Más espectro... sin peros / Análisis del editor

Más espectro... sin peros / Análisis del editor

Hay dar la discusión técnica, informada y razonable para que el país no se quede en la cola.

Conexiones banda ancha

La banda ancha móvil será determinante para la transformación digital que pregona el Gobierno.

Foto:

123RF

02 de mayo 2017 , 01:06 a.m.

Hace apenas un año, un informe de Ericsson advertía que cada segundo se activan 20 nuevas suscripciones de banda ancha móvil en el mundo y predecía que en América Latina el tráfico de datos móviles crecería unas ocho veces para el 2021.

Con esas proyecciones, usted pensaría, a primera vista, que la idea de que el Gobierno proceda a subastar y adjudicar este año la banda de 700 MHz, que trae consigo la promesa de dar cobertura 4G de alta velocidad a zonas rurales o apartadas con alta velocidad y pocas interferencias, debería ser motivo de celebración para todos en el sector de las telecomunicaciones.

... Bueno, piense otra vez.

Bastó un borrador de resolución para que los interesados expresaran sus reparos. Tigo-UNE y Telefónica señalan –lo han hecho por años– que existe concentración en el mercado porque Claro tiene el 60 por ciento de los ingresos y del tráfico de voz y de datos. En ese desequilibrio, aducen, no conviene adjudicar la banda de los 700 MHz.

Claro también se mostró preocupado, pero por otro tipo de desequilibrio: el Estado es dueño del 32,5 por ciento de Colombia Telecomunicaciones (Telefónica), lo que hace del Gobierno, a la vez, regulador y competidor del mercado de las telecomunicaciones.

Son temas densos, para los que las partes tienen argumentos y descargos. Las suyas son, qué duda cabe, razones de peso para las empresas operadoras de la telefonía móvil, pero no para el usuario final, y en especial para el usuario final que vive en áreas apartadas, a las que la banda de 700 MHz podría alcanzar con más facilidad y menos radiobases.

Posponer la subasta hasta que mejore “el contexto macroeconómico” del país, como lo proponen ahora algunos de los operadores, no solo es inconveniente sino que va en contravía de la senda que ya recorren otros países, algunos de ellos sumamente cercanos.

Europa ya votó a favor de la liberación coordinada de la banda de los 700 MHz entre todos los países miembros. Bolivia, Ecuador y Panamá ya habilitaron para el servicio dicha banda, mientras que Brasil, Chile, Costa Rica, México y Perú ya la licitaron. Un informe de Alcatel-Lucent pronostica que para el año 2020, más de 5.000 millones de personas en el mundo estén cubiertas por redes de banda ancha móvil desplegadas en 700 MHz.

Sería lamentable que el país se ponga a la cola de este proceso, del que dependerá que sigamos recorriendo el camino hacia un inaplazable despliegue de infraestructura para un renglón llamado a sostener incontables procesos de innovación y nuevos negocios. La banda ancha móvil será determinante para la transformación digital que pregona el Gobierno, por lo que analistas como Nicola Stornelli van más allá y piden, de hecho, que se incluya de una vez el término LTE en la subasta.

La discusión –técnica, informada, razonable– hay que darla, pero cuidándose siempre de no mirar el futuro con la nuca.

WILSON VEGA
wilveg@eltiempo.com@WilsonVega

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA