La encrucijada ética de los científicos en Colombia

La encrucijada ética de los científicos en Colombia

¿Dejaremos de investigar sobre salud, pobreza, paz o hambre si no tiene la mayoría?

mares

El nivel de dióxido de carbono en los mares disminuye en las horas de sol, cuando las algas lo absorben para generar energía.

Foto:

REUTERS

05 de diciembre 2017 , 10:06 p.m.

Los investigadores que estudiamos el mar somos una minoría. El interés por este es muy bajo; más allá de las playas, el mar es invisible para la mayoría de los seres humanos. Algo realmente sorprendente cuando conocemos menos del 3 por ciento del fondo marino y el océano cubre el 70 por ciento del planeta y es el que regula la distribución del calor en la Tierra; es decir, el clima. La vida se originó en el mar y existen clases de organismos que le parecerían de otro planeta a la mayoría de personas. 

En el 2015, cuando el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud) incluyó entre las 17 nuevas metas de desarrollo sostenible a Vida Submarina, los investigadores en ciencias de mar lo celebramos con gran esperanza. Por fin tendríamos nuevas fuentes de financiación para conocer mejor esta frontera de exploración olvidada, así como contar con una invitación al público en general por interesarse en lo que vive allí.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible propuestos por el Pnud recogen algunas de las ocho metas que no se cumplieron hasta el 2015 e incluyen unas nuevas que en su conjunto contribuyen a lograr el desarrollo sostenible en los siguientes 15 años. Varias metas incluyen la vida tanto terrestre como marina, el clima y el agua, una apuesta integral por el ambiente mundial. Estos objetivos son realmente una hoja de ruta para las naciones en desarrollo, como Colombia.

Hace unas semanas, los científicos colombianos recibimos una invitación de Colciencias para llenar una encuesta sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La razón era porque “olvidamos qué y para qué queremos investigar”.
Entré con gran interés a llenarla y me encontré con que debía priorizar cinco de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. Cuando empezaba a dar clic en las casillas de ‘vida submarina’ y otros que me interesaban y convenían ante una posible promesa de recursos para la investigación, me encontré con el dilema ético de que mi voto estaría dejando sin apoyo la investigación en metas como ‘fin de la pobreza’, ‘hambre cero’, ‘salud y bienestar’, y muchas otras.

La meta de Colciencias es tener un millón de encuestas y priorizar los objetivos que hayan elegido más investigadores. Lo que parece un simple ejercicio democrático entre los investigadores es realmente un lamentable caso de ética utilitarista donde lo que beneficie a la mayoría es lo aceptable. ¿Dejaremos de investigar sobre salud, pobreza, paz o hambre si no tiene la mayoría? ¿Seguirá la vida submarina en el olvido? ¿Esta encuesta pasó por un comité de ética? En Colombia no tenemos recursos para investigación, y ahora se nos revela un pobre uso de la democracia y de los recursos para la investigación.

JUAN ARMANDO SÁNCHEZ
Ph. D. Profesor titular, U. de los Andes
Twitter: @biommar

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA