Así es el meteorito de la ‘Nómina del big bang’

Así es el meteorito de la ‘Nómina del big bang’

Está en la Tierra desde hace 40.000 años. Es probable sea originario del cinturón de asteroides.

Así es el meteorito de la ‘Nómina del big bang’

El meteorito está hecho, en su mayoría, de hierro y fue encontrado en los montes de Marruecos.

Foto:

Juan Diego Soler

25 de mayo 2018 , 01:31 a.m.

El próximo miércoles 30 de mayo circulará en la página de Ciencia de EL TIEMPO, la última lámina de ‘Nómina del big bang’, una colección de 50 científicos que hicieron historia en el campo de la física con sus aportes a la construcción de la que hoy es considerada la teoría más aceptada el origen del Universo. La idea es que los lectores coleccionen todas las fichas, y diseñen la lámina de su científico favorito (ver condiciones en https://nominabigban.questionpro.com). Un comité conformado por el astrofísico colombiano Juan Diego Soler y el periodista de ciencia de este diario Nicolás Bustamante escogerán la más creativa.

La persona seleccionada recibirá un beneficio, literalmente, de otro mundo: un fragmento de meteorito certificado –de la colección personal de Soler–, una piedra que llegó a la Tierra luego de viajar durante miles de años por el cosmos hasta que, por cuenta de la fuerza gravitatoria de nuestro planeta, impactó en su superficie, convirtiéndose en un valioso objeto por su rareza.

Pero ¿de qué material está hecho el meteorito?, ¿de qué lugar recóndito del Universo proviene?, ¿cuándo, en qué lugar de la Tierra cayó y en qué momento fue encontrado y bajo qué circunstancias?

Juan Diego Soler explica que este meteorito pertenece a la categoría IIAB, un grupo de meteoritos compuestos principalmente de hierro. Su estructura cristalina incluye hexahedritas y octahedritas con la más baja concentración de níquel de todos los meteoritos de hierro.

“Se piensa que los meteoritos de hierro son fragmentos de núcleos de asteroides más antiguos, que fueron destruidos tras múltiples impactos. Es probablemente que el objeto en cuestión sea el remanente de algunos de los objetos en el cinturón de asteroides entre los planetas Marte y Júpiter”, asegura el experto.

Y continúa: “El hierro es producido en abundancia en estrellas con masa mucho mayor que la del Sol, donde constituye el final de la cadena de fusión nuclear y es liberado al espacio tras el colapso de la estrella y la explosión de la supernova. Es probable que el hierro hallado en este tipo de meteoritos fuese usado por los antepasados de los humanos para producir herramientas, antes de la invención de la fundición durante la Edad de Hierro”.

De acuerdo con Soler, aunque los meteoritos de hierro son más raros que los rocosos, correspondiendo a menos del 6 por ciento de los impactos en la Tierra, los primeros son más reconocibles y sobreviven más fácilmente a la ablación durante su entrada a la atmósfera, cuando deben someterse a las altas temperaturas que se producen por la fricción del aire.

A esta categoría, precisamente, pertenece el meteorito Hoba, el más grande y pesado del mundo y, además, la pieza de hierro natural más grande que se conoce en la superficie de la Tierra.

El espécimen que se entregará al final de la ‘Nómina del big bang’, en particular, está asociado a un objeto mucho más grande (de alrededor de 100 kilogramos) encontrado en el año 2000 cerca de Imchil, una población de poco más de 1.500 habitantes ubicada a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar en los montes Atlas, en Marruecos.

“Este primer objeto –asegura Soler– fue llevado a la ciudad de Er Rich, donde fue adquirido en 2011 por un comerciante local que envió una muestra al doctor Abderrahmane Ibhi, de la Universidad Ibn Zohr en Agadir. El objeto fue identificado como un meteorito tipo IIAB y nombrado Agoudal, aunque también se le conoce como Imchil”.

“Para entonces, los buscadores locales habían comenzado a recoger muestras sistemáticamente para venderlas a los turistas. Hacia mediados de 2012, casi una tonelada de materiales asociados al meteorito Agoudal habían sido recolectadas. En 2013, científicos de las universidades locales recolectaron 200 gramos de especímenes localizándolos con GPS y haciendo fotografías detalladas. A pesar de este esfuerzo, la falta de documentación del material recolectado por los buscadores locales ha hecho imposible definir el área donde los meteoritos de este evento particular están dispersos”, agrega el astrofísico.

Según dice él, se piensa que estos objetos están asociados a un impacto ocurrido hace 40.000 años, “como evidencian los conos de fragmentación encontrados en la zona. La formación de los lagos Isli y Tislit también parece asociada al meteorito de Agoudal. El meteorito que se entrega como parte de la ‘Nómina del big bang’ ha sido certificado por Holger Mandel, del Círculo del Observatorio de Heidelberg.

CIENCIA
Twitter: ​@TiempodeCiencia

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.