El arte de mover objetos mediante la concentración

El arte de mover objetos mediante la concentración

Estudiantes trabajan en un proyecto que permite lograrlo. Su meta: mover una silla de ruedas.

El arte de mover objetos mediante la concentraciónCon un casco, un software y una placa arduino, estudiantes de la Universidad Manuela Beltrán trabajan en un proyecto que permite lograrlo. Su meta: mover la silla de ruedas de Juan Felipe, un joven de 25 años que sufre de parálisis cerebral discinética. Inicialmente, las pruebas las realizan con un prototipo de carro pequeño.
Software para mover objetos con la mente
28 de noviembre 2017 , 11:02 p.m.

Era la primera vez que Juan Felipe Rodríguez podía jugar en un computador. Como consecuencia de la parálisis cerebral discinética que padece y que no le deja mover los brazos y las piernas voluntariamente, nunca ha podido experimentar lo que es manipular un control de una consola de videojuegos o teclear frente a una pantalla. Pero la tecnología permitió que él pudiera jugar sin tener que usar las manos: solo necesitó su cerebro para lograrlo. “Es algo sorprendente, es jugar con la mente”, dice con emoción.

Rodríguez, estudiante de psicología de la Universidad Manuela Beltrán y jugador de boccia (deporte paralímpico de precisión y estrategia), estaba probando una balaca que mide las ondas cerebrales y posibilita el control de objetos virtuales e incluso dispositivos físicos, por medio de la concentración.

En otras palabras, permite lograr mover algo con la mente. “Me voy a concentrar, mirar a la pantalla y vamos a jugar, así de simple”, afirma.

Me voy a concentrar, mirar a la pantalla y vamos a jugar, así de simple

Esta anécdota es tan solo una pequeña parte de un gran proyecto, llamado AMC Software, que lideran Luis Carlos Camacho, Diego Mayorga, Cristian Ortiz, Bryant Steven Rincón y Edward Galindo, cinco estudiantes de primer semestre de Ingeniería de Software de esta institución. Su objetivo final hacia el futuro es que Juan Felipe y otras personas en condición de discapacidad puedan mover sus sillas de ruedas usando solo la mente.

“Inicialmente, lo estamos utilizando para mover carritos pequeños, que luego van a ser sillas de ruedas que permitan a las personas con discapacidad tener un desplazamiento más libre al no requerir usar las manos o dispositivos sofisticados”, explica Ricardo Santa, docente de ingeniería de Software.

Pero ¿cómo es posible mover un objeto solo concentrándose?

El casco, que se conecta a un computador por medio de una red wifi, se encarga de recolectar las ondas neuronales y luego enviarlas como datos. Las señales son transferidas al objeto que se quiere mover por medio de una placa arduino.

“Al llegar a ciertos umbrales de concentración, esas ondas las convertimos en comandos digitales que llegan a la placa arduino, en donde se transforman en instrucciones digitales que luego permiten mover dispositivos externos”, afirma Santa.

El casco trae unas aplicaciones que trabajan con los niveles de atención o niveles de meditación; ponemos a la persona a que encuentre cuál es su forma de concentrarse: por ejemplo, pensando en un color específico, la persona una vez descubre eso tiene su cerebro entrenado, y su nivel de concentración va a subir”, agrega Bryant Steven Rincón.

Esas ondas las convertimos en comandos digitales que llegan a la placa arduino, en donde se transforman en instrucciones digitales que permiten mover dispositivos externos

Juan Felipe, quien hoy forma parte del proyecto, no solo fue su principal inspiración, sino que ha sido, según los estudiantes, quien les ha abierto la mente a un mundo de posibilidades.

Quiero que ellos piensen en grande, que puedan mover la silla, que le entreguen este software a una empresa y que monetariamente estos cascos sean accesibles a personas de estratos bajos”, dice Juan Felipe, quien utiliza una silla de ruedas que se mueve usando su mentón.

Juan Felipe

Juan Felipe, un joven de 25 años que sufre de parálisis cerebral discinética, es la inspiración de este proyecto

Foto:

EL TIEMPO

Sus metas, precisamente, siguen siendo ambiciosas. Los jóvenes quieren llegar a controlar una casa inteligente a través de la mente: desde abrir las puertas hasta prender las luces de las habitaciones. “Que una persona pueda llegar a la casa y quiera prender el televisor sin usar el control, por ejemplo; solo necesitaría la concentración”, señala Diego Alejandro Mayorga.

A pesar de los esfuerzos que requiere su desplazamiento para los trabajos de investigación, Juan Felipe seguirá participando activamente en el proyecto. “Ni siquiera es por interés propio, es porque yo sé que con esto que estoy haciendo van a crecer muchas personas. Ojalá el mundo pensara así: no en un beneficio propio, sino en trabajo en equipo”, concluye.

ANA MARÍA VELÁSQUEZ DURÁN
REDACCIÓN TECNÓSFERA
En Twitter: @Anamariavd19

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA