El país se divide en dos vertientes políticas con miras al 2018

El país se divide en dos vertientes políticas con miras al 2018

Primer pulso sería en la implementación del acuerdo de paz. Luego, en las elecciones presidenciales.

fg

Los que están con el proceso de paz también están mirando hacia el 2018. A la derecha, el expresidente Álvaro Uribe, rodeado por su bancada del Centro Democrático.

Foto:

Archivo / EL TIEMPO

27 de noviembre 2016 , 03:27 a.m.

La decisión del presidente Juan Manuel Santos de firmar el nuevo acuerdo de paz con las Farc y refrendarlo a través del Congreso marcó esta semana una especie de ruptura política sobre el camino hacia la paz, pero también señala la partida hacia las elecciones presidenciales del 2018.

Por un lado está la coalición que apoyó el proceso de paz, en la que están partidos de centroizquierda; y por el otro, el Centro Democrático y un sector del conservatismo, que se podría considerar de centroderecha, que busca modificar lo acordado con la guerrilla.

Si bien se podría pensar que el primer pulso tendrá como eje la implementación del acuerdo de paz, el asunto va más allá y desembocará en las elecciones presidenciales del 2018. A eso le apuntan.

(Lea también: Uribismo acudirá a referendo contra el nuevo acuerdo de paz)

Al frente de la coalición de la paz están ‘la U’ y los liberales. Las dos organizaciones políticas, si bien han sido claves en el apoyo a lo acordado en La Habana, desde hace días ya están pensando en el sucesor de Juan Manuel Santos.

No están interesados, por ahora, en acercarse a Cambio Radical, cuyo jefe natural es el vicepresidente Germán Vargas, sino que están mirando cómo sacan un candidato propio para el 2018.

(Le puede interesar: Las Farc van a salir de 118 municipios en los que tenían presencia)

Consultas interpartidistas

Por el lado liberal ha tomado fuerza el nombre de Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno en La Habana. También se habla del ministro Juan Fernando Cristo y del senador Juan Manuel Galán.

En ‘la U’ se mencionan nombres como los del embajador en Washington, Juan Carlos Pinzón; el ministro Aurelio Iragorri y el senador Roy Barreras.

Una consulta interpartidista definiría los candidatos a la Presidencia y la Vicepresidencia por esos dos partidos.

A esa franja de centroizquierda podrían llegar también nombres como los de la ministra del Trabajo, Clara López, y del exalcalde Gustavo Petro, radicales defensores del proceso de paz.

Mientras tanto, el Centro Democrático, con el liderazgo absoluto del expresidente Álvaro Uribe y sus tres precandidatos (Iván Duque, Carlos Holmes Trujillo y Óscar Iván Zuluaga), no ve como extraños al exprocurador Alejandro Ordóñez y a la exministra Marta Lucía Ramírez (aliados en el triunfo del ‘No’), que podrían aportar bases conservadoras al propósito del 2018, como fruto de otra consulta interpartidista.

El vicepresidente Germán Vargas Lleras, quien aparece adelante en las encuestas sobre favorabilidad, no es un radical exponente ni de los defensores o detractores de la paz, que podría ser el tema que defina la próxima elección presidencial, sino que hunde sus esperanzas electorales en la revolución que ha liderado en sectores como infraestructura y vivienda.

“Lo que pase en la convención conservadora este fin de semana y la próxima semana en el debate de la refrendación definirá las posturas con las que saldrán los partidos para el 2018”, dijo Jairo Libreros, catedrático de la Universidad Externado.

Para Libreros, vendrá una clara polarización política entre quienes quieren un país en paz y quienes quieren torpedear el proceso, y eso es lo que va a marcar la elección del 2018.

Iván Garzón, director del programa de Ciencias Políticas de la Universidad de La Sabana, considera que el hecho de que no se haya dado un pacto político nacional para la refrendación del acuerdo “deja abierta la discusión hacia el 2018 entre los dos sectores claramente definidos”.

Para él, la suerte de la coalición santista depende del éxito de la implementación, y las falencias que tenga ese proceso van a significar un aliciente para el uribismo y el sector conservador. “A este sector se podría sumar Cambio Radical con el vicepresidente Vargas Lleras”, agregó.

Para Andrés Molano, catedrático de la Universidad del Rosario, “todavía todo el escenario no está resuelto”, y dijo que “la elección del 2018 será un nuevo plebiscito, ya no sobre refrendación sino sobre la implementación”.

Alberto Casas Santamaría, en su más reciente columna en la revista Bocas, plantea una serie de escenarios con los más probables candidatos de los diferentes partidos y dice que “no es descabellado suponer que, para la segunda vuelta presidencial, se den coincidencias hoy imposibles a primera vista”.

(Además: Farc buscan coalición para garantizar 'continuidad de los acuerdos')

El uribismo

El uribismo tiene clara su estrategia para cuestionar el nuevo acuerdo suscrito con las Farc. Y esa estrategia necesariamente conecta con las próximas elecciones.

El Centro Democrático está centrado en una estrategia que incluirá promover un referendo para modificar lo acordado con las Farc; desde el Congreso, intensificar la oposición política, y acudir a los tribunales para impugnar los puntos del nuevo acuerdo que considera inaceptables.

El primer paso ya lo anunció de manera directa el jueves pasado el expresidente Uribe, quien confirmó que su partido acudirá a un “referendo” o algún “mecanismo de participación ciudadana” para preguntarles a los colombianos si aceptan los puntos que no fueron modificados en el acuerdo.

Según Patricia Muñoz Yi, catedrática de la Universidad Javeriana, el Centro Democrático “necesita tener una bandera que les permita mantener la vigencia durante estos dos años y sentar las bases para las presidenciales. Y eso lo piensa lograr a partir de reclamar el triunfo del ‘No’, para lo cual está hablando de temas como un referendo que les dará vigencia a sus voceros y candidatos”.

Parece inevitable que por sexta vez consecutiva, el tema de la paz y de la guerra pondrá presidente en el 2018.

‘El CD va a ofrecerle seguridad a la gente’

Para Carlos Holmes Trujillo, precandidato uribista, la campaña presidencial de su partido para 2018 ya se inició.

Aseguró que el Centro Democrático (CD) saldrá a las calles a contarles a los colombianos qué fue lo que sucedió con la firma del nuevo acuerdo, cuáles serán los objetivos de campaña, y la intención del uribismo de hacer otro referendo.

¿Cuál es el horizonte político del uribismo ahora?

El Centro Democrático tiene varios caminos. Primero, intervenir en los debates en el Congreso sobre la implementación de los acuerdos suscritos por el Gobierno y las Farc. De otro lado, adelantar una tarea para hacer claridad sobre lo que sucedió, sobre los avances que se hicieron en los acuerdos, sobre el propósito que se tenía de conseguir un gran acuerdo nacional y sobre aquellas materias fundamentales que siguen idénticas en el llamado nuevo acuerdo. Esto último, además, con el propósito de avanzar en un proceso que pueda conducir a un referendo.

¿La paz será prioridad en la campaña del 2018?

Va a estar, pero no el tema de la paz como tal. Se va a hablar de algunos puntos del acuerdo que finalmente suscribieron el Gobierno y las Farc, pero esa no será la prioridad. La prioridad tiene que ser la seguridad de los colombianos, el emprendimiento, la creación de empresas, avanzar hacia un sector educativo de altísima calidad y avanzar en la construcción de un sistema de salud eficiente.

‘La paz será el eje de la campaña presidencial’

Roy Barreras, senador por el partido de ‘la U’ y uno de los negociadores del Gobierno en el proceso de paz con las Farc, afirmó que en Colombia habrá dos modelos políticos en el 2018: uno de derecha, el uribismo, y el otro de centroizquierda, donde estarán todos los partidos de la coalición de la paz.

Para él, ya no está en juego solo la paz sino el futuro y el progreso del país en las elecciones presidenciales dentro de dos años.

¿Cuál es el horizonte político de la coalición santista ahora?

Va a haber dos coaliciones en el país. Una coalición de derecha que ofrecerá volver al pasado y deshacer los acuerdos de paz, y una coalición de centro izquierda que tendrá la obligación no solo de implementar los acuerdos, sino de garantizar un país nuevo e incluyente.

Lo digo desde el partido de ‘la U’, pero sé que también en esa disposición están el Partido Liberal, el Polo Democrático, la Alianza Verde, es decir, todos los partidos de la coalición propaz.

¿La paz será prioridad en la campaña del 2018?

Por supuesto. Uno de los factores, tanto causales como consecuenciales, de la pobreza y la inequidad es la guerra.

La guerra es consecuencia, entre otras cosas, de la exclusión y la inequidad, pero también es causa de la pobreza, del despojo y de la mayor exclusión; entonces, al parar la guerra se asoma la posibilidad de un nuevo país que, sin ese factor perverso, pueda desarrollarse.

POLÍTICA

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA