El arte de crear una aplicación en 48 horas

El arte de crear una aplicación en 48 horas

Las 'hackathones' son un fenómeno en crecimiento. Visitamos una llevada a cabo en La Javeriana.

Hackathon

El equipo ganador.

Foto:

Edgar Medina

28 de marzo 2017 , 10:50 p.m.

La semana pasada se vivió una ‘hackathon’ en el Centro Ático de la Universidad Javeriana de Bogotá. Fue como una maratón, pero de ‘hackers’, de soñadores, de pensadores y de creativos. El reto no fue completar una distancia de 5, 10 o 42 kilómetros, sino idear y producir una aplicación o un videojuego en apenas 48 horas. Diez equipos, de entre seis y ocho participantes, se congregaron en un auditorio, armados de ideas, de alegría y de tecnología, para forjar un producto educativo e interactivo cuya finalidad era enseñar francés a niños de entre 6 y 14 años.

El evento fue organizado como parte de la Cumbre del Francés, en el marco del Año Colombia-Francia 2017.

El auditorio del Centro Ático se cubrió de mesas, de tableros, de computadores y de ilusiones. En cada equipo había, por lo menos, un programador, un comunicador social, un realizador audiovisual y un diseñador gráfico. Algunos se conocían con antelación; otros cruzaron sus miradas, por primera vez, en la ‘hackathon’, para unir sus habilidades en aras de conquistar la competencia. Los ganadores viajarán con todo pago a París.

Sí, una ‘hackathon’ es una competencia, pero también es una celebración y un desafío. Se debe vencer a los equipos rivales, se debe conquistar el corazón de los jurados. Se aprende, se juega, se estrechan amistades o se forjan relaciones para la vida. Se lucha para mantener los ojos abiertos durante las noches en vela. Uno de los aliados contra el agotamiento es el café. Durante los dos días de derroche creativo -y técnico-, los más de 60 participantes consumieron más de 10 kilos. El otro aliado es la pasión, el anhelo de asombrar, de no dejarse vencer. Y, cómo no, los carbohidratos, las papas fritas, las hamburguesas y las latas de bebida energizante.

En el ensayo ‘Innovación Digital: el fenómeno de las hackathones’, de Gerard Briscoe y Catherine Mulligan, se explica que el término ‘hackathon’ proviene de las palabras ‘hack’ y ‘marathon’ (maratón en español), donde “’hack’ alude al acto de investigar y explorar en el campo de la programación y no a la comisión de un cibercrimen, como se lo conoce en el argot popular”.

Se afirma que la primera ‘hackathon’ ocurrió en 1999. Dos grupos se disputan el origen de este tipo de eventos: por un lado, un conjunto de programadores del sistema operativo OpenBSD quienes organizaron un encuentro para desarrollar código de cifrado en un emplazamiento de Calgary el 4 de junio de 1999, y, por otro, unos empleados del departamento de mercadeo de Sun Microsystems quienes consideran que una competencia de programación en Java, celebrada del 15 al 19 de junio de ese año, marcó el nacimiento de las ‘maratones de hackers’.

A las hackatones también se las conoce como ‘hackfest’ o ‘festivales de hackers’. El fenómeno ha crecido desde la década pasada. Se ha convertido, en palabras de Briscoe y Mulligan, en "eventos idóneos para acelerar el desarrollo de ciertas tecnologías, tanto de ‘software’ como de ‘hardware’ y se han granjeado el apoyo de entidades tanto públicas como privadas".

Los asistentes a este tipo de eventos suelen ir, sobre todo, por dos razones, según el estudio comentado: para aprender (86 por ciento) y para establecer relaciones de negocio (82 por ciento); un porcentaje menor (38 por ciento) asiste en busca de un cambio social, otros (28 por ciento) van porque les interesa el premio o la pizza gratis que suele entregarse.

Una fiesta de programación
Hackathon

En la hackathon, cada equipo tiene su zona de trabajo, con un tablero.

Foto:

Édgar Medina

Hackathon

El equipo Les 5 France-Tastiques.

Foto:

Édgar Medina

Hackathon

El equipo Saturne Studios

Foto:

Édgar Medina

Hackathon

El equipo Oh La Vache!

Foto:

Édgar Medina

Hackathon

El equipo Murmur

Foto:

Édgar Medina

Hackathon

El equipo SynergieCa

Foto:

Édgar Medina

Hackathon

Cualquier lugar se podía aprovechar para dormir.

Foto:

Édgar Medina

Hackathon

La hackathon celebra el aprendizaje del francés.

Foto:

Édgar Medina

Hackathon

La hackathon celebra el aprendizaje del francés.

Foto:

Édgar Medina

Hackathon

La hackathon celebra el aprendizaje del francés.

Foto:

Édgar Medina

Hackathon

El equipo ganador.

Foto:

Edgar Medina

Veinticuatro horas después de que iniciara la ‘hackathon’ en el Centro Ático, se veían miradas cansadas, pero los sueños en su corazón los mantenían despiertos, como diría el maratonista Emil Zatopek. Pocos durmieron por más de una hora. Uno que otro armó su propia carpa. Otros se dedicaron a jugar para mantenerse activos o se lanzaron al primer sofá a su alcance cuando ya se sentían incapaces de mantenerse en pie.

Los comunicadores y diseñadores lanzaban pinceladas en honor a Francia al compás de las líneas de código escritas por sus socios ‘hackers’. Los humanistas y los técnicos cruzaban palabra con inusual ánimo solidario. El músico Sebastián Álvarez interpretaba tonadas inspiradas en ‘Amelie’, el filme de Jean-Pierre Jeunet, en su organeta. Se respiraban aires de París, de Córcega, acaso de Lyon o del río Sena.

Cada equipo disponía de un tablero. El espacio en blanco fue ocupado por ideas, planes y garabatos con el trasegar de las horas. En el centro del auditorio, Les 5 France-Tastiques (los cinco fantásticos) pensaban un videojuego donde un oso de anteojos, llamado Fernando Botero, debía viajar a París para encontrarse con el gallo Paul. En la etapa inicial, el niño debe ayudar a que el oso arme su maleta –y así, de paso, aprende que calcetín es ‘chaussette’, camisa, ‘chemise’ y zapatos, ‘chaussure’- En otra fase, diseñada para gafas de realidad virtual, el personaje principal debe tomar un medio de transporte para llegar el aeropuerto y el niño debe pronunciar los nombres de los vehículos en la lengua francesa, por supuesto, para superar el reto. 

En otra esquina, Catalina Laserna, una joven bogotana licenciada en lenguas con una belleza de marcado aire europeo, practicaba su ‘pitch’ (una suerte de discurso corto en el que se explican los pormenores del proyecto a inversionistas y jurados). Ella y sus compañeros inventaron un videojuego donde un mago olvida el francés y debe ir recuperando su memoria nivel a nivel. Su equipo se bautizó a sí mismo 'Mumure' (murmullo). 

Lo que te mantiene despierto es la adrenalina, el deseo de presentar una excelente aplicación. Queremos que cualquier niño aprenda desde cero con nuestro juego”, contaba con entusiasmo Laserna.

En uno de los extremos, David Sebastián Agredo, un ingeniero electrónico de la Universidad del Cauca celebraba haber logrado llegar a Bogotá para representar a su departamento. -Casi no lo logramos. Tocamos muchas puertas para conseguir el dinero que nos permitirá asistir al evento y nadie nos quería o nos podía apoyar. Por fortuna, el Clúster CreaTIC creyó en nosotros y aquí estamos- expresó. Agredo lideraba el equipo SynergiCa y su proyecto también era un videojuego por niveles, con componentes de realidad aumentada.

Durante las 48 horas, los asistentes recibieron asesorías de mentores como el experto en desarrollo de aplicaciones Mauricio Cubides, el diseñador Camilo Cogua o la filóloga Carolina Plata.

'Oh la Vache', 'Saturne Studios', 'LeCoffre à Rêves', 'Mignon set petits gios', 'The paradise du chats' y Les Rotis eran los nombres de otros equipos.

Las jornadas de 'pitch' se llevaron a cabo el sábado de 3 a 6 de la tarde. A esas alturas, solo el anhelo de victoria y la emoción del momento los mantenía en pie. Los jurados, entre quiene se encontraban influenciadores como Víctor Solano y María Paulina Baena (de La Pulla), escucharon las propuestas.

La deliberación no fue fácil. El nivel fue alto, pero los ganadores fueron los jóvenes de Les 5 France-Tastiques: los bogotanos Juan Felipe Sánchez, Laura Goma, Adriano Psirkotyco, Daniel Cárdenas y Sebastián Alvárez.

París los espera.

ÉDGAR MEDINA
Tecnósfera
@EdgarMed en Twitter.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA