Drones y sensores: así usan el internet de las cosas en el país

Drones y sensores: así usan el internet de las cosas en el país

Monitorear los ríos para actuar ante crecientes y vigilar cultivos desde la nube, algunos de ellos.

Claro - internet de las cosas

En 2020, 25.000 millones de dispositivos estarán conectados.

Foto:

123 RF

25 de octubre 2017 , 04:28 p.m.

Los carros autónomos y los electrodomésticos conectados no son algo del futuro. El internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés), que se refiere a la conexión de objetos cotidianos a la red, ya forma parte de nuestro diario vivir.

Por eso se habla hoy de hogares inteligentes en los que todo está conectado: de las luces al aire acondicionado, o de dispositivos para vestir que miden los movimientos del cuerpo durante el día.

El sector empresarial sabe bien de esta tendencia, así como de sus alcances. Andrés Sánchez, CEO de Identidad Technologies, que ofrece soluciones de IoT, dice que no exageran quienes hablan de una cuarta revolución industrial: “Las empresas que no se metan en el internet de las cosas seguramente se van a acabar, porque eso es lo que ha pasado en las tres revoluciones”.

De acuerdo con Marco Casarin, gerente general de Microsoft Colombia, los beneficios del IoT para las empresas son innumerables: optimización de los procesos para aumentar la productividad, rapidez en la toma de decisiones y reducción de costos.

Las aplicaciones que dan las empresas colombianas a estas herramientas aumentan a diario. Una plataforma como Azure, de Microsoft, es empleada por 64.000 compañías para facilitar la implementación del IoT. Google ofrece su Cloud Platform a empresas interesadas en procesar en tiempo real los enormes volúmenes de datos de los dispositivos conectados.

Un ejemplo es Lagash, una empresa de desarrollo de soluciones tecnológicas que instaló sensores en ríos como el Nare, en el Magdalena medio antioqueño, que miden el crecimiento de los caudales. “Se emite una señal que alerta sobre las posibilidades de crecimiento o de sequía. Eso se envía a la plataforma, se procesa y se lleva a un centro de datos para hacer el análisis”, explica Julián Zuluaga, CEO de la firma.

El IoT también se aplica en vehículos de transporte como los de Alpina, que cada 30 segundos recibe información de los recorridos de los automotores que recogen leche en las fincas, gracias a una solución ofrecida por la compañía Wiznez.

“Por ejemplo, detecta si se presentan excesos de velocidad, si la temperatura de la carga está por fuera del rango o si hay un recalentamiento del motor”, dice José Luis Rodríguez, gerente de Wiznez. Esta compañía procesa entre 30 y 40 registros por segundo y almacena más de tres millones de reportes diarios.

Y hasta los drones son parte de la ecuación del IoT. CNX utiliza estos vehículos aéreos no tripulados para medir cambios de temperatura en los cultivos de grandes extensiones. “Capturan distintas longitudes de onda a través de fotos. Se hace un procesamiento pixel a pixel y se pasa por un sistema de inteligencia artificial que detecta patrones”, explica Germán Medina, CEO de CNX. Con esta información, los agricultores pueden hacer planes de resiembra. “Se puede reducir hasta el 30 por ciento el consumo de agroquímicos con planes de control de maleza’, afirma Medina.

Aunque quedan retos por superar, como la seguridad y la falta de conexión en zonas apartadas, cada vez surgen nuevos desarrollos que llegan a suplir necesidades. La consultora Gartner estima que, para 2020, 25.000 millones de dispositivos estarán conectados y habrá 5,1 por persona en el mundo. Mantener el ritmo para no perderse esa ola es el reto de las empresas hacia el futuro.

¿Qué viene para el futuro en temas de IoT?

El informe ‘When Everything is Media’, publicado por el Institute for the Future, describe un mundo de ‘comunicaciones ambientales’ en un entorno que va más allá de los teléfonos. El estudio vaticina la creación de sensores inalámbricos que transmitirán información multisensorial para oler y degustar la cocina servida en otro continente.

En las próximas décadas podrá pedirle a su colchón que le cuente una historia. Los hologramas humanos serán para entonces protagonistas en las estrategias de publicidad.

ANA MARÍA VELÁSQUEZ DURÁN
REDACCIÓN TECNÓSFERA
EL TIEMPO
@anamariavd19

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA