La inteligencia detrás del supermercado sin registradoras de Amazon

La inteligencia detrás del supermercado sin registradoras de Amazon

La compañía lanzó Amazon Go, una tienda en la que para comprar solo se necesita una ‘app’.

Tienda de Amazon Go

Amazon Go ocupa una superficie inferior a 170 m² y dispone de comidas preparadas.

Foto:

Jeffrey Dastin / Reuters

27 de enero 2018 , 10:20 p.m.

Imagine un supermercado donde usted no tenga que hacer fila para pagar. Solo entra, toma su producto y se va rápidamente. Es una visión de las tiendas del futuro, pero Amazon ya la hizo realidad.

El lunes pasado, el gigante del comercio electrónico inauguró Amazon Go, una tienda, ubicada en Seattle (EE. UU.), que funciona sin cajas y en donde solo es necesario descargar una aplicación y tener una cuenta de Amazon, vinculada a una tarjeta de crédito, para adquirir un producto.

La mecánica es sencilla. Al ingresar a la tienda, cada usuario debe escanear un código QR, generado por la ‘app’, en unos módulos ubicados en la entrada, similares a los usados en los sistemas de transporte público.

Adentro hay un sistema de cámaras y sensores que siguen los movimientos de las personas e identifican cuando alguien toma un producto. Todo lo que escoja el cliente es automáticamente añadido a su cuenta virtual a través de la aplicación y el pago se efectúa unos minutos después de que el cliente sale de la tienda.

El sistema sabrá si usted toma un yogur o un paquete de galletas. Incluso, dice Amazon, la tecnología permite identificar si alguien se arrepiente de llevar un producto, pues cuando vuelve a dejarlo donde estaba, se descuenta de la factura final.

“Amazon Go es una evolución de una tecnología que existe desde hace tiempo en tiendas como Target, en Estados Unidos, donde la gente escanea por sí sola los productos. Lo nuevo es que esta tecnología utiliza cientos de cámaras para poder captar los movimientos y detectar si un producto salió o entró en la góndola. A través de la convergencia y el análisis de datos se hace el procesamiento de las transacciones y también se obtiene un montón de información para reposición y para poder analizar tendencias de compra, por ejemplo”, explica Silvina Moschini, experta en tecnologías de la información e internet.

Pero ¿cómo funciona exactamente esta tecnología?

Las cámaras, que están en el techo, y que cubren cada centímetro cuadrado de la superficie desde diferentes ángulos, hacen uso de lo que se conoce como visión computarizada, que se refiere a los procesos que permiten que una máquina pueda interpretar las imágenes que recibe para reconocer el tipo de objeto y su posición.

La información es enviada a un centro de procesamiento y, gracias al uso de técnicas de aprendizaje profundo, el sistema genera un patrón de identificación de cada persona, que puede tomar en cuenta diferentes aspectos físicos como la vestimenta, por ejemplo, para seguir todo su recorrido.

De esta forma, el sistema reconoce cuándo un artículo ha sido retirado de su puesto y quién específicamente lo ha tomado. Los estantes, por su parte, cuentan con sensores de peso que detectan cuántos ítems exactamente se han retirado. En el proceso, las cámaras escanean un código, que está en la etiqueta de cada producto, y lo agregan a la cuenta del usuario.

En pocas palabras, al entrar en la tienda, el cliente queda representado como un objeto 3D, lo que le permite al sistema seguir sus movimientos e identificar las interacciones con los productos.

El vicepresidente de tecnología de Amazon Go, Dilip Kumar, indicó que la tecnología no utiliza reconocimiento facial sino “otras señales visuales” y la continuidad entre cámaras para determinar el comportamiento de los clientes.

Pero implementar este sistema no fue nada fácil. De hecho, el lanzamiento de este proyecto se aplazó por un año debido a problemas técnicos.

Desde diciembre del 2016, el supermercado inteligente estaba disponible para los empleados de la compañía, pero durante las pruebas, las cámaras, sensores y algoritmos que siguen a los compradores y rastrean los productos fallaban cuando había mucha gente o cuando se movían rápido.

Amazon señaló que actualmente el sistema identifica mejor los objetos y sigue los ritmos y patrones de los compradores sin errores. En la tienda no verá cajeros, pero sí hay personal que atiende dudas y devoluciones o que se encarga de otras tareas como reponer el inventario, revisar identificaciones en la sección de bebidas alcohólicas y preparar las comidas.

Por el momento, Amazon no ha dado a conocer sus planes para el futuro, pero se espera que la tecnología se expanda en otras tiendas.

Automatización, el futuro

Aunque para muchos el lanzamiento de Amazon Go significa una amenaza, pues promete acabar con la ocupación de los cajeros, Moschini asegura que la llegada de esta tecnología es apenas parte del proceso de transformación digital que están viviendo todas las industrias.

“Estamos experimentando la tormenta perfecta con innovación, tecnologías de analítica de datos y de la nube, internet de las cosas, automatización y todo lo que tiene que ver con dispositivos interconectados con sensores y datos que cambian la dinámica de cómo la gente vive, estudia y trabaja, y cómo aprende y se relaciona en todos los aspectos de la vida”, afirma la experta.

Y agrega que, sin duda, este modelo tendrá un impacto en los tipos de empleo, pero más que reemplazar un oficio, permitirá el avance y la creación de nuevas ocupaciones.

Hay casi 900.000 cajeros humanos en Estados Unidos y con esta tecnología lo más probable es que después no van a existir

“Hay casi 900.000 cajeros humanos en Estados Unidos y con esta tecnología lo más probable es que después no van a existir. Es parte del proceso, hay muchos empleos que en los próximos 10 años desaparecerán debido a la transformación y automatización, pero también se crearán nuevos trabajos. Por ejemplo, en los próximos cinco años, en EE. UU. habrá 1’400.000 puestos para programadores y personas encargadas del diseño de interfaces y aplicaciones que van a estar disponibles y que hoy no existe el suficiente talento para poder hacerlo”, afirma.

Moschini concluye que la creación de estas iniciativas hacen parte de las llamadas tecnologías exponenciales que permiten que las empresas crezcan y sean mucho más efectivas.

ANA MARÍA VELÁSQUEZ DURÁN
Redacción Tecnología
En Twitter: @anamariavd19

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.