Las claves de lo que sigue con los acuerdos de paz

Las claves de lo que sigue con los acuerdos de paz

El escaso margen entre el 'No' y el 'Sí' dio argumentos al presidente Santos y Farc para persistir.

fg

El presidente Santos y 'Timochenko' durante la firma de la paz en Cartagena, el lunes pasado.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / EL TIEMPO

02 de octubre 2016 , 10:51 p.m.

El estrecho margen con el cual, este domingo en las urnas, se impuso el ‘No’ al Acuerdo de Paz con las Farc –con apenas 53. 984 votos escrutado el 99,98 %– terminó siendo la bocanada de aire que necesitaba el proceso de paz para no morir en el plebiscito.

Tanto el presidente Juan Manuel Santos como el jefe de esa guerrilla, ‘Timochenko’, se apoyaron en los 6’377.482 colombianos que votaron ‘Sí’ para decir que, pese a la mayoría del ‘No’, mantienen su voluntad de paz.

Con esa decisión, Santos no solo ratifica que su principal apuesta de gobierno es cerrar el conflicto armado definitivamente, sin importar las circunstancias políticas, sino que reivindica el mandato para la paz que le dieron los colombianos cuando lo reeligieron en el 2014. “Yo los convoqué a que decidieran si respaldaban o no el Acuerdo, la mayoría ha dicho que no. Soy el primero en reconocer ese resultado. La otra mitad del país ha dicho que sí”, afirmó el Presidente en la noche de este domingo antes de anunciar que convocará este lunes mismo un diálogo político sobre lo pactado con las Farc. (Lea también: Una vez más se pifiaron las encuestas)

Por su lado, ‘Timochenko’ confirma que la voluntad de paz de su guerrilla ya no está en discusión. “Las Farc (...) reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro. Al pueblo colombiano que sueña con la paz, que cuente con nosotros”, dijo.

Con esa actitud, el jefe de Estado y el jefe guerrillero conjuraron de inmediato la incertidumbre que había provocado el triunfo del ‘No’ frente a la vigencia del cese bilateral y definitivo del fuego que las Fuerzas Armadas y las Farc comenzaron hace ya más de un mes, el 29 de agosto, y que tiene al país en cero heridos y cero muertos por el conflicto armado. (Además: ¿Se equivocó Santos al promover un plebiscito?)

El presidente Santos fue explícito en que mantendrá el cese del fuego contra las Farc.

Lo que está en vilo

Lo que seguía en el proceso de paz con esta guerrilla si la mayoría del país respaldaba el Acuerdo Final de Paz, el desplazamiento de sus tropas a los 27 puntos de concentración para la verificación del cese del fuego y el desarme, sí queda en ‘stand-by’.

En consecuencia, también queda congelado el desarme de las Farc, que, según lo pactado, debía concluir en seis meses.

Por lo pronto, además queda en vilo el trabajo de la Misión de la ONU que ya estaba lista en Colombia con 150 observadores internacionales para comenzar a verificar el cese del fuego.

Provienen de nueve países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac): Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay, Uruguay, México, El Salvador, Guatemala y Honduras.

Precisamente, para hoy estaba previsto que también los nueve verificadores del Gobierno y los nueve de las Farc se desplazaran hacia Florencia, Popayán, San José del Guaviare, Valledupar y Villavicencio.

Aunque las tropas guerrilleras están ya semiagrupadas, lo más seguro es que se replieguen hasta que se sepa lo que va a ocurrir hacia adelante.

Finalmente, con el triunfo del ‘No’ en las urnas quedan congelados los proyectos de ley para poner en marcha los acuerdos de paz, que debían entrar desde hoy mismo al Congreso para un trámite ‘fast track’. Empezando, como lo había anunciado el Gobierno, por la ley que posibilitaría la amnistía para los guerrilleros que no tienen delitos graves y crímenes de guerra.

Retos de diálogo político

Se da por descontado que en el diálogo político que convocará el presidente Santos, y en el cual ya ‘Timochenko’ pidió un “asiento” para las Farc como “movimiento político”, las principales discusiones tendrán que ver con los puntos sobre los cuales el expresidente Álvaro Uribe fundó su campaña por el ‘No’. (Además: Queremos aportar a un pacto por la paz: Uribe)

Es decir, la supuesta impunidad para los autores de delitos graves y la elegibilidad política de los jefes guerrilleros.

En el primer punto el debate será intenso si se tiene en cuenta que el uribismo ha insistido en la privación de la libertad para los jefes de las Farc y que ellos se negaron rotundamente desde un comienzo a la pena de cárcel.

No menos fuerte será la discusión frente al segundo reparo de los promotores del ‘No’, pues el sentido del proceso de paz es que las Farc cambien las balas por los votos.

Lo que hoy cuenta es que todos, incluido el expresidente Uribe, están dispuestos al diálogo. “Queremos aportar a un gran pacto nacional por la paz”, dijo este domingo.

MARISOL GÓMEZ GIRALDO
Editora de EL TIEMPO
En Twitter: @MarisolGmezG

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA