James Hutton, el padre de la geología moderna

James Hutton, el padre de la geología moderna

Perfil del científico escocés que puso en entredicho la teoría bíblica de la formación terrestre.

fg

Para Hutton, las rocas debieron haberse formado bajo altas temperaturas durante los procesos eruptivos de los volcanes, por lo que grandes cantidades de agua no eran necesarias.

Foto:

EFE

10 de febrero 2017 , 05:55 p.m.

La historia de la geología moderna está llena de debates, controversias y descubrimientos apasionantes que, en retrospectiva, nos enseñan sobre la metodología de la ciencia en su forma más pura. Tal vez, una de las polémicas más acaloradas que se ha dado en tiempos modernos está relacionada con la formación de la Tierra y las rocas que la componen. Es aquí donde James Hutton entra en escena.

Hutton nació en Edimburgo, Escocia, el 14 de junio de 1726 y falleció a los 71 años. Durante su vida se dedicó a observar su entorno y, fruto de ello, muchos postulados que se consideraban inalterables, fueron debatidos y modificados gracias a las observaciones recopiladas en campo.

Dentro de las ideas con mayor aceptación y difusión en su tiempo se destaca aquella según la cual se estimaba que la edad de la Tierra era de 6000 años; todo esto basado en las escrituras de la Biblia. Precisamente, estos postulados fueron reevaluados luego de que se encontraran varias evidencias que sugerían que los procesos geológicos que modelan la superficie terrestre tomaban mucho más tiempo. Aquí es cuando Hutton sugiere por primera vez el principio físico conocido como uniformitarianismo o uniformismo, que, básicamente, propone que los procesos geológicos actuales también tuvieron lugar en el pasado.

Con este simple principio, muchos procesos fundamentales vistos en la naturaleza, no sólo geológicos, sino también biológicos, podrían ser explicados. Por ejemplo, Charles Darwin y su postulado de la evolución de las especies, tiene como principal referente al uniformismo, ya que esta requiere de cientos de miles e, incluso, millones de años para que se produzca.

Varias expediciones realizadas por este extraordinario científico incluyeron las costas de Escocia, Gales e Inglaterra. Durante dichos viajes, Hutton se dedica a describir con gran detalle las rocas que encontraba y que con acucioso empeño, se las catalogaba. Esto le proporcionó un conocimiento de la geología regional sin parangón, permitiéndole tener una visión mucho más amplia de los complejos procesos geológicos responsables del modelamiento del paisaje local.

Las obras de Hutton sobre la edad de la Tierra y el estudio de varios procesos geológicos fueron recolectados en una publicación de tres tomos titulada 'La teoría de la Tierra'. Este tratado fue una obra que inspiró, y lo sigue haciendo, a numerosos científicos de todas las ramas de la ciencia, incluyendo a Charles Lyell, otro afamado geólogo, y a Charles Darwin, quién leyese sus libros mientras hacía su viaje a la Isla Galápagos en el famoso bergantín de la armada inglesa, el HSM Beagle.

Plutonistas vs Neptunistas

A finales del siglo XVIII se dio un acalorado debate entre dos escuelas del pensamiento bastante distintas sobre la forma y los procesos que formaron las rocas de nuestro planeta. La primera, propuesta por Abraham Wegner (de origen alemán) proponía que las rocas se formaban por la cristalización de ciertos minerales en la presencia de enormes cantidades de agua, es decir, que se formaban bajo los océanos. La segunda, por otro lado, argumentaba que las rocas eran producto de procesos volcánicos.

La idea planteada por Wegner sobre la existencia de un “océano universal” sugería que, por procesos de sedimentación, las rocas eran el resultado de transformaciones químicas complejas que se catalizaban con la presencia de grandes cantidades de agua. De allí que se le conozca como “neptunismo” ya que hace referencia a Neptuno, dios romano de los océanos. Para Hutton, las rocas debieron haberse formado bajo altas temperaturas durante los procesos eruptivos de los volcanes, por lo que grandes cantidades de agua no eran necesarias.

Pero esta no era la única diferencia entre plutonistas y neptunistas. La discordancia radicaba principalmente en el tiempo que tardaban estos procesos en formar las rocas. Los neptunistas eran partidarios del precepto bíblico que le daba a la Tierra la edad de 6000 años, mientras que los plutonistas proponían los denominados “tiempos profundos”, en los cuales, los procesos geológicos eran ciertamente mucho más extensos que 6000 años.

Aunque muy distintas estas dos líneas de pensamiento, hoy día sabemos que ambos postulados tienen aspectos rescatables. Sabemos que, en efecto, varias rocas sedimentarias, pero no todas, se forman bajo los océanos y que las rocas ígneas están asociadas a procesos volcánicos y magmáticos donde los altos gradientes de temperatura son clave para su formación. También sabemos que otro tipo de rocas, las metamórficas, son mucho más complejas y determinantes para entender la historia evolutiva de la Tierra.

 David Tovar, M.Sc. Geología Planetaria. Codirector Grupo de Ciencias Planetarias y
Astrobiología- GCPA, Universidad Nacional de Colombia.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA