Robots, un estilo de vida / Opinión

Robots, un estilo de vida / Opinión

Las aplicaciones actuales han logrado relacionarse de formas distintas con los seres humanos.

fg

ImageDefault

Foto:

ul

08 de agosto 2016 , 02:32 a.m.

Los que veíamos la serie ‘Los Supersónicos’ en los setenta nos acordamos de Robotina, el robot que hacía la limpieza de la casa, y soñábamos con tener uno de esos en nuestras familias.

La tendencia de la automatización de la industria está llevando a desarrollar tecnologías en robótica e inteligencia artificial que mejoran el nivel de eficiencia y el desarrollo de actividades que los humanos suelen realizar a diario. Todo esto, gracias a la simulación de las funciones superiores del cerebro, a costa de un computador.

Los trabajos que reemplaza la robótica generan un dilema frente al problema social del desempleo. Pero los desarrollos tecnológicos demandan también nuevos trabajos, que según ‘Forbes’, obligarán a disponer de nuevas profesiones para tales actividades, como complemento a la inteligencia artificial.

La Robotina de hoy se llama iRobot, una aspiradora robot creada en el laboratorio de inteligencia artificial del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) que puede trabajar sin supervisión en casa, aspirando todo el día, y tiene la capacidad para sortear obstáculos de la vivienda.

La nueva versión, llamada Braava, no solo aspira, sino que limpia, lava y trapea de manera eficiente. La siguiente generación de robots se está enfocando en jardinería y limpieza de piscinas, aumentando la participación de los robots en su estilo de vida.

Al igual que Robotina, en los setenta existió Steve Austin (el hombre nuclear), aquel astronauta sometido a una operación de alta tecnología, donde sus piernas, brazo derecho y uno de sus ojos fueron reemplazados por miembros cibernéticos y robóticos.

Las innovaciones en robótica han desarrollado productos que permiten no solo reemplazar los miembros vitales, sino contribuir a la rehabilitación de personas con parálisis media en las extremidades, a través de los denominados exoesqueletos robóticos. Este mecanismo consiste en una serie de sensores biométricos, instalados en unos dispositivos en forma de esqueletos, que detectan las señales nerviosas que el cerebro envía a los músculos de las extremidades, para poder caminar.

El producto se llama Rewalk (rewalk.com) y fue diseñado en Israel por Amit Goffer, que ya obtuvo el permiso de la FDA (Food and Drug Administration) para comercializarlo a nivel mundial. La robótica será un estilo de vida para las personas.

JORGE HERNÁNDEZ MORA
Director de Innovandes
Universidad de los Andes

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA