El huraño encanto de las ‘anti-redes sociales’

El huraño encanto de las ‘anti-redes sociales’

Hay recursos digitales que prometen ayudar a evitar el contacto indeseado con otras personas.

Redes antisociales

Estas redes no usan la información para conectar personas, sino para alejarlas.

Foto:

123RF

22 de octubre 2017 , 11:38 p.m.

Poder evitar a otros es lo que une a quienes usan aplicaciones como Avoid Humans, Cloak y Hell is Other People. Estas redes no usan la información para conectar personas, sino para alejarlas.

Una mide el volumen de personas en restaurantes y bares para evitar aglomeraciones. Otra evita que se cruce en la calle con su jefe, su acreedor o su expareja. La otra, aunque hace algo similar, le muestra en un mapa las ‘zonas seguras’ por las que puede estar tranquilo de no ir a encontrarse a nadie indeseado.

Para los expertos, la existencia de estos recursos no es un acontecimiento extraño, sino la simple progresión del fenómeno que mueve a todas las redes: Así como hay unas para reunir a fanáticos del manga, del vino o de los zapatos, era de esperar que aparecieran otras que apelaran a quienes quieren evitar a los demás.

Así lo afirma Alejandra Quintero, directora del programa de Comunicación Social de la Corporación Unificada Nacional (CUN), quien considera que el uso en exceso de Facebook, Twitter y otras redes ha producido una disminución en la socialización presencial.

“Existe la necesidad de tomar fotos a lo que comen y hacer check-in a donde van. Es mostrar su ‘felicidad’ a otros. Pero compartir el día a día con una comunidad que da un ‘me gusta’ no quiere decir que se esté realmente conectado”, argumenta la experta.

Esclavos del celular

En ese sentido, las redes ‘antisociales’ son la cara oculta de una misma moneda, pues responden a cómo se usan las plataformas sociales habituales. Según Quintero, se da al usuario la decisión de a quién ver o a quién no, pero se responde a la misma realidad: “Estar esclavizados al celular para que nos diga qué hacer. En este caso, para que diga por dónde no ir”.

Pero, aunque su fin no sea conectar con otros, sino todo lo contrario, no por eso estas redes dejan de ser expresión de la naturaleza humana. Así lo explica Jorge Cubides, director del diplomado en TIC para la Comunicación de la Universidad de La Sabana: “Las personas no se reducen a socializar, sienten la necesidad de apartarse del mundo en ciertos momentos”.

Las personas no se reducen a socializar, sienten la necesidad de apartarse del mundo en ciertos momentos

Para el experto, la posibilidad de encontrarse en la calle a una persona no deseada es pequeña, y en ese sentido estas redes representan una paradoja porque “tienden a ser modelos de negocio basados en esa sensación asocial, pero que al final venden sus datos. Probablemente, esas redes ‘antisociales’ nacieron para generar un modelo que la gente no creía que pudiera existir”.

Cubides asegura que las redes sociales más exitosas buscan ocultar que en realidad no somos tan sociales, porque al fin y al cabo son negocios basados en atraer multitudes. “Las redes sociales, como modelos de inversión, necesitan a personas y sus contenidos para analizar la información y negociar. No quiere decir que las redes sociales sean malas, sino que les interesa que todo sea masivo”, explica.

Quintero considera que “la privacidad en redes sociales no existe. Lo que se comparte allí se convierte de inmediato en algo público. Si se comparte la geolocalización, por ejemplo, se les da a otras personas la oportunidad de que te intercepten en el camino”.

Bien se trate de administrar la identidad digital o de evitar la ciberdependencia, estas plataformas denominadas ‘antisociales’ son innecesarias a ojos de los expertos, pues en últimas la mejor alternativa para quienes quieren alejarse de otros y darse un espacio es, precisamente, tomarse un descanso de las redes sociales.

Cloak

La “red social antisocial" llegó a tener 600.000 usuarios.

Fue desarrollada en 2014 por Chris Baker y Brian Moore y desactivada tras ser vendida.

La aplicación ofrecía la posibilidad de evitar a otros. El usuario indicaba a quiénes no quería encontrarse y Cloak usaba la localización de Instagram y Foursquare para “evitar a exparejas y compañeros de trabajo indeseables” enviando al celular una alerta cuando se hallaran cerca.

Avoid Humans

Para evitar las multitudes, usaba datos de Foursquare e Instagram e identificaba lugares con colores según la cantidad de personas. El verde mostraba los sitios poco concurridos, el amarillo aconsejaba cautela y el rojo alertaba de sitios muy atestados (“más llenos que un partido de fútbol americano, cuando el equipo de la Universidad de Texas era bueno”). También sugería ‘refugios’, es decir, sitios habitualmente tranquilos.

Hell is other people

Su nombre está inspirado en una frase del libro ‘Huis Clos’ (‘A puerta cerrada’) de Jean-Paul Sartre y su objetivo es rechazar las redes sociales. Despliega un mapa con información de Foursquare (los datos dependen por completo de esa red) para identificar con puntos naranja las 20 ubicaciones más recientes de los “amigos” del usuario, facilitando así evitarlos y definir unas ‘zonas seguras’.

LINDA PATIÑO
EL TIEMPO@Linndapc

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.