Tres semanas, el nuevo plazo para que termine el desarme de las Farc

Tres semanas, el nuevo plazo para que termine el desarme de las Farc

La ONU sigue al frente de la recepción del armamento. Las zonas veredales irán por dos meses más.

zona veredal Pueblo nuevo

Las zonas veredales están hechas para que las Farc se desarmen y hagan el tránsito a la vida civil.

Foto:

Reuters

30 de mayo 2017 , 02:41 a.m.

Las Farc tienen hasta el 20 de junio para concluir su desarme. Así lo dejó en claro este lunes el presidente Juan Manuel Santos, quien en una alocución anunció que el plazo para que las Farc dejen sus armas, el cual finalizaba este martes, se prolongará tres semanas.

Según el cronograma inicial acordado en La Habana, las Farc debían concluir su proceso de dejación de armas en el llamado día D+180, que se cumplía este martes.

Sin embargo, los retrasos acumulados en las diferentes fases de la implementación en terreno de lo pactado llevaron a que la fecha límite tuviera que prorrogarse, un hecho que ya venía haciendo eco en el país.

“De común acuerdo con Naciones Unidas y las Farc, decidimos que la entrega de las armas se terminará no hoy (lunes) como estaba previsto, sino dentro de 20 días”, aseguró Santos en su intervención.

En este tiempo, el grupo guerrillero deberá terminar de entregar los cerca de 7.000 fusiles que tiene en su poder.

Hasta el 5 de mayo, las Farc habían entregado oficialmente 1.000 armas individuales, es decir, las que porta cada guerrillero.

El jefe de Estado aclaró, no obstante, que este cambio en la fecha no afecta “de modo alguno la firme decisión y el claro compromiso del Gobierno y de las Farc para cumplir con el acuerdo”.

Tras esta decisión, el Mecanismo de Monitoreo y Verificación Internacional, compuesto por la ONU, seguirá ejerciendo su papel como lo venía haciendo, hasta certificar que la última arma de las Farc haya sido entregada y retirada del territorio nacional.

Cumplimos con más del 80 por ciento de las normas que dan la seguridad jurídica necesaria para terminar el desarme

Reunión de la Comisión de Seguimiento

Los jefes de las Farc y Sergio Jaramillo, comisionado para la Paz, tras la reunión de la Comisión de Seguimiento.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda / EL TIEMPO

Zonas veredales

Como parte de este nuevo cronograma de desarme, también se decidió prolongar por dos meses –hasta el 1.° de agosto de este año– la vigencia de las zonas veredales, que son los sitios en los que se encuentran concentradas las Farc para hacer su tránsito hacia la vida civil.

Este tiempo adicional permitirá poner en marcha debidamente el proceso de reincorporación a la vida civil y sin armas de los miembros de las Farc.

“Serán 20 días adicionales para el desarme y 60 para la reincorporación. No es nada para terminar bien 53 años de enfrentamiento y violencia fratricida”, manifestó Santos.

Este tiempo también servirá para que el Gobierno termine de diseñar los mecanismos de seguridad física y jurídica para los miembros de esta organización.

Hasta el momento, según dijo el Presidente, se ha cumplido con el 80 por ciento de las normas que dan la seguridad jurídica necesaria para terminar el desarme e iniciar la reincorporación de los guerrilleros a la legalidad.

Para cumplir su compromiso, el Presidente emitió más de 30 decretos con fuerza de ley para implementar lo pactado en La Habana.

Sin embargo, aún resta por reglamentarse la Jurisdicción Especial para la Paz –a la que acudirán los guerrilleros acusados de delitos atroces– y se espera dar más celeridad a la entrega de amnistías de indultos a los insurgentes condenados por delitos políticos.

Por parte de las Farc, los compromisos no son menores. Todavía están en mora de entregar el listado completo de sus bienes, los cuales serán utilizados principalmente para reparar a las víctimas de sus actos violentos.

“El consolidado de los bienes se entregará una vez hayamos culminado la entrega de armas y tengamos la seguridad jurídica para nuestra transición a organización política”, explicó Jesús Santrich, líder de esa guerrilla.

Las Farc deberán entregar reparación simbólica, con actos de petición de perdón, a sus víctimas.

Otro de sus grandes compromisos será garantizar que la dejación de armas sea definitiva, pues las disidencias han sido uno de los mayores lunares de este proceso de paz.

Tranquilidad

Durante su alocución, Santos resaltó que desde hace seis meses, cuando se firmó el acuerdo de paz definitivo, se ha vivido en tranquilidad.

“Seis meses de tranquilidad. Seis meses donde el miedo ya no está presente. Ahora es la esperanza la que recorre los campos de Colombia”, expresó el jefe de Estado.

El mandatario también hizo un llamado a mantener la esperanza en que se podrá construir la paz.

“Cumplidos estos primeros seis meses desde la firma del acuerdo, podemos decir sin lugar a dudas que la paz es irreversible”, dijo.

Si bien la ampliación del cronograma de desarme podría ser vista por algunos con preocupación, Santos llamó la atención en que, por el contrario, “Colombia está dejando atrás su historia de sangre”.

JAVIER FORERO
Redacción Política

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA