Taxis como oficinas / Opinión

Taxis como oficinas / Opinión

El problema no es Uber, sino la falta capacidad para innovar en el servicio.

fg

Asistaxi es una especie de oficina rodante, que ofrece al ejecutivo la posibilidad de que su agenda de negocios pueda ser productiva mientras se moviliza en los taxis amarillos.

Foto:

Hernando Herrera

15 de enero 2017 , 10:00 p.m.

La movilidad es un problema creciente no solo en el país sino en todo el mundo. El tiempo que pierde cualquier persona, bien sea en bus, carro particular o taxi, hace que la calidad de vida disminuya y la productividad se pierda.

Han aparecido todo tipo de soluciones, desde el conocido y discutido Uber hasta los bicitaxis e, inclusive, existe una aplicación llamada Picap que ofrece transporte en moto para sacarlo rápidamente del trancón y llevarlo lo más rápido posible a su destino.

Ernesto Sandoval, representante de la Compañía Taxis Teleclub (taxis amarillos), trabaja con la Universidad de los Andes en un modelo de negocio innovador que permita enfrentar, no solo la fuerte competencia de Uber, sino –como él mismo dice– al mismo gremio y los paradigmas que se han creado.

Con este reto se realizó la semana pasada una sesión de innovación, en la que participaron funcionarios de la gerencia y de las áreas operativa y sistemas, usuarios y obviamente conductores. La idea es resolver la problemática de un usuario con perfil ejecutivo, cuyo trabajo le demanda más del 30 por ciento de su tiempo metido en un transporte en Bogotá. Su nivel de estrés por el tiempo perdido hace que su productividad baje y no rinda lo que se esperaría.

El taller les daba la opción de imaginarse y proponer lo imposible, siempre y cuando resolvieran el problema real de la persona. El resultado fue sensacional. La creatividad logró que en dos horas se presentara un proyecto innovador: Asistaxi. Este es una especie de oficina rodante, que ofrece al ejecutivo la posibilidad de que su agenda de negocios pueda ser productiva mientras se moviliza en los taxis amarillos.

Dentro de él podría conectarse a internet, trabajar cómodamente mientras se moviliza entre una cita y otra, y agendar el servicio para que lo recojan y lo lleven durante el día cómodamente, sin que pierda tiempo en el trancón.

La idea activó más propuestas creativas del grupo, y lo interesante fue que concluyeron que el problema no era Uber sino la falta capacidad para innovar en el servicio y para competir de manera diferenciadora.

JORGE HERNÁNDEZ
Director Innovandes

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA