La hippie que lideró campaña contra minas

La hippie que lideró campaña contra minas

Jody Williams, la nobel, le habla a Colombia sobre el proceso de paz y el plebiscito.

fg

ImageDefault

Foto:

ul

14 de septiembre 2016 , 06:33 p.m.

Jody Williams, la norteamericana que lideró la campaña para erradicar las minas antipersonas en el mundo, por lo que ganó el Premio Nobel de Paz en 1997, volvió a Colombia. Esta vez para responder preguntas sobre el momento actual del país.

El “Sí” y el “No” que no debería preguntarse

Le preguntan por el ambiente del plebiscito por la paz en Colombia. Jody estira las piernas y las alinea, se acomoda su falda larga y su camiseta terracota anudada a un lado, al estilo hippie que tanto la caracteriza. Desde el escenario en la Universidad Autónoma del Caribe, en Barranquilla, le hace un guiño a Rigoberta Menchú, la nobel guatematelca, su hermana menor en la Iniciativa de Mujeres Premio Nobel, quien está sentada en la primera fila entre el público.

Williams responde: “Platiqué con estudiantes de acá y les pregunté su opinión sobre el plebiscito, y me dio un no sé qué. No me gustó mucho porque dijeron que ellos iban a votar el Sí, pero en sus casas había contradicciones, peleas entre sus papás que desafortunadamente van a votar el No”.

“No entiendo cómo pueden preguntar eso, el porqué de la paz. Entonces yo me pregunto: ¿cuál es el porqué de seguir con un conflicto que lleva más de cinco décadas?”.

“Lo siento mucho por la gente que quiere votar el No. Esa gente está temerosa de perder lo que tiene. Es la gente que no quiere reconocer o admitir que lo que tiene es porque está caminando encima de quienes no tienen nada. Las raíces de este conflicto vienen de allí, de los hombres que no tienen nada, ni salud, ni vivienda, ni educación ni espacio para vivir una vida diferente”.

No hay que temerle al “Sí”

Algunos le dijeron a Jody que tenían miedo de lo que podría pasar después de que se desarmaran las Farc, porque en el pasado, con procesos similares, la violencia se ha triplicado en los territorios.

“Yo no entiendo el miedo. ¿Miedo de la paz? A eso no se le puede tener miedo. Cuando hablan del miedo, ¿están hablando abiertamente de qué?, ¿de las Farc? También deberían tener miedo de los paramilitares. E incluso de algunos soldados. Lo siento, no todos”. Al decir esto último se dirigió a los hombres con uniforme de la Armada que estaban sentados en la primera fila. “Creo que ustedes van a decir sí. Si no, yo puedo hablar con algunos para convencerlos”.

“A lo que me refiero es a que los únicos malos no son solo las Farc”.

Sobre el acuerdo de paz

Se refiere con prudencia a temas que conoce, pero que no ha vivido: “Cuando me invitan a platicar sobre el proceso de paz de Colombia me siento incómoda. Se piensa en la paz como ausencia de conflicto armado, pero eso no es la paz. El asunto es más complicado. Tenemos que empezar a construir una paz sostenible, y eso se hace entre todos y no solo entre dos partes. Firmar los acuerdos tampoco es la paz, son la base sobre la cual pueden empezar a construir un país diferente”.

Le apuesta a la paz sostenible

No cree en fórmulas mágicas. La campaña contra las minas que involucró a mil organizaciones en 90 países del mundo le enseñó que todo es posible cuando hay trabajo en equipo.

“Para que haya una paz sostenible, el pueblo entero tiene que decidir formar parte de la materialización de esos acuerdos. Si se sientan en la casa a quejarse porque nada está cambiando, están perdiendo la energía. La única forma de ver el cambio en el país es levantarse de la silla y meterse en todo el trabajo que tiene que ver con un futuro diferente. Si no, se volverán a levantar las armas otra vez”.

La polarización del discurso

Detesta las etiquetas, la simplicidad de resumir que las disputas se deben a enfrentamientos entre dos lados, entre dos hombres. “Hoy, muchos están en manos del señor Uribe, que quiere ver un fracaso en esto. Pero la paz es cosa de todo el país, no es cosa ni de Santos, ni de Uribe ni de las Farc. Es cosa de ustedes”.
Se levantó de la silla y se dirigió al auditorio: “Siempre hablamos de la protección de los derechos humanos, pero nunca de la responsabilidad que tenemos como ciudadanos. Es tiempo de pensar en eso y actuar como un ciudadano”.

Acabar con las minas garantiza el retorno
Y no podía dejar de referirse al tema que domina: la situación de las minas antipersonas en Colombia. Entre 1990 y el 2015 se registraron en el país 11.446 eventos con minas, según la Dirección para la Acción Integral contra Minas Antipersonas, los cuales han dejado 2.261 muertes.

“Una de las veces que estuve aquí, los militares y las Farc iban a empezar a desminar el territorio. Mucha gente cree que va a tomar décadas para desminar un país, pero no es cierto. Mozambique era uno de los países más minados en el mundo, y en diciembre del año pasado acabó su tarea... Cada cosa es posible”, dice.

Jody Williams recibió el honoris causa de la Universidad Autónoma, y cerró así: “El mundo no se va a cambiar solo. Quejarse sin acción no es una estrategia para ver el mundo diferente”.

UNIDAD DE DATOS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA