El paso a paso con las Farc tras el nuevo cronograma de desarme

El paso a paso con las Farc tras el nuevo cronograma de desarme

Sergio Jaramillo explica lo que ocurrirá con las zonas veredales cuando se acaben las Farc.

Desarme de las Farc

La idea es que los excombatientes de las Farc comiencen su reincorporación en las zonas veredales.

Foto:

Raúl Arboleda / AFP

04 de junio 2017 , 12:27 a.m.

Con un acuerdo que amplió en 20 días el plazo para la entrega de armas individuales de las Farc y que fijó una hoja de ruta para la reincorporación de los guerrilleros a la vida civil, esta semana el Gobierno y ese grupo armado superaron la crisis provocada por el fallo de la Corte Constitucional que limitó el ‘fast track’, la herramienta con que el Congreso implementa lo pactado.

En esta entrevista, el comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, dice que los jefes de las Farc acompañarán la reincorporación de los exguerrilleros en las zonas rurales y explica, en detalle, la suspensión de las órdenes de captura a los excombatientes, la libertad condicional para presos y condenados, y cómo se acelerarán las amnistías.

¿Cuál es la mecánica del desarme de las Farc hasta el 20 de junio, cuando se cumple el plazo para la entrega de las armas individuales?

No es solo que un guerrillero le entrega su fusil a las Naciones Unidas. La ONU verifica que él está en un listado entregado por las Farc y le da una certificación de la entrega del fusil, el cual almacena en el contenedor. Con la certificación de la ONU, el guerrillero firma un compromiso de que no va a volver a empuñar las armas y, sobre esa base, yo lo acredito como un miembro de las Farc que ha dejado las armas.

¿Usted hace esa acreditación basado solo en la certificación que le da la ONU al guerrillero?

No. Acreditamos con base en el listado que entregaron las Farc y que hemos revisado, nombre por nombre, con todas las agencias de inteligencia y con la Fiscalía. Por una parte, depuramos los listados nosotros y, por la otra, esperamos la certificación de la ONU.

Hay un grupo de guerrilleros que vigila las 26 zonas de concentración, ¿cuándo se desarman ellos si estas zonas solo se acaban el primero de agosto?

Como las Farc y los contenedores con las armas van a estar en las zonas hasta esa fecha, hay que permitirles un número mínimo de personas para proteger los campamentos mientras salen los contenedores. Ellos se desarman antes del primero de agosto.

¿Cuántos guerrilleros quedarán armados hasta el día en que terminan las zonas de concentración?

Eso lo determinan entre la ONU y las Farc.

¿El Gobierno no puso límite?

No, porque es el número que la ONU considere necesario para la tarea de seguridad de las zonas.

¿Y cuál será el procedimiento para evacuar desde ahora y hasta el primero de septiembre las 949 caletas con armamento que reportaron las Farc?


Ya la ONU y las Farc hicieron un plan, y eso tiene un cronograma preciso. Pero se incluyó un elemento nuevo: la ONU, en coordinación con las Farc, puede pedir apoyo a la Policía y al Ejército para cumplir esa tarea. Tienen tres meses para terminarla (desde el primero de junio), y cualquier caleta que quede faltando (su evacuación) será responsabilidad de las Fuerzas Militares y de la Policía, con la información que deben entregar las Farc.

Hay presencia de bandas criminales en algunas zonas donde están las caletas de las Farc. ¿El apoyo que podrían pedir del Ejército y la Policía es para seguridad?

Puede ser para seguridad o también logístico.

Otro tema aclarado con las Farc fue el de su seguridad jurídica. ¿Cómo y en qué momentos se aplicarán las amnistías, el levantamiento de órdenes de captura y la libertad condicional a los guerrilleros encarcelados?

La Ley de Amnistía dice que a los guerrilleros que no están en las cárceles se les aplica el beneficio, por el delito de rebelión y conexos, mediante una resolución presidencial. Luego, con la terminación de las zonas veredales, se les suspenderá la orden de captura a todos los miembros de las Farc, hasta que se defina su situación jurídica. ¿Por qué? Porque puede tardar en aplicarse la amnistía o porque puede demorarse la entrada en operación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), para el caso de los que tienen delitos graves. Esas personas quedan con la orden de captura suspendida.

¿Y los que están presos?

Con el fin de las zonas veredales, los presos y personas ya condenadas tendrán una libertad condicional. Esto no quiere decir que estén en libertad, sino que estarán esperando su paso a la justicia especial, donde tendrán la exigencia de contar toda la verdad y pagar una sanción.

A partir del primero de agosto las Farc, como organización militar, ya no existen

Pero las amnistías para los presos no dependen del Gobierno sino de los jueces, y precisamente su demora para resolverlas fue lo que, entre otras cosas, retrasó el desarme de las Farc...

Estamos tomando todas las medidas para apoyar a los jueces de ejecución de penas en el cumplimiento de esa labor. Hablamos de manera permanente con el Consejo Superior de la Judicatura y le dimos unos fondos para apoyar los centros de servicios de los jueces de ejecución de penas.

¿Y dónde estará el guerrillero mientras arranca la justicia especial?

Tendrá las restricciones que existen por ley en Colombia para cualquier persona que está en libertad condicional. Es decir, tiene que informar cualquier cambio de domicilio, no puede salir del país, etcétera. Ahora, si ha tomado la decisión de que va para la JEP, lo que debería hacer es quedarse en los territorios haciendo tareas de reparación equivalentes a las del régimen de la justicia especial (obras que sirvan a las comunidades). Y debería asegurarse de que el Mecanismo de Verificación de la ONU supervise que está cumpliendo la sanción antes de que la JEP se la imponga.

¿Los magistrados de la justicia especial tendrán autonomía para decidir los casos emblemáticos del conflicto que van a investigar y las personas que van a llamar?

Así es. La Jurisdicción tiene la obligación de priorizar los casos más graves y representativos. Es la manera de hacer la mayor justicia posible en una transición del conflicto a la paz.

Muchos se preguntan qué va a pasar con los 26 sitios donde hoy están las Farc, después del primero de agosto…

El primero de agosto se acaba todo y pasamos a una situación de plena normalidad institucional. Quedan unas instalaciones que hemos construido con muchísima dificultad, en lugares muy apartados, y que queremos utilizar como plataformas de producción, para dar servicios de salud a los exguerrilleros y a las comunidades que viven ahí, y para capacitar a los miembros de las Farc para su reincorporación. Es un modelo de reintegración en zonas rurales que nunca se ha hecho en Colombia.

¿Entonces la gente debe hacerse a la idea de que las Farc permanecerán en esos sitios?

Es que a partir del primero de agosto las Farc, como organización militar, ya no existen. Habrá unos exguerrilleros en proceso de reincorporación. Las Farc constituirán su partido político.

¿Ya hablaron de eso con las juntas de acción comunal?

Me reuní con presidentes de juntas de acción comunal de todas las zonas y ellos pidieron que la infraestructura que hay les sirva también a las comunidades. Es una manera de llevarles bienestar y de crear un modelo de reincorporación que está fundado en las comunidades, lo que, creemos, le da más solidez. Hay que usar este periodo de dos meses para hablar con los alcaldes y gobernadores, pues entre todos tenemos que hacer esto.

O sea que lo construido en los 26 puntos donde hoy están las Farc se va a mantener…

Pero administrado por la institucionalidad. Debe estar el Sena trabajando en la reincorporación y tiene que haber apoyo psicosocial. Hay que verlo como una gran oportunidad de hacer bien la reincorporación y de evitar el histórico reciclaje de la violencia en Colombia, en la que un hombre deja las armas y termina rápidamente reclutado por una organización criminal.

¿Los jefes de las Farc van a estar en las zonas cuando termine el desarme?

Estarán cumpliendo tareas propias del proceso. Esta primera fase de reincorporación, que es de una considerable fragilidad, necesita mucho acompañamiento y nos conviene a todos que esos comandantes estén contribuyendo a supervisar en las zonas rurales el buen desarrollo de la reincorporación.

MARISOL GÓMEZ GIRALDO
Editora de EL TIEMPO
En Twitter: MarisolGmezG

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA