¿'Verdes' por Trump? / Análisis

¿'Verdes' por Trump? / Análisis

Análisis de Peter Singer sobre la posible elección de Donald Trump y el cambio climático.

fg

ImageDefault

Foto:

ul

06 de noviembre 2016 , 11:03 p.m.

Soy un ‘verde’. Dos veces fui candidato de Los Verdes Australianos a una banca en el Parlamento Federal de Australia. Pero mañana, 8 de noviembre, todo lo bueno que ha hecho el movimiento político ‘verde’ desde su fundación puede llegar a ser contrarrestado por el Partido Verde en Estados Unidos si Jill Stein, su candidata a la presidencia, logra la elección de Donald Trump.

Ya hemos pasado por esto. En 2000, Al Gore se hubiera convertido en presidente si hubiera ganado en Florida. George W. Bush ganó en ese estado por 537 votos, mientras que 97.241 floridanos votaron por Ralph Nader, el candidato ‘verde’. Nader escribió más tarde en su sitio web: “En el año 2000, las encuestas a boca de urna informaron que el 25 por ciento de mis votantes hubiera votado por Bush, el 38 por ciento hubiera votado por Gore y el resto no hubiera votado en absoluto”. Si dividimos de esa manera el voto de Nader, sin él en la contienda, Gore hubiera ganado en Florida por más de 12.000 votos.

(Además: El mundo aplaude acuerdo de Kigali para luchar contra cambio climático)

Antes de las elecciones, un grupo de exactivistas a favor de Nader publicó una carta abierta solicitándole que pusiera fin a su campaña. “Queda claro ahora”, escribieron “que bien podría darle la Casa Blanca a Bush”. Nader se negó, afirmando que no había diferencias significativas entre los candidatos de los dos partidos principales.

Sabemos cuán equivocado estaba. Sin la candidatura de Nader, EE. UU. hubiera elegido al mayor defensor de la acción urgente contra el cambio climático de todos los tiempos para ocupar la presidencia. Ya en 1992, en su libro ‘La Tierra en juego’, Gore había promovido esa agenda.

Además, como vicepresidente, Gore firmó, en nombre del gobierno de Bill Clinton, el Protocolo de Kioto, el primer esfuerzo internacional serio para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero. Bush, por el contrario, rechazó las investigaciones científicas sobre el cambio climático, retiró la participación del país del Protocolo de Kioto y durante ocho años tiró abajo los esfuerzos internacionales para solucionar el problema.

Bush también tomó otras decisiones desastrosas, por supuesto, la más destacada fue la invasión no provocada e innecesaria de Irak. El mundo todavía sufre dificultades por las consecuencias de la desestabilización de esa región.

Después de eso, podrían haber pensado que nadie intentaría decir que “no hay diferencia” otra vez, ¡ciertamente, no en la elección entre Donald Trump y Hillary Clinton! Después de todo, Clinton no solo sería la primera mujer presidenta de EE. UU., también ha hecho campaña por mucho tiempo a favor de las mujeres, el seguro de salud y el control de las armas. Al aceptar la nominación del Partido Demócrata, dijo: “Creo en la ciencia, creo que el cambio climático es real”.

(Además: La humanidad ya se gastó los recursos naturales del 2016)

Por el contrario, Trump tuiteó: “El concepto del calentamiento global fue creado por y para los chinos, para que las manufacturas estadounidenses dejaran de ser competitivas”. Después dijo que la afirmación había sido un chiste; pero también ha dicho –no en un tuit, sino en un importante discurso sobre la política económica– que “cancelaría el acuerdo climático de París” y “detendrían todos los pagos de dólares con impuestos estadounidenses para los programas de la ONU contra el calentamiento global”.

Sin embargo, increíblemente, Stein suena exactamente como Nader en el 2000. Cuando se le preguntó si la perspectiva de la presidencia de Trump es igual a la de Clinton, respondió, “ambas llevan a lo mismo”. Luego dijo que los demócratas “tienen mejor publicidad... pero son igual de catastróficos”. Para apoyar su afirmación, agregó: “Tan solo miren las políticas sobre cambio climático de Obama”.

Estoy mirando. Y las políticas sobre cambio climático de Obama son muy superiores a las de Bush. Las políticas de Obama hicieron posible el acuerdo climático de París que se logró en diciembre pasado (ciertamente no es suficiente, pero es mucho más de lo que probablemente vaya a hacer Trump).

(También: Revelan la fecha en la que comenzó el calentamiento global)

Considerando que los republicanos son mayoría en el Congreso, Obama obró bien. ¿Se repetirá la historia? Sospecho que Trump sería un presidente aún peor que George W. Bush, así que espero que no. Pero Stein está en las boletas de Florida y Ohio, dos grandes estados que podrían decidir la elección. Una encuesta reciente le asigna el 3 por ciento de los votos, suficiente como para lograr una diferencia en cualquiera de esos estados.

Hago un llamado a los líderes de los partidos ‘verdes’ de todo el mundo para que pidan a Stein que retire su nombre de las boletas en los estados en que probablemente la elección será cerrada. Si no lo hace, deben pedir a los votantes que, solo en esta elección, no voten al Partido Verde. Hay demasiado en juego.

PETER SINGER
© Project Syndicate
* Peter Singer es profesor de bioética en la Universidad de Princeton y profesor laureado en la Universidad de Melbourne.
Melbourne.

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA