'Hubo hechos terribles y dolorosos que no debieron ocurrir'

'Hubo hechos terribles y dolorosos que no debieron ocurrir'

Victoria Sandino habla de los retos de las Farc, luego de la firma del Acuerdo Final.

fg

Victoria Sandino llegó a las Farc hace 24 años.

Foto:

Carlos Ortega / EL TIEMPO

22 de septiembre 2016 , 11:17 p.m.

Victoria Sandino hace parte del grupo de mujeres que en las Farc tienen grandes responsabilidades. Habla de la guerra, del tema de género y de lo que viene tras la firma del Acuerdo Final.

Las mujeres en las Farc no solo son el 40 por ciento de todos sus integrantes, sino que ocupan posiciones de mando.

Una de ellas es Victoria Sandino, que tiene el talante de la mujer del norte del país. Llegó a las Farc hace 24 años, cuando ya era comunicadora social. Empezó en la Teófilo Forero, por el sur del país. Es cordobesa y se le empezó a conocer a propósito de las negociaciones en La Habana, en donde asumió el liderazgo en el tema de género.

Entró a las Farc por la Teófilo Forero, ¿por qué tan lejos?

Estaba en Bogotá, cuando me dijeron: “¿está lista?”. Me llevaron para el Caquetá, porque el contacto que tenía era una persona seguramente de esa área, pero duré muy poco en la Teófilo, porque de una vez me pasaron a la unidad de Raúl Reyes, y estuve muchos años en las unidades del Secretariado, de Raúl Reyes, de Alfonso Cano y en la de Jorge Briceño.

¿Y las motivaciones para ingresar?

Definitivamente las condiciones del país. Yo venía de una militancia de adolescente en la Juventud Comunista, luego en Unión Patriótica. La violencia, la persecución, la estigmatización y lo que sucedió con la UP en nuestro país nos empujó a muchas personas que creíamos en el cambio, que considerábamos que Colombia no podía seguir por el despeñadero de la violencia y del asesinato a los líderes sociales.

¿Qué fue los más duro en estos 23 años?

En estos últimos años pensé que podíamos morir en cualquier momento. Cuando uno toma la decisión de asumir la máxima expresión de una revolución, que es la lucha armada, hay mucho riesgo. Uno de estos es la vida, es el principal riesgo que hay. Fue duro todo, pero siempre fue asumido con el colectivo. Pero después lo que ha sido más difícil es el tema de las pérdidas de vidas humanas, el dolor que eso causa, el dolor por la muerte de muchos camaradas. Nosotros sabemos que en la guerra se muere, y hay mucho dolor por la gente que partió y la forma como murió.

Hubo errores con la población civil.

En ningún caso como propósito las Farc hicieron ataques a la población de manera específica. Se hicieron ataques a sitios, a puestos de Policía, emboscadas a patrullas, combate con las fuerzas militares. Pero, obviamente en una guerra tan prolongada se causaron daños. Los que hemos participado en esta guerra sabemos que se ha causado dolor y también de parte de las Farc hubo hechos terribles y dolorosos que no debieron ocurrir nunca.

¿Cómo cuáles?

Como los que hemos venido señalando en los últimos días, el caso de La Chinita, lo ocurrido con los diputados del Valle, Bojayá. Todos esos hechos realmente son muy dolorosos.

¿Qué van a hacer para mejorar esa imagen?

Eso es relativo, la guerra no se lleva solo por la vía armada. También está la guerra propagandística, la guerra comunicacional, y en eso es muy experto el sistema colombiano y los medios de comunicación. Yo sé de eso y sé porque se lo digo. No es que diga que deben limpiar nuestra imagen. No es eso. Creo que los medios deben jugar un papel en relación con lo que ocurre en Colombia, y lo que va ocurrir aquí en adelante, y mostrar con equilibrio esa información. En la medida que nos conozcan y que puedan ver nuestras acciones reales, ya en la vida pública y política abierta, seguramente las masas decidirán cuál es el destino de nuestra Nación.

¿Cómo manejan en las Farc la condición de la mujer?

El tema de la mujer en las Farc siempre ha sido importante, porque somos un componente de la organización bien significativo, numeroso. Así también tenemos nuestro peso específico en las filas guerrilleras y aspiramos que igualmente que así sea en el tránsito que vamos a hacer a la vida política civil. Y la expresión máxima ha sido allí en la Conferencia, con debates con mucha autoridad moral, haciendo observaciones frente a lo que se viene, pero también asumiendo lo que hemos hecho hasta el momento.

¿Cómo está el tema de la formación educativa?, ¿qué se hará para mejorar esa condición y que tengan oportunidades de proyectarse laboralmente?

El acuerdo plantea varios aspectos , no solamente en la parte de reincorporación sino también en los demás acuerdos donde vamos a hacer beneficiarios y beneficiarias, estamos hablando del acuerdo agrario o de reforma rural integral, el de participación política, en donde establece la necesidad de acceder a la formación a la capacitación. Nosotros tenemos una práctica a los largo de estos 52 años que tiene que ver con especialidades. Hay mucho personal en enfermería, hay odontólogas, secretarias, radistas, telefonistas. Hay muchas actividades que aspiramos sean homologadas. Hemos hablado con varias universidades incluso que han manifestado su decisión de diseñar programas específicos que posibiliten la profesionalización o un nivel técnico de nuestro personal. Eso va ser muy importante.

¿Qué temores tiene en lo personal en ese tránsito a la vida civil?

Temores hay muchos. La gente expresa muchas preocupaciones, muchos sustos por lo que se viene, es decir, no es fácil. Cualquiera diría que es un salto al abismo porque no tenemos más que un acuerdo y que una manifiesta voluntad del Gobierno por cumplirlo, del Gobierno, ni siquiera del Estado en su conjunto. Vamos a luchar por ello, que se haga realidad. Hay temor del incumplimiento porque históricamente el Gobierno ha incumplido a otras guerrillas. Eso es una gran preocupación y también está el tema de seguridad.

¿Cuál cree que es el sector de la izquierda que más va ser afecto a las Farc?

No diría que hay cercanía con este y con el otro, no. Creo que más que cercanía nos tenemos que encontrar en las propuestas de la paz y esa ruta está trazada por el Acuerdo Final. La cercanía la vamos a tener con el que tenga aceptación con el acuerdo y con la paz

¿Por qué la gente debe creerle a las Farc?

Porque hemos tenido palabra a los largo de estos 52 años, porque hemos hecho resistencia y hemos cumplido en la defensa de los intereses del pueblo colombiano. De eso no hay discusión.

Para los momentos especiales uno busca ponerse lo mejor y más las mujeres. ¿Ya tiene lista la pinta para la firma del Acuerdo Final en Cartagena?

No he podido averiguar. Pero no sé, seguramente lo normal que yo uso: turbante y trajes étnicos. Como he estado en La Habana, con mi identidad étnica y mi identidad de negra.

¿Va a estrenar?

No sé. Vamos a ver las amistades con qué se manifiestan.

FERNANDO MILLÁN C.
Enviado especial
Sabanas del Yarí (Caquetá)
Twitter: @fernandomillan

Sigue bajando para encontrar más contenido

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA