El sucesor del Blackbird alza el vuelo

El sucesor del Blackbird alza el vuelo

Avistamientos sugieren que el SR-72, heredero del SR-71, pasó del tablero a las pistas de prueba.

SR-72

El SR-72 es el sucesor del SR-71, un avión espía de la fuerza aérea de Estados Unidos.

Foto:

Archivo particular

10 de noviembre 2017 , 10:17 p.m.

Por fuera, la Planta 42 de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, en Palmdale, California, no luce distinta a cualquier instalación militar: hangares, pistas de aterrizaje, edificios... Pero en la zona 10, en el extremo norte de la base, hay una estructura cuadrada, sin ventanas, cuya única seña particular es un dibujo con la forma de un zorrillo que cruza los brazos.

Volveremos al zorrillo, pero, por ahora, baste decir que allí se construye, en el más absoluto secreto, el avión más rápido del mundo, llamado a romper una marca que ha permanecido invicta por más de 40 años.

El récord pertenece al SR-71 Blackbird. Probablemente usted reconozca su silueta curva, aguda, aplanada. Se trata, nada menos, que de una celebridad de la aviación, mencionado en Iron Man y que aparece (modificado) en X-Men. Incluso salió en una colección de la revista Motor.

Construido por Lockheed Martin (LM) en los 60, al día de hoy el SR-71 sigue liderando los listados de los aviones más rápidos de la historia. Diseñado para alcanzar velocidades de mach 3 (por encima de 2.200 km/h), el récord de este espía volador se alzó hasta unos increíbles 3.529 km/h. Para que se haga una idea, el Concorde volaba a 2.179 km/h.

Pero el Blackbird, oficialmente retirado en 1999, no reinará mucho más. La compañía ha confirmado que trabaja en su sucesor, el SR-72, con el cual espera inaugurar la era del vuelo hipersónico.

Muchos dicen que los espías supersónicos se quedaron sin sitio en un mundo en el que hay satélites de vigilancia y misiles teledirigidos. Pero LM, que además del SR-71 tiene en sus anales las marcas del U-2 y del F-117 Nighthawk, piensa distinto. En declaraciones a Aviation Weekly, Orlando Carvalho, vicepresidente de aeronáutica de la firma, dijo: “El vuelo hipersónico es como el stealth (que oculta las naves al radar). Es una tecnología disruptiva y nos permitirá operar a dos o tres veces la velocidad del Blackbird”. Al ser presionado sobre la cifra exacta, añadió: “Las guías de nuestra acreditación en seguridad solo nos permiten decir que es más que mach 5”.

Según eso, el nuevo amo de los cielos no solo está pensado para superar el récord del Blackbird, sino para pulverizarlo, apostando por la hipervelocidad más que por la tecnología furtiva de otras naves.

Si su velocidad de 7.200 km/h resulta cierta, podría volar a cualquier lugar del mundo en una hora.

Permítame repetir eso: Cualquier lugar del mundo. En una hora.

Los desafíos son monumentales: por encima de mach 5 el metal común comienza a fundirse, y maniobrar la nave tomaría considerable tiempo y distancia. A diferencia del Blackbird, nadie podría decir que piloteó un SR-72, porque lo más probable es que se trate de una nave no tripulada.

Pero ya no es solo un concepto. Repetidos avistamientos en las inmediaciones de la planta de Palmdale sugieren que el SR-72 ya pasó del tablero de diseño a la fase de prototipado.

La enorme altura a la cual vuela (más de 25.000 metros) hace imposible una confirmación fotográfica desde tierra, pero es probable que esté equipado para probar la tecnología de propulsión, que usa motores de ‘ciclo combinado’, en los que se uniría el poder de una turbina y el de un estatorreactor de combustión supersónica (scramjet).

El taller del zorrillo

¿Se acuerda del edificio del primer párrafo? El desarrollo del sucesor del Blackbird está a cargo del grupo de Programas de Desarrollo Avanzado, más conocido como ‘Skunk Works’. El término, que podría traducirse como ‘el taller del zorrillo’, es el que usan los ingenieros para referirse a un equipo al que se le da un grado inusitado de autonomía para perseguir objetivos ambiciosos. En su día, el Blackbird fue el máximo logro de esta división, como lo fue, en los 50, el U-2.

Sin embargo, un obstáculo nada técnico podría atravesársele al avión más veloz. Los altísimos costos del proyecto hacen que muchos pongan en duda que LM logre llevar a buen término su iniciativa.

La firma, empero, se ha mostrado confiada en su capacidad de hacer con el SR-72 lo que hace 50 años hizo con el SR-71: dejar a todos con la boca abierta y revelarle al mundo el futuro de la aviación.

Funcionaría así:

El motor convencional llevaría a la nave a romper la barrera del sonido, toda vez que el scramjet no funciona a menos de mach 1. En el diseño que se cree incorpora el SR-72, el scramjet se haría cargo solo cuando la nave alcance mach 2,2.

Es importante destacar que se trata de un salto en este campo, que nunca ha sido probado y que aunque en el tablero podría alcanzar velocidades muy superiores (piense en mach 12 o 15), sencillamente no existe hoy una nave capaz de soportarlas sin desbaratarse.

WILSON VEGA
Editor de Tecnología
Twitter: @WilsonVega

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA