Para visualizar correctamente nuestro portal debes activar Javascript en tu equipo.


Revisa en tu configuración que el javascript esté activado

Recarga la página para poder visualizarla

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

El misterio que encierra el celular más barato del mundo

Domingo 4 de diciembre de 2016
Novedades tecnología

El misterio que encierra el celular más barato del mundo

El Freedom 251 salió al mercado con un precio de 3,67 dólares y ya ha generado escepticismo.

Por:  Édgar Medina | 

El Freedom 251 tiene pantalla de 4 pulgadas con resolución de 540 por 960 píxeles. El equipo soporta 3G y doble SIM.

Foto: Archivo particular

El Freedom 251 tiene pantalla de 4 pulgadas con resolución de 540 por 960 píxeles. El equipo soporta 3G y doble SIM.

0

compartidos

En Noida (India), una ciudad de unos 700.000 habitantes ubicada al oriente de Nueva Delhi, se originó uno de los misterios recientes de la industria de la telefonía móvil. Una empresa joven, que lleva por nombre un cliché (Ringing Bells) y cinco meses a sus espaldas, lanzó al mercado un teléfono inteligente cuyo costo es el mismo de 6 pasajes de TransMilenio o de tres tazas de café: 3,67 dólares o 12.192 pesos. Ha sido proclamado como el teléfono más barato del mundo.

La historia empezó así: el pasado 18 de febrero, Ringing Bells anunció que, por tres días, el teléfono Freedom 251 podría ser comprado o apartado por tan solo 251 rupias (3,67 dólares). Después de los tres días de promoción, el valor subió a 7 dólares (23.400 pesos).

Según voceros de la empresa, el día del lanzamiento se vendieron 30.000 unidades, pero se tomaron 70 millones de pedidos. En entrevista con el medio Gadgets 360, una persona relacionada con la compañía afirmó que aún están definiendo detalles de los métodos de pago posibles.

“Pronto enviaremos correos a los primeros 2,5 millones de clientes que solicitaron el teléfono para brindarles la opción de pagar en línea o cuando reciban el producto”.

En la entrevista, el vocero de Ringing Bells confirmó que aún no tienen una fábrica para manufacturar las partes. “No podemos empezar a construir todo el teléfono aquí. Vamos a importar las partes a India y vamos a ensamblar localmente. En seis u ocho meses estaremos en una posición apropiada para construir todos componentes en el país”, indicó la fuente.

La idea de la empresa es despachar las órdenes a partir de junio 30. En los próximos cuatro meses se disponen a construir las fábricas necesarias para ensamblar las partes.

El teléfono dispone de unas especificaciones propias de un equipo de unos 50 dólares, lo que inquieta a los especialistas: pantalla de 4 pulgadas con resolución de 540 por 960 píxeles. Tiene un procesador de cuatro núcleos a 1,3 Ghz con 1 GB de RAM y 8 GB de almacenamiento expandibles. La cámara trasera es de 3,2 MP y la delantera, de 0,3 MP. Soporta 3G y doble SIM. Incluye batería de 1.450 miliamperios por hora.

Esto lo ubica como un teléfono gama baja, con casi la misma potencia ofrecida por modelos reconocidos como el Moto E o el Alcatel Pixi 3. El primero se consigue por 240.000 pesos y el segundo, por 150.000 pesos.

Ante las variables expuestas (componentes importados y precio apenas creíble) han surgido teorías que explican el precio.

1. El teléfono es subsidiado por el gobierno de la India. Un hecho soporta esta teoría: el lanzamiento contó con la presencia de funcionarios de ese país. La motivación del Estado sería garantizar que un teléfono con especificaciones razonables sea asequible para toda la población. Esto iría de la mano con la política de cerrar la brecha de acceso a la tecnología.

2. El teléfono es subsidiado por un operador. Podría ser que una empresa de telefonía del país está asumiendo el riesgo de ofrecer el dispositivo a ese precio con la condición de que se cumpla un contrato de permanencia por un periodo de tiempo, que empezaría en 24 meses. Pero no se ha escuchado que el precio esté ligado a un contrato.

3. Es una estrategia para vender publicidad. Apuntaría a que el fabricante quiere llegar a millones de clientes con un precio irrisorio porque, después, piensa usar ese dispositivo como soporte para ofrecer publicidad o como medio para obtener datos precisos del comportamiento de consumo de sus clientes. Dicha información la venderían, eventualmente, a empresas de consumo.

4. Apelan a la economía de escala. Podría ser que Ringing Bells busca lograr un volumen de producción tan enorme, que le permita reducir los costos a un nivel irrisorio. La apuesta sería ganar a largo plazo.

ÉDGAR MEDINA
Tecnósfera
@EdgarMed en Twitter

Publicidad

MÁS NOTICIAS

Temas relacionados a esta noticia

Siguiente

¿A dónde apunta el futuro de los celulares?

ÚLTIMAS NOTICIAS

Publicidad

Publicidad