‘Es pasar de quitar vida a dar la vida’

‘Es pasar de quitar vida a dar la vida’

Exguerrillera que se fugó de Farc en plena guerra se refiere al 'baby boom' de hoy en campamentos.

Foto:
16 de mayo 2017 , 11:26 a.m.

Testimonio de alias Yineth Trujillo, exguerrillera de las Farc. Su historia, que inspiró en parte la película ‘Alias María’ (2015), una coproducción de Colombia, Argentina y Francia a cargo de Babelia Cine, será contada en el documental ‘Nombre de guerra: Alias Yineth’.

***

Claro que para toda mujer es extremadamente importante el hecho de ser madre. Pero para una guerrillera de las Farc tiene otro significado, porque es pasar de quitar vida a dar vida. Significa también una razón para aferrarnos al mundo, para construir proyectos. Porque cuando sales de las Farc no tienes nada. También creo que es una muestra de que la guerrilla realmente sí tiene una mentalidad real de desmovilización, porque esto era impensable hace unos años.

Supieran a cuántas de estas mujeres les arrancaron la posibilidad de ser madres. Cuánto nos violentaron en la guerra y cuántas mujeres vi morir porque ocultaban su embarazo hasta los nueve meses por temor a que las castigaran o a que las sometieran a un aborto. Vi morir a muchas mujeres desangradas. Por eso, que una guerrillera logre ser mamá es algo que nunca me imaginé que podría suceder.
Cuando estás en las Farc, no tienes el derecho a decidir sobre tu propia vida y menos sobre tus hijos.

La mayoría de guerrilleros, rasos como yo, somos del campo y tenemos un nivel educativo muy bajo. Nos moldean como quieren. A mí me enseñaron que Dios no existía y que entonces matar no era malo porque nadie nos juzgaba. La pérdida de todos estos bebés va a quedar muy marcada en la historia personal de cada una de esas mujeres.

No sé cuántos piensen como yo, pero que las guerrilleras puedan tener hijos es una muestra más de la necesidad de construir un nuevo país, ya no con las armas ni por un ideal revolucionario, sino por la necesidad de proteger a nuestros hijos. Yo tengo dos hijas, dos princesas que son mi vida, y ahora intento ser feliz pese a mi pasado.
Un resumen de mi historia diría que desde los 4 años mi padrastro me desbarató las caderas.

Cuando tenía 8, mi mamá se fue de la casa cansada de tanto maltrato y yo tan pequeña me quedé a cargo de mis siete hermanitos. A los 12 años, en 1998, me reclutaron en Caquetá, de donde yo soy.

A los 17 años, estando embarazada, me volé de la guerrilla y llegué a Armenia, pero perdí a mi bebé. La guerrilla me coge de nuevo y me obliga a volver, como célula urbana, o si no mataban a mi mamá. Luego me meten a la cárcel. Ya, entonces, tenía una hija pequeña que me la quita el Bienestar Familiar. Logro salir libre y entró a la Agencia Colombiana para la Reintegración, donde me dieron una oportunidad para empezar una nueva vida, y recupero a mi niña mayor.

Actualmente cuento mi historia, viajo dentro y fuera de Colombia dando conferencias sobre paz y reconciliación, y lucho para que otras guerrilleras desmovilizadas -sin estudio, sin autoestima, con un pasado tan lleno de dolor- puedan tener una oportunidad dentro de esa sociedad que me acogió. Colombia necesita saber que los guerrilleros somos humanos y que merecemos comenzar de nuevo.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA