Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Los jóvenes que moldean el futuro de un sector creativo

Jueves 29 de septiembre de 2016
Novedades tecnología

Los jóvenes que moldean el futuro de un sector creativo

Empresas del sector TI deben formar a sus especialistas para superar falta de personal calificado.

Por:  EL TIEMPO | 

Eventos como la Campus Party, que lleva más de un año sin hacerse en Colombia, reúnen jóvenes con distintos niveles académicos con un solo interés: compartir experiencias de desarrollos de TI.

Foto: Archivo / EL TIEMPO

Eventos como la Campus Party, que lleva más de un año sin hacerse en Colombia, reúnen jóvenes con distintos niveles académicos con un solo interés: compartir experiencias de desarrollos de TI.

0

compartidos

Una joven en Sogamoso (Boyacá) estudia un técnico en sistemas y luego lo suma a la pedagogía para compartir lo aprendido con sus alumnos de colegio. Otro joven barranquillero terminó su doble titulación de Ingeniería de Sistemas y ahora hace análisis de datos para una multinacional.

Más hacia el sur, en Bogotá, dos jóvenes crearon una de las aplicaciones más populares del país para pedir taxi. Y otros dos se convirtieron en los cerebros de una empresa argentina con operación en la capital al usar algoritmos complejos para crear estrategias de mercadeo en redes sociales.

Su común denominador ha sido la formación, pero el estado incipiente de este sector trae sus retos.

Por ejemplo, Andrés Felipe Lastra, egresado de la Universidad del Norte en Barranquilla, dice que en Colombia es aún muy reciente el manejo de bases de datos ('big data') como una rama de las tecnologías de la información (TI).

“En Colombia sí se consigue empleo, pero hay áreas como la del 'big data' que, cuando tienen ofertas laborales, los requisitos son tan elaborados, piden tanta preparación, que es difícil quedarse con el puesto porque las mismas universidades aún no se han adaptado a eso”, explicó.

Por eso, Vladimir Guzmán, de Fluvip, asegura que una gran responsabilidad de las empresas es que ellas mismas formen el talento, para superar esa deficiencia del sistema educativo y “mejorar el ecosistema TI”.

La Nación ha hecho esfuerzos que los jóvenes reconocen, a través de alianzas con el Icetex para dar créditos educativos Talento Digital a programas académicos de tecnologías de la información (software, 'big data', aplicaciones, etc.) y también estímulos al emprendimiento.

No obstante, aunque sí hay empleo, no a todos los egresados de carreras TI les va bien en términos salariales. Por ejemplo, la creación de páginas web es tan común que la gente dejó de valorarlo y dejó de ser un trabajo bien pago. Quienes se especializan en esto ganan entre 1 y 2 millones de pesos. “No toman en cuenta nuestras certificaciones”, dice Lastra.

Pero para los creadores de Tappsi, la ventaja es que el mercado ya está exigiendo ese tipo de talento y las entidades educativas se amoldarán con el tiempo. Pero en un sector cambiante como este, lo mejor es que esto se haga rápido.

Estos son cuatro casos de jóvenes que han confiado en la tecnología para cambiar sus vidas y las de otros.

Tappsi: de Colombia para las ciudades

El éxito de esta aplicación colombiana llamó la atención de otra más veterana, Easy Taxi, para lograr una fusión y ser más globales.

Tappsi fue creada por Andrés Gutiérrez y Juan Salcedo en el 2012, tiene miles de conductores y más de 1,5 millones de pasajeros registrados en el país. En sus inicios, recibieron apoyo de Bancóldex y del MinTIC.

Su éxito ha sido tal que el año pasado Fast Company, una publicación de negocios, la incluyó entre las diez compañías más innovadoras de América Latina.

Gutiérrez es administrador de empresas y Salcedo es ingeniero industrial, pero aseguran que el 95 % de sus desarrolladores son colombianos y los consideran “de los mejores del continente”.

A pesar de su éxito, Gutiérrez recuerda las dificultades del inicio, entre las que estuvieron ganar la confianza de los inversionistas y de la banca y hallar un talento para el que no había demanda hace unos años, pero que hoy ya tiene mercado.

“Emprender es difícil y en Colombia más, porque no hay cultura de emprendimiento. Muchas veces se entra a una industria nueva, así que conseguir gente que ha hecho esto antes es imposible. El MinTIC nos ayudó mucho. Fue el que nos aceleró y nos hizo descubrir el modelo de negocio y saber que el negocio puede ser sostenible”, señala.

Vladimir Guzmán, el cerebro TI tras los influenciadores

Vladimir Guzmán fue reclutado por la empresa argentina Fluvip como su director de tecnología, hace 2 años. Esta firma implementa estrategias de mercadeo con influenciadores en redes sociales que a la vez monetizan su actividad. Detrás de esto hay mucho de 'big data' para medir las reacciones de los usuarios de redes sociales y buscar algoritmos para predecir sus acciones.

Vladimir, que es también un bloguero, se encarga de la infraestructura detrás de estas estrategias de la mano con Julián Vargas. “Dejamos de ser una agencia y somos una plataforma tecnológica”, dice este ingeniero de sistemas egresado de la Escuela de Ingeniería. “Tenemos unos algoritmos de 'big data' en los que analizamos la información de los perfiles de redes sociales”.

Fluvip comenzó en Argentina con desarrolladores de ese país, pero pronto vieron el potencial de Colombia. Lo difícil fue encontrar el talento.

“Al principio fue muy complejo, teníamos unos desarrolladores y se iban a otros 'start-ups' (emprendimientos). Hay mucha oferta laboral y se roban el talento, así que nos tocó tercerizar con una empresa argentina”.

Al final, decidieron que lo mejor era seguir buscando el talento en Colombia, así no tuvieran todos los conocimientos que requerían. El camino es capacitarlos, y ahora su equipo lo componen 10 desarrolladores colombianos. “Las empresas deben tener la obligación y la disposición de contratar talento joven y formarlo”, asegura. Para él, muchas de las deficiencias de los jóvenes tienen que ver con que los currículos del país no están actualizados.

“Cuando me gradué, en el 2011, las carreras estaban enfocadas en trabajos más de soporte que de desarrollo, y los lenguajes de programación que enseñaban no eran apropiados para hacer software, por ejemplo. Ya están empezando a incluirlo”, dice. Y resalta el programa Vive Digital, del MinTIC, porque dio la oportunidad para que las personas adquieran conocimiento desde cero y gratuitamente, con cursos interesantes.

‘Tengo muchas ideas y sé que me apoyarán para emprender’

Al graduarse de Ingeniería Industrial en la Universidad del Norte, en Barranquilla, Andrés Felipe Lastra se vio abocado a abandonar sus estudios de Ingeniería de Sistemas, que hacía como segundo programa, por dificultades económicas. Pero luego apareció el fondo de Talento Digital, del MinTIC, y logró graduarse. Condonó su crédito con la creación de una página web para un programa de formación de la Universidad del Atlántico, para mujeres cabeza de familia.

De todas las cosas de su carrera, lo que más le gustó fue el 'big data', un área que se dedica a la búsqueda, análisis y visualización de bases de datos. Ahora trabaja en el área financiera de una multinacional donde los datos son su fuerte.

“Es algo muy reciente aún y no hay tantas oportunidades y cuando las hay exigen una formación específica. Es una lástima porque las mejores remuneraciones están ahí. En cambio, la gente valora tan poco las páginas web, que no pagan lo que uno se merece por desarrollarlas”, explicó.

En el futuro, planea poner a cocinar una de sus ideas y convertirla en una empresa. “Creo que en Colombia sí hay estímulos al emprendimiento y no solo con financiamiento, sino con preparación académica”, anotó Andrés Felipe.

Carolina usará su técnico en sistemas para enseñar mejor

Laura Carolina Guatavita quiere tomar todo lo que aprendió en las clases del técnico en sistemas y llevarlo a los colegios de Sogamoso.

Se graduó con honores del Instituto Cenis de Colombia, en Sogamoso (Boyacá), con la ayuda del fondo Talento Digital promovido por el MinTIC. A sus 21 años, hace una licenciatura en Educación Básica y escogió la docencia de la informática como opción de grado, para que algún día todas las clases en los colegios sean digitales.

“Quisiera usar una nueva metodología involucrando la tecnología para que las clases sean dinámicas. A los muchachos les entran más los conocimientos con programas. Quisiera crear una aplicación o un software beneficioso para ellos”, dice Carolina.

Durante sus estudios aprendió a desarrollar páginas web, MEC (programas lúdicos de aprendizaje) y lenguajes de programación como HTML, Java Script y Java.

“No creo que enseñar esto en el colegio sea exagerado. Son cosas que llevan a los estudiantes a interesarse en los sistemas. Yo en mi colegio, que era técnico, aprendí Flash y bases de programación, con las que hice juegos simples”, señala la futura docente.

Ella logró que le condonaran parte de su crédito Talento Digital con el diseño de un mapa cultural y turístico de su ciudad, para la Secretaría de Desarrollo y Medio Ambiente de Sogamoso.

EL TIEMPO

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Anterior

Esta es la carrera con 98 % de empleabilidad para recién egresados

Siguiente

Taxistas de Budapest aceptan moneda virtual bitcoin como forma de pago

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad