Desarrollar videojuegos, un sueño rentable

Desarrollar videojuegos, un sueño rentable

Creadores de estudio de videojuegos colombiano narraron su camino hacia el éxito.

Brainz

Alejandro González y Jairo Nieto, creadores de Brainz, la primera desarrolladora de videojuegos colombiana en ser adquirida en el extranjero.

Foto:

El Tiempo

31 de mayo 2018 , 02:59 p.m.

El desarrollo de videojuegos es un sector en crecimiento y consolidación. En Latinoamérica el panorama había estado concentrado en Argentina, Brasil y Chile, pero en los últimos 8 años estudios de países como Colombia, Perú, Uruguay y México han entrado en la competencia. Incluso, el desarrollo de videojuegos hace parte del ‘cluster’ de emprendimiento de industrias creativas, promovido por la Cámara de Comercio de Bogotá

Brainz, creada por dos colombianos en 2010, es la primera desarrolladora de videojuegos del país en ser comprada en el extranjero. La adquisición la realizó el estudio creativo estadounidense Jam City, que se encuentra entre el top 10 en EE.UU. y fue fundado por los mismos creadores de MySpace. La firma es reconocida por el desarrollo de juegos móviles en alianza con marcas icónicas como Harry Potter, Family, Guy, Marvel Avengers y Futurama, entre otros.

La operación, cuyo monto no fue revelado por cláusulas de confidencialidad, también marca un hito en el sector de los videojuegos en Latinoamérica, donde no se realizaba una operación a esa escala desde el 2011.

Tanto las 20 personas del equipo como los activos y creaciones del emprendimiento colombiano fueron vendidos. Ahora, los colombianos, como Jam City Bogotá, se centrarán en terminar su nuevo juego de estrategia para móviles, llamado World War Doh, que será lanzado a finales del 2018.

En entrevista con EL TIEMPO, Alejandro González y Jairo Nieto, confesaron que destacar en la industria no es una tarea sencilla, pero sí muy gratificante.

¿Cómo lograron atraer la atención de la firma estadounidense?

Ellos entienden el valor cultural de una perspectiva distinta a la norteamericana dentro de su ecosistema, sobretodo en la parte creativa y artística de los juegos. El trabajar con estudios fuera de EE. UU., como nosotros, les brinda una posibilidad de empezar a romper fronteras y empezar a llevar contenidos a Asia, Europa y Latinoamérica. Dentro de su estrategia de expansión, Jam City desea generar propiedades intelectuales propias que puedan explotarse en otros medios además de los videojuegos como lo son las películas o las series televisión. Esa fue una de las razones para comprar Brainz, porque nosotros creamos propiedades intelectuales originales y además estamos explorando un género nuevo para ellos que es el de estrategia y aventura, que complementa su portafolio.

Las industrias creativas y el desarrollo para móviles llama cada vez más la atención ¿Cómo ven el ecosistema estando ya del otro lado?

El ecosistema de consumo móvil ha venido en un proceso de consolidación muy fuerte. Cuando nosotros arrancamos a desarrollar videojuegos en 2010, en ese momento las tiendas de aplicaciones eran relativamente nuevas y las técnicas para monetizar los juegos eran más sencillas.

Uno de los retos más difíciles es lograr sobresalir. El ecosistema ha crecido tanto que se ha complicado. Que te encuentren a ti y a tu juego es como encontrar una aguja en un pajar. Se lanzan miles de juegos todos los días.

Sin embargo, si uno mira el ecosistema de la región, Colombia es un jugador relativamente fuerte. Si bien hace ocho años éramos nuevos en la industria, el emprendimiento se ha incentivando y se ha apoyado el desarrollo de videojuegos. Hay muchos emprendimientos en Colombia que han logrado crear productos de alta calidad.

Uno pensaría que desde Latinoamérica es más difícil lograr el éxito por no tener un acceso directo a Apple o a Google y sus tiendas, pero la forma en la que ellos operan es por editoriales regionalizadas. En lo local se tienen buenas posibilidades. No deja de ser un mercado muy competido y difícil, pero la región tiene facilidades. Apple y Google tienen personas que buscan contenidos hechos aquí para destacarlos en Latinoamérica.

Entonces, antes parecía más fácil ¿Cuáles son los retos ahora?

En 2010 se podía entrar al mercado con una muy buena idea y una buena ejecución. Eso era suficiente para tener éxito porque en gran parte el peso recaía en el desarrollo.

Hoy, la mayoría de los usuarios que llegan a los juegos lo hacen por publicidad. Cada vez existen jugadores más grandes en el mercado con un mayor presupuesto, lo que hace que los precios de la publicidad aumenten. Lo que antes un indie tenía para gastar en publicidad en el mercado en móviles, ya no es suficiente. Ahora una sola buena idea no es suficiente.

Por otra parte, los productos y los jugadores se han sofisticado. El usuario espera una cantidad de cosas de los juegos que no necesariamente hacen parte del desarrollo de la trama o contribuyen a la experiencia central del juego, pero hacen parte de la experiencia completa del jugador. Algunos casos son la sincronización de dispositivos, las notificaciones, la integración con redes sociales. Desarrollar eso cuesta dinero y tiempo.

¿Cuál es la clave para crear un buen juego?

Los juegos se tratan de una experiencia incompleta. A diferencia de un libro, que cuando sale ya está terminado, el juego está esperando al usuario para vivir la experiencia, para mejorarla y ajustarla sin perder el objetivo del inicio.

Los juegos tienen que ser divertidos, suena obvio, pero en ocasiones los desarrolladores no nos hemos asegurado que lo sean. Puede ser el juego más completo y perfecto en papel, pero en su ejecución no. Para que algo sea divertido debe tener un buen concepto, una excelente ejecución y tiene que ser visualmente agradable. Un buen juego requiere un equipo multidisciplinario y recordar que sin importar si son dos o 40 se compite en las mismas condiciones. Al final, nadie va a tener compasión porque el juego sea de tres desarrolladores en un garaje en Bogotá.

¿Cuál es el perfil de los jugadores colombianos en móviles?

Los teléfonos móviles cambiaron completamente el panorama del entretenimiento en el planeta. Lograron la creación de 'gamers' que ni siquiera se consideran como tal. Una mamá que juega Candy Crush seis horas al día, puede decir que no lo es, pero en realidad se dedica a ello tanto como el tipo que juega en su consola o computador. Esa mujer ya sabe cuántas veces se le renuevan los corazones al día y el juego hace parte de sus rutinas. El celular se presta mucho más a los hábitos de un adulto que trabaja, que tiene responsabilidades y espacios de tiempo muy reducidos para jugar.

Las sesiones de juego, no solo en Colombia sino en el mundo, son muy cortas, de 3 a 7 minutos. Una partida en consola puede tomar unos 40 minutos y en computador, las más cortas son de 15 a 20 minutos.

Parte del reto para quienes diseñamos videojuegos en móviles es crear una experiencia satisfactoria en esos 3 o 5 minutos o menos.

Si nos fijamos en las listas de tops de videojuegos en Colombia veremos que resultan muy similares a las de EE.UU. Pasa lo mismo en el cine.

Aunque hay apuestas regionales, en videojuegos todavía no ha habido ese fenómeno en el que un artista local tiene un espacio significativo dentro de la balanza. Creo que todavía no existe esa concepción de origen entre nuestros compatriotas.

LINDA PATIÑO@Linndapc

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.