Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Colombiano impulsa proyecto de equidad para la niñez

Por: |

Un proyecto que cambia vidas

Rodrigo Arboleda es colombiano y dice que le ha sido más difícil dar a conocer el programa en su país que en otras culturas. Rodrigo Sepúlveda

Rodrigo Arboleda explica la iniciativa 'One laptop per child', para la educación en el mundo.

Entregar computadores a niños en países en vía de desarrollo y en edad de escuela primaria es la primera etapa de un modelo de educación que One laptop per child (Un computador por niño) pretende masificar. El colombiano Rodrigo Arboleda está al frente de la fundación sin fines de lucro que ya ha logrado llegar a Uruguay, donde todos los niños en primaria pública tienen hoy un computador.

¿Cuál es el objetivo de 'One laptop per child'?

Nuestro proyecto no es de computadores ni tiene como fin el computador, este es más bien un vehículo. Este es un proyecto de equidad social y de cambio de paradigma de educación, donde tratamos de empoderar a los niños para que ellos mismos se conviertan en los arquitectos de su propio destino. Allí el maestro es más un facilitador que un maestro tradicional.

¿Cuánto cuesta un computador de estos?

Están en este momento alrededor de los 200 dólares, dependiendo de la memoria con la cual sea solicitado.

¿Por qué entregar un PC a quien quizá no cuenta con los servicios básicos?

Si cambiamos la palabra computador por la palabra educación, la respuesta se hace un poco más fácil de entender, porque este es el vehículo más importante que va a existir de aquí en adelante para educar. No se puede esperar a que resolvamos los problemas de salud, vivienda o alimentación para poder arrancar en ese momento el proyecto de educación. Hay que hacerlos todos al tiempo, dentro de un equilibrio sano porque, a la hora de la verdad, lo que resuelve todos los problemas es la educación.

¿Cómo logran aquí el control de la información que circula por toda la red?

Los filtros normales de pornografía y demás van inherentes en la manera como se accede a la red. Pero también contamos con un diario automático que el niño no puede modificar, donde todo lo que se le hace al computador queda registrado: cuántos minutos pasó, en qué programa y haciendo qué.

¿Requieren el apoyo de los gobiernos para funcionar?

Tenemos tres opciones, pero la ideal es cuando las tres fuerzas vivas de un país, Gobierno, sector privado y ONG, trabajan en una alianza público-privada.

¿Se adapta cada computador a la cultura del país en el que es distribuido?

Obviamente. Lejos de querer imponer una metodología de estudio o de aprendizaje, lo que hacemos es adaptarnos, y más aún con las poblaciones indígenas: lejos de querer acabar con sus culturas, lo que pretendemos es proyectarlas hacia el futuro. Hemos ido a trabajar con los docentes, con los dirigentes locales, con los padres de familia y con algunos estudiantes para asegurarnos de que el proyecto será bien aceptado.

¿Cómo va el proceso aquí?

En los próximos días, Itagüí será el primer municipio en toda Colombia que va a tener un computador para cada alumno de primaria. Es la primera vez que logramos romper el hielo. Ha sido muy difícil, probablemente no hay profeta en su tierra... También llegamos a La Macarena. Pero también hay casos de filántropos del sector privado o asociaciones como Asocaña, con quien próximamente llegaremos al Valle del Cauca. El Gobierno Nacional hizo un esfuerzo a través del Ministerio de Educación de proveer conectividad a las escuelas. Con una sola señal que llegue a la escuela, nosotros trabajamos por medio de wi-fi y lo único que hay que instalar son repetidoras internas dentro del plantel.

¿Qué resultados han obtenido desde que iniciaron?

Hemos visto que la deserción escolar se ha reducido a la mitad en lugares a donde hemos llegado con el computador; las horas que se están pasando en la escuela han aumentado un 50 por ciento; la violencia escolar y en la casa ha descendido. Lo que estamos tratando de crear es un nuevo perfil de ciudadano que verdaderamente sirva para afrontar los retos del siglo XXI, dirigido hacia la propiedad intelectual y no hacia los commodities. Para eso se necesita un perfil de cerebro de creador, de explorador, de inventor, muy diferente al que hemos creado hasta ahora, y eso se logra con este tipo de aplicaciones de programas que tenemos, esa es la gran diferencia entre el tipo actual versus el tipo anterior de educación.

Herramientas

Publicidad

Paute aquí

Patrocinado por:

ZONA COMERCIAL

Paute aquí

Reportar Error

¿Encontró un error?

Para eltiempo.com las observaciones sobre su contenido son importantes, permítanos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de la Casa Editorial El Tiempo (CEET). Por favor, incluya su nombre y correo electrónico para informarle del seguimiento que le hemos dado a su observación.

Los campos marcados con * son obligatorios.

*
*
*

Respuesta

Recordar clave

Recordar clave

Por favor, escriba la dirección de correo electrónico con la cual se registró.