La Estrella, el lugar que más preocupa por contaminación del aire

La Estrella, el lugar que más preocupa por contaminación del aire

En la estación de este municipio antioqueño hay mayor concentración de partículas.

fg

La problemática es persistente e intensa en este punto de la región antioqueña.

Foto:

Mauricio Moreno /ELTIEMPO

24 de noviembre 2016 , 12:16 p.m.

Durante cinco años seguidos, Bogotá y Medellín (en zonas del suroccidente y el centro, respectivamente) han sobrepasado los niveles máximos permitidos de contaminación del aire fijados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) e incluso los establecidos por las normas colombianas, que son más laxos.

Estas dos ciudades son las que tienen peores indicadores de material particulado o PM (es decir, de elementos sólidos muy pequeños suspendidos en el aire, que afectan la salud), de acuerdo con el más reciente informe sobre el estado de la calidad del aire en el país, que el Ideam dio a conocer ayer.

Sin embargo, más allá de las capitales, es la estación del metro de La Estrella, un municipio del Área Metropolitana del Valle de Aburrá (Antioquia), la que más excede las concentraciones de PM de 2,5 microgramos, un tipo de partícula que se emite por los incendios forestales, las emisiones de escape de los vehículos y la industria.

De acuerdo con la OMS, son estas partículas las que por su tamaño representan más riesgo para la salud humana. “Incluyen contaminantes como el sulfato, los nitratos y el hollín, que penetran profundamente en los pulmones”, generando toda clase de complicaciones, precisa esta organización.

En La Estrella se llegó a calcular hasta 51 microgramos/metro cúbico (μg/m3) de partículas PM 2,5, una cifra que dobla el límite permitido por el país, que es de 25 μg/m3, y que además quintuplica el máximo estipulado por la OMS, que fija solo 10 μg/m3 al año.

El informe del Ideam calcula, además, que hubo un incremento notable en el 2015 en esta zona. De los días monitoreados, se estimó que durante 148 días se sobrepasaron los límites permitidos. En las demás estaciones del país a lo sumo esta variable se aumentó durante 17 días. La problemática es persistente e intensa en este punto de la región antioqueña.

Adicional a las pequeñas partículas 2,5, el informe también evaluó las de 10 micras (PM10), que provienen de procesos como el desgaste del asfalto, los neumáticos y frenos de los carros, las actividades de construcción, los incendios forestales y las actividades industriales.

Estas últimas, desde el 2011, se concentran especialmente en el suroccidente de Bogotá (localidad de Kennedy), la zona más afectada en todo el país. El segundo lugar lo ocupa la estación del Éxito de San Antonio, en el centro de Medellín.

En general, para todo el país, el 2014 fue el año en que más se incrementó la contaminación del aire desde el 2011 al 2015. En total, un 25 por ciento de las estaciones de monitoreo excedieron los límites permisibles de material particulado.

Néstor Rojas, director del Grupo de Investigación en Calidad del Aire de la Universidad Nacional, explica que la cuarta parte de los datos que se registraron exceden los límites nacionales. “Y ahí hay un problema: las normas del país están muy altas con respecto a los lineamientos de la OMS. Esto sí debe causar preocupación, porque este factor está causando muertes tempranas. Las cifras de los ministerios son conservadoras y se ubican en unos 6.000 fallecimientos; nuestras estimaciones arrojan números más altos, de cerca de 10.000 solo en Bogotá”.

Escaso monitoreo

Además de sobrepasar las medidas internacionales y nacionales, otro tema que preocupa respecto a la calidad del aire del país es que todavía hay muchos obstáculos para hacer un monitoreo efectivo. En Colombia solo hay 163 estaciones y el 67 por ciento de estas son manuales, es decir requieren de visitas técnicas para tomar los reportes.

"Hay que hacer un esfuerzo enorme para fortalecer las capacidades técnicas de todos los sectores para mejorar el monitoreo", explicó Ómar Franco, director del Ideam. La situación es crítica si se tiene en cuenta que ciudades como Barranquilla (Atlántico) apenas están poniendo en marcha sus redes de vigilancia.

De acuerdo con Ricardo Morales, profesor del Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental de la Universidad de los Andes, “si bien el número de estaciones es relativamente bajo, lo que creo que limita la utilidad de los datos es la dificultad para mantener equipos técnicos capacitados y bien financiados para operar las estaciones de forma óptima.

Por ejemplo, solo un porcentaje bajo de estaciones miden PM2,5 ,a pesar de que se sabe que es la fracción que mayor impacto tiene sobre la salud”.

Minería en las regiones

Más allá de Bogotá y Medellín, el informe del Ideam alertó que las concentraciones de contaminantes también se presentan en las zonas mineras de Ráquira (Boyacá) y Cesar.

De igual manera, es preocupante que pese a su crecimiento de los últimos años, ciudades como Riohacha (La Guajira), Soledad (Atlántico), Cartagena (Bolívar), Sincelejo (Sucre), Apartadó (Antioquia), Barrancabermeja (Santander) y Villavicencio (Meta), todavía carezcan de sistemas de vigilancia de la calidad del aire que respiran sus ciudadanos.

Laura Betancur Alarcón
Redactora de EL TIEMPO

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA