¿Son culpables los fabricantes por el mal uso de sus productos?

¿Son culpables los fabricantes por el mal uso de sus productos?

La demanda de una pareja estadounidense, que culpa a Apple de la muerte de su hija, abre el debate.

fg

La familia Modisette responsabiliza a Apple por el accidente en el que falleció su hija. Archivo particular

Foto:

Thomas Peter / Reuters

08 de enero 2017 , 10:01 a.m.

La compañía tecnológica Apple fue demandada hace unos días por una pareja estadounidense, que culpa a la multinacional del accidente automovilístico que causó la muerte de una de sus hijas.

El incidente tuvo lugar el 24 de diciembre del 2014, cuando James y Bethany Modisette, en compañía de sus dos hijas, transitaban por una carretera del estado de Texas y fueron chocados por un hombre que en ese momento atendía una videollamada en FaceTime, a través de su iPhone.

El accidente provocó la muerte de la niña menor de la familia, de 5 años. Aunque el responsable fue acusado de homicidio involuntario, la pareja también culpa a la empresa tecnológica por no implementar en sus dispositivos ninguna función de bloqueo en aplicaciones que podrían distraer a personas que estén conduciendo.

En la demanda, la pareja argumenta que los productos de Apple tienen GPS y acelerómetros incorporados y son capaces de detectar la velocidad. Además, agregan que la empresa conocía los riesgos de usar FaceTime durante la conducción, dado que la compañía había patentado la tecnología de bloqueo en el 2008, pero hasta el momento no ha sido integrada en sus aplicaciones. La familia pide a Apple compensación por daños y perjuicios, incluidos daños punitivos y gastos médicos, pues afirma que la falla del otro conductor está relacionada con la negligencia de la compañía tecnológica.

La noticia despertó una gran polémica sobre la responsabilidad de las empresas frente a este tipo de episodios.

“En el caso de Apple, es claro el mal uso de la tecnología por el responsable del incidente. Es distinto a que haya sido algo funcional del celular o la aplicación, pero no tiene nada que ver el accidente de tránsito con el uso de la aplicación de FaceTime”, afirmó German Realpe, abogado de Ceo Cloud Seguro.

No obstante, este tipo de demandas proliferan en varios juzgados del mundo y sacuden la actividad judicial de varios países, pero en el terreno legal tienen pocas probabilidades de prosperar, según señaló Jaime Granados Peña, abogado penalista de la Universidad Javeriana.

“No hay ningún nexo de causalidad entre ese accidente y la actuación de una empresa que permite hacer una videollamada. El responsable es quien directamente infringe las normas de tránsito, pero demandar al fabricante, a mi juicio es algo abrupto porque entonces habría que responsabilizar también al fabricante del carro por permitir utilizar estos aplicativos mientras el carro está en movimiento”, dijo.

Este tipo de demandas, lejos de ser casos aislados, abundan en la sociedad norteamericana, donde en la mayoría de ocasiones los individuos aseguran tener la razón.

“Esto muestra cómo es el sistema de justicia en Estados Unidos. Allá se protege mucho más al consumidor, lo que facilita que muchas personas puedan realizar demandas de cualquier caso, así la culpa sea del usuario. Todo depende de las leyes donde se desarrolle la denuncia”, señaló Elkin Garavito, director general de Sikuani, empresa de innovación, tecnología y emprendimiento.

Lo cierto es que a mayor notoriedad de una empresa, mayor es el número de denunciantes que exigen compensaciones con cifras desorbitadas que cubran los daños causados.

En este caso, los fabricantes prefieren llegar a un acuerdo pactado entre ambas partes con tal de no perder tiempo y más dinero en una batalla jurídica que, además, podría implicar una mala reputación.

“Existen abogados especializados en gestionar estos procesos y sacarles dinero a las empresas, sobre todo si son compañías grandes y en estados donde se defiende, por encima de todo, el derecho del consumidor”, expresó Realpe.

Si bien todavía no se sabe si la demanda será admitida o rechazada por el tribunal estadounidense, el alegato sirvió para abrir el debate sobre la relación existente entre fabricante y consumidor.

“En casos tecnológicos, las empresas deben garantizar productos que cumplan estándares de servicio y calidad. Así mismo, se debe explicar el funcionamiento de un servicio y en qué ambientes tiene restricciones. Sin embargo, el usuario también tiene que responsabilizarse del uso”, concluyó Garavito.

DORIANA PRADA
Tecnósfera

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA