Científicos piden que recursos de ciencia no se inviertan en vías

Científicos piden que recursos de ciencia no se inviertan en vías

El llamado lo hace la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Científicos piden que recursos de ciencia no se inviertan en vías

De acuerdo con Enrique Forero, 1,1 billones de pesos para la ciencia serían destinados en la construcción de carreteras terciarias.

Foto:

Jaime Moreno

22 de febrero 2017 , 02:37 a.m.

Enrique Forero, presidente de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, se manifestó sobre dos puntos que, en la actualidad, generan gran preocupación dentro de la comunidad científica del país: por un lado, el desfinanciamiento que sufriría la ciencia si, como lo propuso el presidente Santos el pasado 28 de enero, los gobernadores destinan el dinero de las regalías que no se ha ejecutado para proyectos de ciencia, tecnología e innovación, en el desarrollo de vías terciarias.

En total, estos recursos ascienden a 1,1 billones de pesos, y son el 10 por ciento que de lo recaudado por el Sistema General de Regalías. Actualmente, esa cantidad se encuentra congelada por los gobernadores, quienes no la asignaron a investigaciones en sus departamentos.

A esto se suma, según Forero, que el presupuesto de Colciencias ha disminuido de 427 mil millones de pesos, en 2013, a 276 mil millones en el 2016. Del total de ese dinero, dice el académico, el 70 por ciento está comprometido en becas doctorales y de maestrías. “La ciencia está sufriendo mucho por esta desfinanciación”, asegura.

El segundo punto es la creación del Sistema Nacional de Educación Terciaria (SNET), el cual, según Forero, pone en riesgo el modelo actual de educación superior, pues se privilegia la formación para el trabajo sobre la producción de conocimiento. De acuerdo con Forero, ambas movidas estarían siendo impulsadas por el Gobierno por la vía del Fast Track.

¿Qué implicaciones tiene que esos 1,1 billones de regalías se destinen en carreteras terciarias?

Lo quiere hacer el Presidente, por la vía del fast track, tiene unos efectos muy graves, por varias razones. La primera es que continúa desfinanciando a la ciencia. Estábamos ilusionadísimos cuando se dijo que el 10 por ciento de las regalías iba para ciencia y tecnología, pero como eso se pasó a los departamentos, no funcionó. Esperábamos que esa plata fuera a Colciencias y se manejara como un fondo; llevamos dos años pidiendo que se modifique la ley para que esto funcione mejor, nunca se hizo y ahora sí se puede hacer para meter ese 1,1 billones en carreteras terciarias. La conclusión de esto es que la ciencia y la tecnología no ocupan un lugar prioritario en la mente del gobierno.

¿Qué proponen ustedes?

Que se cambie la forma en la que se presentan los proyectos y en la que se decide cuáles proyectos son financiados. La academia debe participar, no pueden ser solo los gobernadores y sus asesores quienes decidan. Colciencias, como el ente rector de la ciencia y la tecnología en el país, debería ser el que decida qué proyectos van y cuáles no. También necesitamos que se revise la burocracia y que sean los científicos quienes ayuden a definir los proyectos pensando en un contexto nacional y no en uno departamental, que es lo que pasó.

El Gobierno estaba trabajando en un Conpes de ciencia y tecnología. ¿Qué pasó con eso?

Parece que la razón por la que no se aprobó fue la falta de plata. Entiendo que Gina Parody, cuando era ministra de Educación, y Yaneth Giha, cuando estaba en Colciencias, dijeron que no firmaban mientras no hubiera plata.

Ustedes propusieron la creación de un ministerio de ciencia, pero, ¿ahora en el Congreso hay una iniciativa para que se cree el viceministerio de Ciencia dentro del Mineducación?

Nuestra propuesta es que haya un ministerio de ciencia y tecnología, por dos razones principales: que haya un vocero en el consejo de ministros, porque Colciencias no lo es en este momento y, segundo, para que la ciencia y la tecnología entren a ser parte del vocabulario de la sociedad, como pasó cuando se creó el del Minambiente, y los temas medioambientales empezaron a ser una preocupación nacional.

¿Cuál sería la idea?

El representante a la cámara Iván Darío Agudelo, del partido Liberal, nos dijo que era imposible crear un ministerio, que era mejor crear un viceministerio dentro del de educación y eso nos enfrió totalmente porque deja a la ciencia como una cenicienta. Desde ya debemos empezar a preparar explicarles a los candidatos a las elecciones por qué es importante la ciencia y la tecnología.

¿Qué es lo que les preocupa del SNET?

El SNET es algo que el Gobierno viene impulsando desde que Gina Parody era la ministra de educación y que modifica el modelo de educación superior de un plumazo. La noticia que nos puso nerviosos, ya con Yaneth Giha en el Mineducación, es que Sena y el Mintrabajo van a presentar, por la vía del fast track, el SNET, con todas las objeciones que se le han hecho.

¿Cuáles son esas objeciones?

Nos llama la atención que están tratando de convertir al Sena en una universidad y se empezarán a dar maestrías técnicas y tecnológicas sin todo el proceso y preparación necesaria para obtener una maestría. Esto cambia el sistema de calificación de la calidad y ¿para qué dañar lo que funciona? El Sena ha sido una entidad ejemplar en América por su trabajo preparando técnicos y tecnólogos. Reconocemos que las universidades deben mirarse a sí mismas para adaptarse a los tiempos modernos y reinventarse también, pero no a partir del fast track. Nosotros creemos que la educación debe ser un sistema, desde el preescolar hasta la educación superior.

Gina Parody era una gran defensora del Sena y estaba convencida de la importancia de impulsar la educación técnica y tecnológica en el país…

Todos entendemos que se necesitan personas con determinadas características para responder a problemas de la industria y esto es algo que el Sena está haciendo, pero las universidades están para producir conocimiento nuevo, vital para salir del atraso. El progreso del país depende de una gente muy bien preparada y proponemos que se creen más institutos de investigación como Cenicafe, Cenicaña, Cenipalma y Corpoica. Tenemos uno de los países más ricos en biodiversidad y los técnicos y tecnólogos no pueden aprovecharlo fácilmente, mientras que los científicos sí.

NICOLÁS BUSTAMANTE HERNÁNDEZ
@nicolasb23

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA