El Manifiesto de la Ciencia y las contradicciones con el ambiente

El Manifiesto de la Ciencia y las contradicciones con el ambiente

El informe está enfocado en cuatro ejes: ciencia y tecnología, educación, medioambiente y regalías.

Degradación del suelo

Hay que preguntarse si estamos valorando bien los daños que hacemos al ambiente o el mundo se está destruyendo a niveles más acelerados que nosotros.

Foto:

123RF

24 de junio 2018 , 10:50 p.m.

La Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales promulgó hace poco más de un mes el Manifiesto de la Ciencia, enfocado en cuatro ejes principales: ciencia y tecnología, educación, medioambiente y regalías.

Su objetivo fue definir estrategias en este campo, en busca del tan anhelado país justo, equitativo y con mejor desarrollo humano, social y económico; eso sí, resaltando la necesidad de pasar de tanto análisis a la acción.

Al focalizarse en el eje del ambiente, se pone en evidencia la primera contradicción alrededor de los planes de uso, conservación y manejo de nuestros recursos.

Indica este importante documento que para este año mejoramos 15 puestos en el Índice de Desempeño Ambiental con respecto al 2016, llegando a estar dentro del top 50 a nivel mundial; no obstante, a su vez se indica la alarmante pérdida de biodiversidad, la deforestación, la reducción de fuentes de agua potable en el territorio y mares nacionales, además de la contaminación atmosférica.

Esto lleva a formularse dos preguntas: estamos valorando bien los daños que hacemos al ambiente o el mundo se está destruyendo a niveles más acelerados que nosotros.

Independiente de la respuesta, la tarea que nos fijan en este campo es inmensa pero necesaria, y la directriz es focalizarse en el manejo de residuos sólido; fortalecer las tecnologías eficientes; incrementar el Sistema Nacional de Áreas Protegidas; revertir la disminución del recurso pesquero; erradicar el uso de elementos como plomo, mercurio, cadmio, cromo, arsénico; crecer en bioprospección, en educación ambiental y atacar la corrupción.

Una segunda contradicción se puede concluir de este informe. El cuerpo humano está conformado en un 70 por ciento de agua; la sangre y los pulmones, entre un 80 y un 90 por ciento, y dependemos del aire que respiramos en este planeta, pero es en ese binomio agua-aire donde el hombre hace un daño incalculable, es decir, acabamos los compuestos vitales y nos estamos autodestruyendo.

Esperemos que como seres humanos usemos bien nuestro cerebro (conformado también por 70 por ciento de agua) frente al cuidado del planeta y que, cómo lo indica acertadamente el Manifiesto, este órgano del saber potencie el recurso renovable y multiplicable más importante de cualquier economía: el conocimiento.

ANDRÉS FRANCO HERRERA
Director del Departamento de Ciencias Biológicas y Ambientales de Utadeo

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.