Una Barbie para que las niñas aprendan a programar

Una Barbie para que las niñas aprendan a programar

La icónica muñeca lanzó una plataforma virtual en la que las menores aprenden código mientras juegan

Barbie

La campaña ‘You can be anything’ ofrece distintos aspectos para la muñeca en la plataforma interactiva desarrollada en Tynker.

Foto:

Foto: Tynker

04 de julio 2018 , 11:50 p.m.

Cuando comenzó la ‘vida’ de la muñeca más famosa del mundo, lo más rebelde que podía llegar a ser una Barbie era estrella de rock. Niñas de varias generaciones jugaban con ella y pensaban en lo que querían ser. Pero ¿qué habría pasado si Barbie hubiera sido desde el inicio la ingeniera creadora de una nave espacial o de un robot?

Solo un 24 por ciento de las personas profesionales en áreas Stem (sigla en inglés para ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) son mujeres. Con esta cifra, Barbie, la exitosa muñeca de Mattel, presentó su campaña 'You can be anything', que traduce al español ‘puedes ser lo que sea’. Así mostró una nueva cara de la muñeca, con la que, por ejemplo, pasaría de decir frases como “las matemáticas son muy difíciles” a ser una astronauta o una ingeniera robótica.

Además de tener muñecas con distintos tonos de piel y tipos de cabello, la iniciativa incluye una experiencia de programación temática creada en alianza con Tynker, una plataforma que diseña actividades lúdicas para acercar a los menores a la programación, que cuenta con más de 60 millones de niños usuarios en el mundo.

El entorno de aprendizaje de Barbie es gratuito y en él se enseña programación con un lenguaje visual similar al que usan plataformas como Scratch, del MIT. Uniendo bloques, los niños pueden ordenar acciones a los personajes, desplazarles dentro de la pantalla, agregar sonidos y hasta diseñar videojuegos.

Barbie

El lenguaje de programación es visual y utiliza bloques para unir acciones en el código. 

Foto:

Tynker

Según la compañía, a través de esta experiencia “las niñas pueden aprender sobre diferentes carreras, al tiempo que perfeccionan sus habilidades de pensamiento crítico y de resolución de problemas”.

El entorno, que por el momento está disponible únicamente en inglés, tiene seis lecciones, cada una dedicada a una profesión distinta: ingeniera robótica, música, astronauta, granjera, apicultora o pastelera. Cada lección introduce la carrera y explica tres conceptos básicos de programación como bucles, actores o condicionales. Al finalizar las seis lecciones, los niños reciben un certificado.

Barbie

Cada lección ofrece tres conceptos de programación y una introducción a cada una de las seis profesiones. 

Foto:

Tynker

Barbie

Las muñecas Barbie tienen cientos de profesiones diferentes, entre las que se incluye astronauta y científica. 

Foto:

Tynker

Barbie

En los espacios DIY, los usuarios pueden jugar con diferentes desarrollos disponibles la plataforma y crear sus propias animaciones e historias. 

Foto:

Tynker

Barbie

La plataforma aborda seis profesiones: ingeniera robótica, música, astronauta, granjera, apicultora y pastelera.

Foto:

Tynker

Los niveles, que incluyen ejemplos, actividades y cuestionarios, también traen una sección DIY (del inglés Do It Yourself), en la que los menores pueden programar lo que deseen usando recursos y personajes de la plataforma de Barbie o de otros desarrollos de Tynker, como dragones, héroes, villanos y robots.

No todo es color rosa

Aunque una muñeca no es el único referente de género para una niña, la marca ha sido cuestionada en repetidas ocasiones y ha sido acusada por parte de colectivos feministas de perpetuar estereotipos de género asociados a la debilidad, las tareas del cuidado y las profesiones ‘exclusivamente’ femeninas.

Otros intentos de la marca por alejarse de la imagen de superficial no han sido bien recibidos.

En el 2011, tuvieron que pedir disculpas por un libro llamado I Can Be A Computer Engineer (puedo ser una ingeniera de la computación), que fue criticado por subestimar las capacidades de las mujeres al poner a la muñeca vestida de rosa a pedir ayuda a dos hombres para resolver un problema con un computador.

En marzo pasado, para el Día Internacional de la Mujer, Barbie lanzó la colección ‘Mujeres que Inspiran’ en la que incluyó a Frida Kahlo. La familia de la pintora dijo que la empresa no contaba con autorización suya para utilizar la imagen de la artista. Mara Romero, sobrina nieta de Kahlo, expresó su deseo porque la muñeca en honor a la pintora mexicana fuera más parecida y dijo que más allá de la disputa por los derechos de imagen, las muñecas de la marca tenían un físico poco realista.

Pero que Barbie, que existe desde 1959, quiera animar a las niñas a soñar con cualquier profesión puede ser un buen indicio.

En opinión de Camila Gaitán, cofundadora de Codies, una organización sin ánimo de lucro que apoya a mujeres ingenieras, es positivo que marcas con tanta trayectoria se involucren con el tema de la inclusión de las mujeres.

“Aunque creo que existe un interés comercial con un tema que va mucho más allá de eso, el hecho de que marcas reconocidas y de consumo masivo se interesen en la causa puede impactar a una mayor cantidad de niñas. Crear este tipo de dinámicas requiere mucho esfuerzo e inversión, y es algo que vale la pena, pero no todas las empresas están dispuestas a hacerlo”, puntualizó.

Sigue bajando para encontrar más contenido

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.