zurdos está en torno al 12 por ciento. Así, algo tan llamativo se basa en que en la población joven hay más zurdos y, por lo tanto, entre quienes mueren jóvenes hay más zurdos que entre quienes mueren a los 90 años”, describe Alonso.

Los zurdos no mueren más que los diestros ni lo hacen a edades más tempranas, aunque hay alguna excepción. “Un estudio que se hizo con ingleses mostró que los zurdos habían muerto más durante las dos guerras mundiales. Pero si nos fijamos en cómo es un fusil Mauser, el cerrojo, que es con lo que recargas el arma, se maneja con la mano derecha. Por lo tanto, los zurdos tenían más dificultades para utilizarlo”, aclara.

“Existe una importante cantidad de estudios sobre la zurdera, algunos abordados con imparcialidad y seriedad y otros con menos rigor. Además, abundan mitos en relación con los zurdos que surgen cada cierto tiempo y se extienden con rapidez”, concluye el especialista.

Ser zurdo en un mundo diestro

El profesor José Ramón Alonso señala que en algunos países aún se sigue intentando eliminar la “zurdera”. “En China se sigue viendo mal a alguien que usa esta mano y a los niños se les corrige. De hecho, el porcentaje de zurdos en China es menor que en los países occidentales”, apunta.

“Las encuestas realizadas entre estudiantes chinos desde los años 80 del siglo XX reflejan que menos del 1 por ciento de ellos son zurdos. Esta es una cifra demasiado baja, dado que entre 10 y el 12 por ciento de los humanos son zocatos”, indica Howard Kushner, profesor emérito de Ciencias del Comportamiento en la Universidad Emory de Atlanta, en su artículo ‘¿Por qué (casi) no hay zurdos en China?’.

Si bien en los países occidentales a los niños ya no se les “corrige” la zurdera, quienes usan su mano izquierda han de adaptarse a un mundo diseñado para diestros.

Así, utilizar objetos cotidianos como las tijeras, el ratón del computador o la palanca de cambios del automóvil les suponen ciertos problemas. Pese a todo, a los zurdos no les ha ido nada mal, pues personajes célebres en la actualidad como Barack Obama, Bill Gates, Bruce Willis o Julia Roberts, entre muchos otros, lo son, al igual que otros personajes históricos como Marilyn Monroe, Charlie Chaplin y mención aparte merece el tenista Rafael Nadal que, aunque es diestro para todo lo demás, utiliza la raqueta con la izquierda.

En este sentido, José Ramón Alonso, que también es autor del blog “Neurociencia en español” aclara que, además de diestros y zurdos, “hay personas ambidextras, que usan igualmente ambas manos, y de preferencia mixta, que son los que para una tarea, por ejemplo escribir, prefieren una mano y para otras cosas prefieren la otra”.

El especialista explica que somos mayoritariamente diestros desde hace muchos milenios y no solo los homo sapiens. “Los esqueletos de los neandertales muestran que los huesos de los brazos derechos y los hombros derechos son más robustos, lo que sugiere un uso predominante de esa mano.

Los cráneos del homo heidelbergensis encontrados en Atapuerca (Burgos, España) muestran marcas en los dientes que se suponen hechas al sujetar un trozo de carne con los dientes y cortarlo con una piedra afilada.

El ángulo de las marcas indicaría que la herramienta de cortar era manejada con la mano derecha. Por tanto, los registros fósiles de este y otros lugares sugieren que los homínidos eran también diestros y esa preferencia tiene al menos un millón de años de antigüedad”, destaca.

PURIFICACIÓN LEÓN
Efe/Reportajes

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA