'Nuestro papel no solo beneficia a Farc, sino a la sociedad entera'

'Nuestro papel no solo beneficia a Farc, sino a la sociedad entera'

Pablo Cruz estará en el Senado por Voces de Paz en la implementación del acuerdo. Habla de su rol.

fg

El movimiento ambientará el desembarco de las Farc en política.

Foto:

Rodrigo Sepulveda/EL TIEMPO

16 de diciembre 2016 , 12:04 p.m.

‘Voces de paz’ se constituyó como movimiento, de origen ciudadano, este jueves para participar en el Congreso durante la implementación del acuerdo de paz con las Farc.

Tendrán seis representantes, tres en la Cámara (Francisco Tolosa, Jairo Rivera e Imelda Daza) y tres en el Senado (Jairo Estrada Álvarez, Pablo Cruz y Judith Maldonado), que facilitarán el tránsito de la guerrilla a la política.

Su participación en el legislativo, sin voto, durará alrededor de seis meses y exclusivamente para el debate de las leyes y las reformas constitucionales que se tramiten para llevar a la práctica lo pactado en La Habana.

Cruz, quien estará en el Senado y además es el representante legal de la agrupación, habla el origen del movimiento y su relación con las Farc durante esta fase.

¿Cuáles son las banderas de este nuevo movimiento?

Los lineamientos son los que están pactados en el acuerdo de La Habana, que fue firmado en el teatro Colón. La finalidad esencial es promover y entusiasmar a los millones de colombianos que han sido partidarios del proceso de paz y la reconciliación y que hacen todos los esfuerzos para alcanzar ese modelo de organización política.

Lo que hemos hecho es tomar la iniciativa entre un grupo de ciudadanos, cada vez más amplio, para poder contribuir a las condiciones que faciliten la incorporación a la vida política abierta y legal de los miembros de la insurgencia armada que han firmado el pacto de paz con el Gobierno.

¿Durante la implementación en el Congreso, qué tanta injerencia creen que tendrán ya que no podrán votar?

Lo significativo de este escenario, no obstante lo restringido, es que es el resultado de un acuerdo de paz. Nuestro ejercicio principal es compartir, con los representantes y senadores de nuestro Congreso, las inquietudes y motivaciones de paz de la insurgencia. Y eventualmente hacer énfasis y precisar los alcances y contenidos de las leyes o actos legislativos dentro del proceso de implementación.

Es más que todo un acto simbólico para constatar la voluntad del Gobierno, particularmente del Presidente, y la colaboración del Congreso en la tarea de implementar los acuerdos y consolidar la paz en Colombia.

¿Quiénes están detrás de Voces de paz?

La creación como movimiento, con los requisitos legales, fue para tratar de poder hacer un ejercicio que convoque a miles de ciudadanos. Los requisitos son un acta de fundación, unos estatutos, una plataforma y una solicitud al Consejo Nacional Electoral.

Es un movimiento plural, para efectos legales. Un grupo de 55 colombianos, representando diversas tendencias e intereses, como campesinos, indígenas, estudiantes y comunidades negras.

Ese es un requisito formal, pero la idea de Voces de Paz es construir un escenario que permita la incorporación de millones de jóvenes, hombres y mujeres, que hemos decidido comprometernos resueltamente a establecer la paz en Colombia.

Se pensaba que serían voceros de las Farc y ustedes se denominan como voceros de la ciudadanía. ¿Por qué esa distancia?

No. Creo que lo que ocurre es que tenemos una tendencia a ejercer unos modelos de crítica tendenciosos, maliciosos y estigmatizantes para referirnos a movimientos políticos que no necesariamente se desprenden de las organizaciones políticas tradicionales del país. Eso es una falla de nuestro sistema político.

Lo que dice el acuerdo es lo siguiente: firmado el texto, un grupo de ciudadanos en ejercicio integrarán un comité para promover, facilitar, eso sí, la reincorporación política de los insurgentes, una vez se cumpla con el trámite de entrega de armas y se conviertan en una organización de carácter civil.

Nosotros somos simplemente unos intermediarios, sobre todo unos impulsores de esa tarea definitiva que pretende acabar la acción beligerante de un grupo de alzados en armas con fines políticos, para que ahora hagan política en un escenario abierto, legal, con el respeto de las normas y esbozando los derechos y garantías que la Constitución le consagra a los ciudadanos para iniciar movimientos y partidos.

Resumen: No, no somos de las Farc, pero por supuesto algunos tendenciosos van a querer presentar esa imagen. Las Farc, como se verá más adelante, serán las que van a hacer su congreso, a decidir sus estatutos, van a establecer su logo, van a nombrar sus directivos y van a escoger el nombre de su organización política.

No son de las Farc, pero sí representarán sus intereses en la implementación…

Creo que nuestro papel no solo es en beneficio de las Farc, tampoco del Gobierno, sino de la sociedad entera. Por eso, como se va a ver en el inmediato futuro y eso esperamos, Voces de Paz no será un pequeño grupo sino muchos colombianos en muchas regiones del país y organizaciones sociales que se van a comprometer con este proceso de facilitar la implementación del accionar político de una insurgencia que duró 50 años.

En el respaldo a los acuerdos firmados en La Habana hay millones de colombianos. Los jóvenes que estuvieron en la plaza de Bolívar, no los podemos calificar de voceros o miembros de las Farc por el hecho de su apoyo al proceso. Nosotros apoyamos el acuerdo, votamos a favor de él, pero consideramos que es nuestro deber ciudadano permitir y facilitar todo lo necesario para que se estabilice la decisión política de las Farc de convertirse en organización legal y para que se implementen los acuerdos.

¿Por qué ustedes seis? ¿Tuvieron el aval del secretariado?

No. Hicimos una convocatoria a diferentes organizaciones, pero nosotros por supuesto que le comunicamos a los señores de la insurgencia para que supieran que había un grupo de colombianos en esa iniciativa. Adicionalmente, el Gobierno también fue notificado, al extremo que nuestra reunión fue este miércoles en la biblioteca del Congreso. No es nada clandestino, es un escenario abierto y público.

JUAN CAMILO PEDRAZA
Redacción Paz

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA