El descubrimiento geobiológico que revolucionó al mundo

El descubrimiento geobiológico que revolucionó al mundo

Los 'black smokers' se asemejan a los lugares en los que, se cree, pudo surgir la vida.

Black smoker

Alrededor de las ventilas hidrotermales hay gran variedad de organismos capaces de sobrevivir a grandes profundidades, sin recibir ningún tipo de radiación solar.

Foto:

NOAA

17 de febrero 2017 , 02:41 p.m.

A pesar de los grandes avances tecnológicos y del permanente monitoreo, existen regiones de nuestro planeta que aún no se han explorado o, de haberlo sido, aún se conocen todavía muy poco. Tal es el caso del lecho oceánico, una vasta región que todavía tiene muchos secretos que esperan ser revelados. Expediciones hechas a finales de la década del 40 y mediados del 60 habían reportado anomalías termales en algunas regiones del fondo marino, con temperaturas de hasta 65 °C, altas salinidades (salmuera) y lodos con concentraciones altas de zinc, plata y cobre (lodos metalíferos).

Estos descubrimientos, junto con la información recolectada por otras expediciones para mapear el fondo marino, abrieron las puertas para que geólogos, biólogos, físicos y químicos se interesaran en explorar el lecho marino con más detalle.

En 1977, hace ya 40 años, la comunidad científica quedó fascinada por el anuncio hecho por un grupo de geólogos liderados por el Dr. Jack Corliss, de la Oregon State University, cuya especialidad era estudiar el fondo oceánico utilizando submarinos y otros instrumentos que soportaran las altas presiones que allí se registran. En una de sus exploraciones submarinas a lo largo del rift de los Galápagos, Corliss y su equipo encontraron un paisaje lleno de vida del cual no se tenía registro alguno y al cual bautizaron como Black Smokers (ventilas hidrotermales submarinas).

Alrededor de estas ventilas hidrotermales se aglomeran gran variedad de organismos vivos entre los que se destacan las coloridas colonias de gusanos de tubo gigantes, bivalvos y cangrejos, que a pesar de no recibir ningún tipo de radiación solar que les ayude a suplir sus necesidades energéticas, son capaces de sobrevivir a grandes profundidades, engalanando el desolado paisaje que les rodea. Estas ventilas se caracterizan por emitir chorros de agua a altas presiones y temperaturas cargados con partículas finas de sulfuros (término para referirse a ciertos minerales que contienen azufre), los cuales le proveen ese típico color negro, de allí su nombre en inglés “black smokers”.

¿Qué hace a los 'black smokers' tan particulares?

Estas chimeneas submarinas se forman gracias a la combinación de varios procesos geológicos que ocurren a lo largo de los denominados rift oceánicos, es decir, regiones donde la litósfera se separa dando paso a que el magma proveniente del manto llegue a la superficie creando nueva corteza oceánica, en un proceso conocido como vulcanismo submarino. Debido a que esta apertura se encuentra bajo el mar, grandes cantidades de agua entran en contacto con cámaras magmáticas a 2 km de profundidad y cuyas temperaturas alcanzan los 1200°C. Esto produce que el agua se caliente y genere corrientes ascendentes que llevan consigo varios minerales ricos en elementos pesados. En zonas donde la actividad volcánica es muy baja, el agua penetra las fracturas generadas por dicha apertura, alcanzando profundidades de entre 2 y 8 km, con un rango de temperaturas de entre 450 °C y 700 °C.

Estos fluidos hidrotermales, que no son más que una mezcla de agua salada a altas temperaturas con una cantidad de minerales que varían dependiendo de la composición de la roca, se convierten, entonces, en la fuente primaria de energía para que prolifere la vida de una manera muy diferente a la que conocemos. De hecho, se ha sugerido que estas fuentes hidrotermales y los sistemas dinámicos donde procesos geológicos, químicos y biológicos están íntimamente ligados fueron los lugares donde la vida pudo haberse originado.

El estudio de los 'black smokers' es crucial para ganar conocimiento sobre las relaciones geológicas y biológicas en ambientes donde las condiciones de temperatura, presión y salinidad son extremas. Ambientes como estos -calientes y anóxicos (sin presencia de oxígeno)- son considerados como los que mejor imitan las condiciones que se daban bajo la superficie en la Tierra primitiva. De estos estudios se evidencia que, de encontrarse actividad volcánica y presencia de agua líquida en planetas o lunas del sistema solar, estos podrían albergar algún tipo de vida. Por lo tanto, los 'black smokers' pueden ser vistos como laboratorios naturales que nos ayuden a entender el metabolismo de microorganismos en la Tierra primitiva, y por qué no, en otros lugares del Universo.

DAVID TOVAR
M.Sc. David Tovar. Codirector Grupo de Ciencias Planetarias y Astrobiología GCPA – Universidad Nacional de Colombia.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA