Cuando sean opción política, Farc buscarían convocar a otros partidos

Cuando sean opción política, Farc buscarían convocar a otros partidos

Expertos analizan cómo será la transformación de la guerrilla de cara a futuras elecciones.

fg

Las Farc aún no han resuelto cómo se llamarán cuando se conviertan en partido político.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

23 de septiembre 2016 , 01:00 a.m.

Aunque en la zona rural de San Vicente del Caguán discuten cómo será su tránsito hacia una organización política, tras 52 años de guerra y a cuatro días de ponerle en Cartagena la firma final a los acuerdos de paz pactados con el Gobierno, a las Farc aún les queda tiempo para afinar su transformación.

En opinión de Carlos Lozano, director del semanario ‘Voz’, de la Décima Conferencia de la guerrilla en los llanos del Yarí que concluye este viernes saldrán las bases sobre las cuales podrán formar un movimiento político, y en este momento el tiempo juega a favor de las Farc en ese proceso.

Le puede interesar: ¿Qué es y por qué es importante la décima conferencia de las Farc?

“No es tan importante el tiempo, porque primero tienen que dejar las armas”, subrayó Lozano.

Según lo indican los acuerdos de paz de La Habana, las Farc solo podrán registrar ante el Consejo Nacional Electoral su proyecto político una vez concluya el proceso de dejación de armas, que se extenderá por máximo 180 días tras la firma del lunes en Cartagena.

(Lea también: Nombre de partido de las Farc se conocerá después de dejación de armas)

Para Lozano, desde San Vicente del Caguán la guerrilla dejaría definida inicialmente la “estructura, la dirección provisional o quienes encabezarían ese movimiento para hacer contactos y adecuar las condiciones para la actuación política en el escenario nacional”.

Hasta ahora, se sabe que las Farc podrían estar más en busca de convocar a otros movimientos y unir fuerzas, en vez de tratar de dar la pelea en solitario en el escenario político nacional.

Lozano cree que la idea que tienen es crear un nuevo movimiento político para promover la unidad de la izquierda: “no están cerrados a los acuerdos ni pensando en enclaustrarse en un proyecto de ellos. Su interés no es cocinarse en su propia salsa sino abrirse a la realidad política del país, dentro de un frente único y amplio”.

El miércoles, en una entrevista con EL TIEMPO, Carlos Antonio Losada, negociador de las Farc, adelantó además que “se va a requerir de una propuesta política que vaya más allá de la izquierda y que abarque sectores del centro y progresistas”.

También dejó claro que en las primeras etapas de su actividad política no esperarán por las próximas contiendas electorales para empezar a moverse: “para nosotros la actividad política va más allá y tiene que ver con el compromiso que asuman los partidos y las organizaciones políticas de trabajar al lado de las comunidades, no solamente en el campo sino en la ciudad, de lograr palpar y sentir cuáles son las vivencias y las carencias de esas comunidades”.

Este viernes, cuando acabe el último encuentro de la guerrilla como grupo armado, se conocerá del todo qué tanto lograron avanzar en su plataforma política.

Por lo pronto es claro que las Farc afinan el discurso. En la misma apertura de la Décima Conferencia Timochenko advirtió a los cientos de guerrilleros que lo escuchaban de la necesidad que tenían de construir “un mensaje nuevo, fresco y esperanzador por los cambios”.

Esta parte es clave de cara a futuras contiendas en elecciones.

Para Juan Fernando Flórez, abogado y experto en comunicación política, si las Farc quieren “desprenderse de ese lastre de violencia”, entonces tienen que “proponer y actuar en consecuencia como actores políticos. Tienen que llegar a sumar y no a restar en la construcción del posconflicto liberándose de resentimientos y de odios en su discurso y convertirlos en mensajes propositivos y esperanzadores”.

“Pasa por la capacidad que tengan de reinventarse”, añadió el experto, para quien en este punto habrá un ingrediente clave para la guerrilla: la capacidad de pedir perdón. “Tienen que ser muy humildes en su mensaje y ofrecimiento de perdón por el daño que generaron, para que se puedan acercar a la gente”, puntualizó.

El reto que tienen de desmontar esa mala imagen es enorme, Según Flórez, porque la guerrilla se ha consolidado en el imaginario del país como enemiga de Colombia, “no solo del Estado colombiano sino de la población civil”, explicó.

“Ahí no bastan sólo los esfuerzos de las Farc, los medios de comunicación y la comunicación desde el Gobierno van a jugar un papel fundamental en qué tan rápido ocurre ese proceso. Los dos han construido un imaginario de la guerrilla como el enemigo a combatir. Parte del escenario de reconciliación en el que estamos pasa por el nivel simbólico y de ver a las Farc ya no como un enemigo, sino como parte de la sociedad civil”, concluyó Flórez.

En este proceso, nuevamente, el tiempo juega a favor de la guerrilla. Pues al menos en las elecciones del 2018 y 2022 el acuerdo de paz de La Habana, entre otras condiciones especiales, le garantiza al partido político que surja tras la desmovilización al menos cinco curules en la Cámara de Representantes y otras cinco en el Senado.

“Son muchos años los que les dieron, es tiempo suficiente, -remató Florez-, para generar una transformación”.

ALBERTO MARIO SUÁREZ D.
SUBEDITOR DE ELTIEMPO.COM

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA