La era de los asistentes inteligentes apenas está comenzando

La era de los asistentes inteligentes apenas está comenzando

‘Viven’ en su celular y, pronto, en su casa y su carro. Se comunican por voz, texto o imagen.

Asistentes inteligentes

Hoy, gracias a nombres como Siri, Alexa o Cortana, controlar el teléfono o el carro con comandos de voz no solo es posible, sino habitual.

Foto:

123RF

23 de abril 2017 , 12:01 a.m.

Probablemente muchos no lo recuerden, pero hubo una época en que las series y las películas de ciencia ficción eran el único lugar en el que gente cuerda podía salir hablando con su reloj, televisor o su carro. Probablemente Michael Knight nunca lo pensó, pero K.I.T.T. (no el carro, sino la inteligencia artificial a bordo) predijo el futuro.

Hoy, gracias a nombres como Siri, Alexa o Cortana, controlar el teléfono o el carro con comandos de voz no solo es posible, sino habitual. De allí que hablar de los albores de la era de los asistentes inteligentes parezca tardío. Pero en realidad es bastante preciso si se considera que quizás hasta ahora hayamos visto apenas una fracción de lo que estos sistemas pueden llegar a hacer.

En un futuro más o menos cercano, los asistentes de voz podrían evolucionar hacia entidades virtuales casi omnipresentes, que habiten varias plataformas y acompañen casi cualquier aspecto de la vida.

Pero la cosa no para ahí: así como podrían moverse de su celular a su teléfono, o de su nevera a su televisor, también podrán ‘hablarle’ y entender lo que usted desea decirles en mensaje de texto o incluso imagen, juzgando cada interacción en virtud de factores como la hora, la ubicación y sus hábitos de uso. Si usted dice: ‘Pídeme un taxi’, procederán a hacerlo. Pero si quien da la misma orden es un niño, probablemente la respuesta sea: ‘Preguntémosle a tu papá’.

Es difícil encontrar una marca mayor del panorama tecnológico que no tenga algún desarrollo en este renglón, o esté trabajando en uno. Apple pegó primero con Siri, que es probablemente el asistente inteligente más conocido. Amazon tiene a Alexa, que se ha beneficiado del vasto ecosistema de la firma y es capaz de interactuar con múltiples servicios. Microsoft tiene a Cortana e incluso Facebook anunció su propio asistente, llamado ‘M’.

Google también creó su asistente, que, con el poco original nombre de ‘Assistant’, es una poderosa herramienta en virtud de la variedad de servicios que provee su casa matriz. Lo que le falta en originalidad al nombre le sobra, por tanto, en campo de acción, pues se integra sin problemas a su lista de contactos, calendario, galería de fotos y tienda de aplicaciones.

Uno de los más recientes en subirse al bus de los asistentes de voz es Samsung, que dotó a su recientemente lanzado Galaxy S8 de un asistente llamado Bixby, que se beneficia de los desarrollos de Viv, la firma detrás del diseño de Siri, que fue adquirida por la surcoreana el año pasado.

La ‘explosión’ de asistentes inteligentes obedece a los avances en dos ramos principales: el del aprendizaje automático y el de reconocimiento de voz. En el primer apartado, de los rudimentarios sistemas de hace diez o 15 años, las tecnológicas han pasado a sistemas que, aunque no sean infalibles, han alcanzado un alto grado de precisión. En el futuro, combinados con las ubicuas cámaras de video, prometen ser capaces de seguir la fuente de un sonido y, algún día, apoyarse en la lectura de labios.

A eso se le suman las capacidades de análisis contextual de las que Samsung asegura hará gala Bixby. Si la promesa que representa este desarrollo se concreta, podría ser capaz de tomar parte en –o incluso iniciar– conversaciones en diversos formatos, y ‘entender’ a qué se refiere su usuario, incluso si usa el lenguaje más coloquial.

De acuerdo con Samsung, usted puede hablarle a Bixby en cualquier momento y ‘el entenderá el contexto de su solicitud, de acuerdo con la hora, el lugar, la persona que habla y hasta las aplicaciones en uso en el teléfono”. Lo mejor es que no parece que Bixby sea el ‘hijo’ de Viv, la compañía creadora de Siri, adquirida por Samsung el año pasado. Ya sea que sus capacidades (de las que hemos visto apenas muestras) se integren a Bixby o den lugar a un asistente nuevo, es mucho lo que queda por esperar.

El último en llegar es Facebook. ‘M’ funcionará en la aplicación de mensajería Messenger y se enfocará en dar sugerencias a los usuarios de “acciones útiles”, dijo Facebook en su blog. Entre las acciones que puede ejecutar se encuentran sugerencias de ‘stickers’ para interacciones cotidianas como “gracias” o “adiós”; la posibilidad de compartir su ubicación; ayuda para coordinar planes entre un grupo de personas; hacer una encuesta en conversaciones grupales para ayudar a tomar una decisión sobre un tema y sugerencias sobre aplicaciones de transporte como Uber cuando se está hablando de ir a alguna parte.

En ese competido paisaje, Siri parece haberse quedado atrás. Apple parece haber notado lo inconveniente de mantener su icónico asistente como un territorio cerrado y por eso el año pasado lo abrió a desarrolladores externos, con la esperanza de que de ellos surjan nuevos usos y capacidades.

Hasta entonces, Siri no coexistía ni cooperaba de manera natural con otros recursos, pero eso comenzó a cambiar con su nueva interfaz de programación. Gracias a ese cambio, la variedad de cosas que Siri puede hacer hoy incluye búsquedas de imágenes, ejecución de juegos y ciertas aplicaciones y hasta órdenes relativamente complejas como “Busca la mejor peluquería” o preguntas como “¿Está mi hija en casa?”.

‘El cielo es el límite’

De ahí para allá, el cielo es el límite. En un escenario hipotético que no está tan lejano como usted puede pensar, usted podría pedirle a su asistente: “Mira si Karen y Sebastián están libres para cenar mañana”. El sistema inteligente de su celular comenzaría entonces por determinar a cuál Karen y cuál Sebastián se refiere, usando para eso su historial de conversaciones. En caso de duda, acudiría a usted para resolverla. Luego de chequear por usted la disponibilidad de mesas en su restaurante favorito (basado en sus calificaciones o en sus ubicaciones recientes), su asistente contactaría a los de los mencionados Karen y Sebastián para encontrar un espacio libre en sus calendarios. Al hallar una franja nocturna (porque entiende que es una cena), haría la reservación y enviaría los detalles a los tres, por ‘e-mail’.

No estamos ahí. No todavía. Pero sin duda nos acercamos a gran velocidad. Viv ya trabaja en un sistema capaz de cumplir órdenes como: “Envíale a mamá la última novela de Vargas Llosa para cumpleaños”. Esa orden es todo lo que necesita, pues, como diligente trabajador, sabe dónde hallar la información que hace falta para cumplirla. Si necesita algo más, puede hacer una búsqueda en Google, y asunto arreglado.

Todo esto, afirman los expertos, va a crear un problema del que nadie tuvo que ocuparse antes (bueno, tal vez Michael Knight). La ilusión de estar interactuando con una personalidad ‘real’ puede llevar a ciertas personas a desarrollar relaciones de apego o incluso afecto por sus asistentes.

A medida que se perfeccionen sus todavía numerosas fallas, puede que resulte que no fue ‘El auto fantástico’, sino ‘Her’, quien mejor predijo el futuro que nos espera.

WILSON VEGA
Editor de Tecnología

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA